Antonio Luis Gallardo Medina: «El de la fotillo de abajo»

El de la fotillo de abajo empieza a estar hasta los mismísimos de tanto impresentable, mal educado, poco respetuoso y nada tolerante. Desde la vuelta de mi descanso a este invento infernal del Facebook, no hay día que tenga que aguantar uno, dos y hasta tres insultos diarios.
Unos vienen del lado derecho y otros del izquierdo. Se ve que no hay ninguno medio pensionista.. Pido perdón a todos mis amigos que están hasta el gorro de siempre tener que escuchar las mismas explicaciones. Esto ya es cansino. Soy un jubiloso jubilado, que no tiene filiación política alguna y que me siento totalmente libre para dar y escribir mi opinión e ideas allí donde me de la real gana.

Pero ocurre que, les molesta que hable y escriba de Salobreña, so pretexto que soy amigo de los directores de los diarios, así opinan barrigas agradecidas del ayuntamiento y familia mía que no se atreve a decirme a la cara cómo piensan.

De otro lado, les jode que haya tanta gente que le gusten mis chorradas, pues no dejan de ser tonterías todo lo que pongo en el Facebook, pero no ellos, erre que erre, leña al mono.

La tontería más grande leída y vista en Facebook es la de un fulano que hasta le molesta que coma migas y beba un vaso de vino Protos, aduciendo que lo hago porque soy de derechas; claro, como algunos de izquierdas no tienen bastante con el Protos, pues van y se gastan el dinero de los parados en putas y cocaína, pero eso no interesa airearlo.

Cada día tengo que borrar “amigos” que en su día entraron solicitando amistad y que ahora siguen las consignas del partido, sea del color que sea y resulta que tienen hasta cinco perfiles creados exprofeso para joder al personal.

Estamos viendo a diario las mayores tropelías cometidas por los políticos de turno. Sin ir más lejos, ayer, el presidente aún de Cataluña solicitaba audiencia al Sr. Pedro Sánchez y al Rey, un señor que corta carreteras y hace lo que le sale de los cojones.

Si pensáis que me vais aburrir o cansar, vais dados. En esta ocasión pincháis en hueso y me siento más fuerte que nunca. Así que ajo y agua!

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *