Antonio Luis Gallardo Medina: «El cuerpo»

Se acabó el mes de agosto, pero los jubilados aún seguimos teniendo unos días extras. Este mes de septiembre, si hay suerte, suele ser extraordinario, pues estás solo en la playa y además queda el veranillo de los membrillos (San Miguel).

Cada día me gusta más la playa, me relaja, me vigoriza y por encima de todo me aleja de la gilipollez del día a día. Aunque llevamos unos días horribles con ese temporal con nombre de mujer DANA. Pero pronto entrara nuevamente la calorcilla cuando se vaya acercando la festividad de la Virgen de las Angustias.

Gracias a mi buen amigo Antonio Arenas, nuevamente estoy aquí como cada domingo, durante cuatro años sin faltar ni uno solo. Este escaparate de IDEAL EN CLASE, cada día me gusta más, pues te pones al día de toda la cultura de Granada y provincia.

A mis sesenta y cuatro, ya no soy lo que era. Con el paso de los años, yo que siempre he sido de complexión delgada, he ido cogiendo esos kilos de más y esa barriga cervecera que al principio tanto nos hace reír y que ahora nos hace llorar. Mil arrugas acompañan cada gesto de mi mirada, cada una de ellas forjada por penas y alegrías.

Siempre he sido un soñador incomprendido. Quienes me conocen saben que soy cristalino, digo más cosas cuando callo que muchas personas a gritos, romántico empedernido, recolector de estrellas, buscador de tesoros.

Con los años he dejado de creer como ya he dicho en varias ocasiones en ideologías partidistas que solo miran por sus intereses. Por supuesto, he dejado de creer en ese bien social que solo beneficia a los poderosos en detrimento de los menos favorecidos.
Me he vuelto bastante imprudente, salvaje a veces, rebelde, contestatario, solidario, intolerante y otras veces tolerante, depende del interlocutor, en definitiva creo que me voy convirtiendo en un proyecto de ser humano.

Te hablaré en primera persona y así no me equivoco… Sufrí, luché, acerté, me equivoqué, reí, lloré, engordé, me volví a equivocar, voté y no voté, corrí, aceleré, me condené, para al final seguir siendo la misma persona que lucha cada día por saber quién es y dónde va.

Ya he llegado a una edad en la que valoro más una mirada o un apretón de manos que el mejor contrato firmado ante notario, los valores se transmiten por los sentimientos y no por las leyes. Algo hay escrito en el perfil y el ADN de cada persona que hace que nos juntemos por afinidades, por cariño, por ternura en definitiva por lo que realmente nos haga estremecer.

Espero y deseo estar con todos vosotros cada domingo, hasta que os canséis de este jubiloso jubilado. Me emociona la vejez, tiene sus expectativas y yo las quiero ver y vivir.

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *