El acoso escolar se da cada vez en edades más tempranas y afecta a uno de cada diez niños de entre 8 y 17 años

 

Arranca el nuevo curso escolar y lo que para muchos niños es alegría, reencuentro con los compañeros, conocer nuevos profesores o estrenar libros y mochilas, para otros supone volver a sentir el miedo a que se repita la pesadilla del acoso y el maltrato por sus propios compañeros de pupitre. El acoso escolar es un problema que afecta a uno de cada tres estudiantes en todo el mundo, según señala la UNESCO. Una realidad que está presente cada vez en edades más tempranas y que deja muchas víctimas a su paso, con graves consecuencias.

Entre noviembre de 2017 y octubre de 2018, el Ministerio de Educación detectó 5.557 posibles casos de acoso escolar, de los que 7 de cada 10 podrían haber estado produciéndose desde hacía meses o incluso años. Son datos del Teléfono contra el acoso escolar del Ministerio de Educación y Formación Profesional, que atendió 12.799 llamadas. Una cifra menor respecto a las 25.366 del ejercicio anterior, que se debe en parte a que ya son varias las autonomías que tienen a disposición de los menores sus propios teléfonos contra el bullying. Cabe destacar que apenas hay diferencias entre sexos (49% de las víctimas eran chicas, frente al 48% que eran chicos) y casi la mitad tenían entre 10 y 13 años. Esta podría ser solo la punta del Iceberg puesto que se cree que son miles los casos de acoso escolar que no llegan a ver la luz y no están registrados.

La palabra bullying, de origen anglosajón, fue acuñada por el psicólogo sueco-noruego y profesor de Psicología de la Personalidad en la Universidad de Bergen (Noruega), Dan Olweus tras una exhaustiva investigación de lo que estaba ocurriendo en la década de los 70 en los países nórdicos de Europa, en especial Noruega, Suecia y Finlandia, que se vieron sacudidos por una oleada de violencia escolar. En sus estudios se determinaron varias causas, siendo la principal de ellas la falta de formación en valores dentro de la educación que se impartía en esos años, acompañada de una libertad mal entendida.

Informar a las familias, formar al profesorado y empoderar al alumnado para la detección, prevención y reducción del acoso escolar son algunas de las recomendaciones que propone la UNESCO en su informe Behind the numbers: Ending school violence and bullying. En este sentido, la compañía Meridiano Seguros, ha editado una completa guía con información y consejos prácticos para prevenir, detectar y erradicar el bullying en las escuelas.

La elaboración de este manual se ha realizado en colaboración con AVALCAE (Asociación Valenciana Contra el Acoso Escolar), siguiendo las indicaciones señaladas por Francisco Sorolla, secretario general de la entidad y Técnico Mediador Especialista en Conflictos Escolares y especialista en violencia y acoso escolar, bullying y ciberbullying; y de Jorge Alberto Parada, delegado en Valencia y especialista en Fisioterapia y Neurología infantil. La guía está disponible de manera gratuita en la web de Meridiano, www.segurosmeridiano.com, y en las oficinas de la compañía repartidas por el territorio nacional.

Con el título de ‘¡Mamá, no quiero ir al cole!’ y la imagen de un niño sobrecogido por la idea de entrar en un colegio que se le presenta como un monstruo, arranca esta guía que pretende acercar la realidad del acoso escolar a los padres y profesores. Un detallado manual en el que se explican los diferentes tipos de bullying, cómo detectar tanto a una víctima como a un agresor, secuelas, consejos prácticos para defenderse y recomendaciones para los padres y tutores a la hora de enfrentarse a la situación y prestar apoyo a los menores.

Desde Meridiano Seguros, Luis Nouel, Responsable de Comunicación y Experiencia de Cliente, señala que detrás de cada acoso hay personas del entorno que desconocen la situación, que guardan silencio, que no saben cómo actuar… “de ahí la necesidad de información para poder abordar de manera adecuada el bullying”. Asimismo, señalan que en el mundo del acoso escolar suelen intervenir tres clases de personas; víctima, agresor y público y la importancia de no dejar de lado a ninguna de las partes. “Estas interactúan entre sí de tal manera que, normalmente, hacen que el bullying no pueda solucionarse de forma sencilla. Por eso esta guía se dirige a los tres, para poder encontrar una adecuada mediación y facilitar una salida”.

Por otro lado, Francisco Sorolla, Secretario General de la Asociación AVALCAE insiste en “la importancia de la implicación de los padres, madres y docentes para poder controlar la violencia escolar en los centros educativos y sobre todo para educar en valores a los menores y erradicar la ira y violencia de la infancia”.

Descargar guía  https://www.segurosmeridiano.com/guia-bullying

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *