Antonio Luis Gallardo: «Tribulaciones de un jubilado»

Yo que en mi perfil del Facebook tengo puesto Jubilosamente Jubilado, quiero compartir con vosotros mi experiencia; en esta sociedad tan atribulada siempre es agradable una sonrisa.
El día que me jubilé, me sentí el hombre más feliz del mundo, por fin podría vivir sin madrugar. Pero mi mujer pensaba otra cosa y ya el primer día, subió la persiana a las 8. ¡Arriba que tengo que hacer la cama! Coño!!, las 8 y ya tenía que hacer la cama. Fui para el salón, me siento en el sofá y dice: ¡Qué bien estás sin hacer nada! Levanta que tengo que pasar la aspiradora. ¿Qué piensas pasar toda la jubilación “tirao” en el sofá?

¿Toda la jubilación? ¡Si era el primer día! Para no discutir me fui a dar un paseo, me junté con mis compañeros y ahora somos 23. Vamos todos juntos. A las 9 ya no hay quien ande, “todo lleno” de gente. ¡Así que empezamos a madrugar cada vez más, ahora ya nos levantamos a las 5 y media, para poder caminar tranquilos!

Vuelvo a casa, me aseo y al volver a salir, ya desde el primer día me dice: A la vez que vienes me traes el pan, anda. Luego fueron los tomates, las patatas. Ayer ya me hizo encargado general de compras. Ahora tengo que hacer la compra y quiere que gaste poco, así que el azúcar voy a comprarlo al Lidl, el aceite en Mercadona, el detergente en Alcampo, la fruta en el chino y los yogures en el Día.

A mis amigos les pasó lo mismo y como somos jubilados pero no tontos, nos separamos en grupos y vamos cada grupo para un lado, para ganar tiempo, luego repartimos las cosas y hacemos cuentas.

A las 11 nos toca revisión de obras, tenemos controladas 18. A parte, no te puedes olvidar de la agenda tan apretada que te han buscado, por si se te atrofia la cabeza. Así que los lunes y miércoles tengo internet, martes y jueves encaje de bolillos y el viernes…el viernes baile y el sábado yoga.

A las 10, después de cenar, me siento en el sofá y caigo frito. Es entonces cuando siento un codazo en el hombro. ¡Venga vete a la cama que ya estás roncando!! ¡No, si debes estar “reventao” de estar todo el día sin hacer nada!

Joder con estar jubilosamente jubilado, esto de hacer mayor es un verdadero coñazo!

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *