Ramón Burgos: «Con oportunidad»

 

Es propio de muchos esperar al “momento propicio” para poner en práctica una decisión madurada con anterioridad. A este tránsito, llamado “oportunidad”, se ha recurrido una y mil veces de forma justificativa, bien por el resultado positivo de la acción emprendida o por todo lo contrario.

 

Dicho así parece que la cordura avala este tipo de actuaciones reflexivas. Buscar el momento oportuno para acometer sin riesgos innecesarios cualquier tipo de tarea entra dentro de lo loable, pues no estoy escribiendo sobre “cobardía”, sino sobre “sensatez”.

Otra cosa muy distinta es cuando se trata de acreditar maniobras torticeras, recurriendo a la coyuntura temporal, algo que, desgraciadamente, viene ocurriendo en los últimos tiempos.

El empecinamiento de fijar huelgas, manifestaciones, mociones de censura, etc., en las fechas que puedan ser más mediáticas y, por tanto, con mayor repercusión social, a la búsqueda de una coyuntura propicia, no deja de ser una manipulación social, cuyas consecuencias sufrimos los llamados “ciudadanos de a pie” –es decir, la mayoría de nosotros–.

Entiendo que las estrategias de este tipo no pueden justificarse con visiones parciales de los problemas. Y, mucho menos, con la solicitud de perdón “a posteriori” a los afectados en sus derechos fundamentales, enarbolando la casualidad como razón, más o menos secundaria, de la obra ejecutada.

Ya he repetido algunas veces, aún a riesgo de caer en la monotonía, que son bastantes los temas perentorios que necesitan una solución inaplazable, sin necesidad de crispaciones ni enfrentamientos banales, pues persevero que para resolver gran parte de las cuestiones que se nos plantean en el diario vivir, basta con aplicar la sensatez del diálogo común, ejercitado con equidad.

Y si ello no fuera posible –admito, como no podía ser de otra forma, que los “puntos muertos” también existen–, la mediación y la justicia tienen mucho que aportar para el buen fin y resolución de estas materias.

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *