‘Cautivado por Granada, II’ o la ciudad reinterpretada por Miguel Ángel Suárez

La hija del artista Miguel Ángel Suárez tomó la palabra para dar la bienvenida a una exposición en la que «cada cuadro es como un hijo y cada pincelada una caricia». También habló de cómo su padre ha maquillado cada rincón de Granada, «para que podamos ver con sus ojos cómo siente él su realidad idealizada».

A continuación Juan Chirveches, vocal de la junta directiva del Centro Artístico dedicaría igualmente unas palabras para recordar que desde su fundación en 1885, esta institución siempre ha apoyado la cultura, las artes, las ciencias y las letras, siendo el denominador común es la calidad como se demuestra en la exposición del catedrático de Dibujo Técnico del IES Hermenegildo Lanz, que en su época de estudiante de Bachillerato asistía a las clases de la Escuela de Artes y Oficios donde fue alumno de Prados López, Revelles,… aunque él se considera autodidacta.

Miguel Ángel Suárez junto a Miguel Carrascosa y Juan Chirveches ::A. ARENAS

«Hace tres años realizó la primera exposición en este espacio y esta es la segunda parte de una exposición que ha conservado el mismo título ‘Cautivado por Granada’ en la que se observa «una técnica prodigiosa por el estudio de las perspectivas, de los contraluces, etc», afirmaría señalando algunas de las obras expuestas.

El profesor y artista, ante varias de sus obras ::A. ARENAS

Por su parte el artista explicó que después de más tres años y medio desde su anterior exposición vuelve al Centro Artístico con la que posiblemente la última pues la vista le falla pero que se siente satisfecho de haber conseguido esta segunda exposición cuando pensaba que no sería posible. «Después de jubilarme nunca me imaginaba que podía llegar donde ha llegado. Espero que disfrutéis paseando por esta pequeña sala pues está hecha a medida de mi obra donde tiene el cobijo adecuado a su tamaño. Quiero que tengáis en cuenta que yo he idealizado la inmensa mayoría de la obra que aquí hay. Granada está muy castigada, muy malherida por los poderes públicos y por los propios granadinos que no hemos cuidado el tesoro que tenemos. Cuando he llegado a un rincón que tenían un encanto me he permitido recrearlo con un cierto romanticismo e idealizando algo que no es. Casi todos los cuadros tienen algo irreal por lo que tienen la virtud de acercarme a algo que no fue pero pudo ser», aclaró en su breve alocución.

Exposición que bien merece una visita, lo que se podrá realizar hasta el 16 de noviembre, en horario de lunes a sábado de 18 a 21:30 h.

Dos buenos amigos: José Salobreña saluda al Miguel Ángel Suárez ::A. ARENAS
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *