‘Olivia y Ana’ regresan al Isabel la Católica antes de su participación en Utiel, Almáchar y Alexandría (Egipto)

La obra ‘Olivia y Ana’, adaptación de la obra de Herbert Morote, realizada por Antonio Morell quien la dirigió hasta su muerte en el verano de 2016, protagonizada por las granadinas Mila Estepa y Elena Parras, una joven con síndrome de Down, ha sido seleccionada para representar a España, el 17 de noviembre, en el X International Theater without Fund Festival, en Alexandria (Egipto). Antes, lo han hecho el 19 de octubre en el VI Certamen de Aficionados ‘Vill de Torrijos’ (Toledo); y hoy 26 de octubre subirán al escenario del Teatro Isabel la Católica, dentro del programa de la Junta Municipal de Distrito Centro de Granada. El acceso al teatro será mediante invitación y entrega de un kilo de alimentos no perecederos para la ONG, Calor y Café. (20 h).

 

Días después, el 3 de noviembre, lo volverán a hacer en Utiel (Valencia) y el 8 de noviembre en Almáchar (Málaga) Habitualmente ensayan en el escenario de Ofecum, en la calle Pavaneras y otras veces en el propio domicilio de Elena que les ha servido para preparar la veintena de representaciones con las que ya cuenta esta representación en la que se narra la conmovedora relación entre una madre Olivia, interpretada por Mila Estepa y su hija Ana, cuyo papel representa Elena Tapias, una joven con síndrome de Down, cuya sabiduría y alegría natural ayudarán a la madre a encontrar otras alternativas a su dramática situación.

«Estamos muy contentas por la trayectoria de la obra. También porque un sueño de Antonio [Morell] era que llegara a donde ha llegado. Para cualquier actriz sea profesional o amateur como yo, esto es como el culmen, por la cantidad de registros que tiene. Es una pera en dulce para cualquier persona que le guste actuar y a mi me da la vida», nos comenta Mila tras lo que antes de añadir que ir a Alexandria «era impensable lo cual nos llena de orgullo por el hecho de que Antonio se lo merece».Dado que la obra que ha sido interpretada por la gran Concha Velasco hace que las comparaciones sean inevitables pero que ella «no ha salido malparada», pues se entrega en cada representación le lleva a hacerlo lo mejor que sabe y que le enseñó su apreciado director que en reconocimiento sigue apareciendo en los créditos.

Mila Estepa y Elena Parras, en un ensayo en el escenario de OFECUM ::A. ARENAS

De Elena, su compañera de reparto, destaca que «siempre se supera. Tiene un merecidísimo premio a la mejor actriz que le concedieron en Coria. Siempre actúa bien, da la respuesta en el momento oportuno, nunca se le olvida nada. Se entrega tanto que me arrastra y nos ponemos las dos a llorar. Hay mucho feeling entre las dos y eso se nota en el escenario». Cuando hablamos con Elena nos sorprende que el miedo a lo desconocido hace que lo de viajar a Egipto para representarla en Alexandría lo tome con reparos, «y si no va mami yo no voy».

Todo ello pese a reconocer sentirse muy a gusto con Mila y que sus escenas preferidas son cuando ambas se sientan en el sofá, se abrazan y se dan un beso. Por su parte, su madre Chiqui Briones que colabora como regidora nos cuenta que Mila y Elena se han creciendo sobre el escenario desde la primera actuación, «se han ido perfeccionado y superándose a sí mismas. Antes estuvieron dos años preparándola antes de llevarla al escenario. Son magníficas actrices y han consiguiendo representaciones cada vez más expresivas y con más matices. Cuando le han dado premios es porque lo han merecido», justifica tras lo que manifiesta su alegría y satisfacción consciente de que a su hija cada representación le supone «sentirse segura de si misma, hacer algo de lo que ella es consciente que no todo el mundo es capaz de hacer». También que con ello «contribuye a que la gente vea que son capaces de hacer cosas que quizás unos años atrás no hubiera sido posible pero aquí está la demostración de que tienen capacidades, que es cuestión de explorarlas e impulsarlas y se llega lejos con ellas, claro que si». Como escenógrafo cuentan con Lucas Velentín, en tanto que Miguel Bailón es el responsable del sonido y luminotecnia, todos ellos pertenecientes al grupo de Teatro Ofecum.

Antonio Morell (+), director de ‘Olivia y Ana’, junto a las actrices y equipo técnico en el Teatro Isabel la Católica :: A.  ARENAS

A propósito de premisos, hasta el momento los galardones otorgados son a Elena Parras como mejor actriz de reparto en el XXV Certamen de Teatro no Profesional ‘Ciudad de Coria’ (Cáceres) o la nominación a mejores actrices en el XI Muestra de Teatro ‘La Puente’ en Puente Genil, donde se les concedió el segundo premio a la mejor obra. También en la V Muestra de Teatro Amateur de la Chana recibieron una mención especial y el premio ‘in memoriam’ a Antonio Morell, a la mejor dirección al grupo Ofecum Teatro.

Igualmente en 2018 cosecharon reconocimientos como el segundo premio a la mejor obra en el XIV Certamen de Teatro no profesional ‘Villa de Alhendín’ y el premio a la mejor interpretación a Mila Estepa por su papel de Olivia en el certamen andaluz de teatro aficionado Don Bosco ‘Ciudad de Úbeda’ (Jaén) y el segundo premio a la mejor obra. En lo que va de año ha sido reconocida por el público on el premio a la mejor actriz protagonista a Mila Estepa en el certamen ‘Francisco Rubio’ de San Javier (Murcia). Y todo comenzó cuando el veterano director de la Compañía de Teatro José Martín Recuerda, Antonio Morell, y la actriz granadina con síndrome de Down, Elena, coincidieron en una representación y esta le pidió poder representar una obra. Así nació la adaptación de ‘Olivia y Ana’ que convirtió en una obra más flexible y liviana para dejarla en una hora y media en lugar de las dos horas.

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *