FAMPA Alhambra renueva junta directiva y elige a Rosa Funes López como presidenta

 

La federación granadina de AMPA, FAMPA Alhambra, ha elegido a Rosa Funes López nueva presidenta en su última asamblea extraordinaria, que renovó la junta directiva de la organización por unanimidad. Funes López tomará el relevo de Olga Leralta, la que fuera máxima responsable del colectivo, que pasará a ostentar una de las vicepresidencias. Pablo César Martínez regentará la otra. Irene Avivar se hará cargo de la tesorería y Jorge Remacho se responsabilizará de la secretaría.

 

La nueva presidenta de FAMPA Alhambra que, hasta ahora ocupaba una vicepresidencia, inició su andadura en el colectivo de familias de la Escuela Pública en la AMPA del CEIP Victoria Eugenia cuando su hijo apenas contaba con tres primaveras. Durante tres años presidió esta asociación de madres y padres hasta que, en 2015, pasó a la AMPA Medina del IES Francisco Ayala, donde también fue elegida presidenta. Ese mismo año entró en la FAMPA, donde comenzó “un aprendizaje” más profundo de la mano de las muchas personas que conforman este reivindicativo movimiento voluntario, con su participación en distintas comisiones, consejos escolares, etc.

“Creo en la comunidad escolar. El profesorado hace lo que puede y como puede. Sumando y ayudándonos podemos mejorar la educación pública. Está demostrado que cuando las familias y los centros remamos en la misma dirección, todo funciona mejor. De ahí que la participación de las madres y padres sea vital”, resalta Funes López que, de la mano de su nuevo equipo seguirá luchando, como hasta ahora, por una escuela pública de calidad, “haciendo llegar a los gobernantes las necesarias líneas de mejora”, ya que la escuela pública es la única garante de la igualdad de oportunidades y la que favorece la cohesión social a través del aprendizaje en un contexto de diversidad.

Rosa Funes López, nueva presidenta de FAMPA Alhambra

Su hoja de ruta incidirá, en esta línea, en los principales problemas que viene denunciando el colectivo: las elevadas ratios derivadas de la supresión de líneas, lo que ha llevado a la masificación de las aulas; los recortes en la escuela rural, pese a su papel vital para fomentar el arraigo y evitar la despoblación de los municipios más pequeños de la provincia; la falta de profesionales para el alumnado con necesidades especiales para garantizar una escuela realmente inclusiva que “vea en la diversidad una oportunidad, no un obstáculo”; la necesidad de impulsar unos comedores escolares de cercanía con productos de temporada o de renovar las deterioradas infraestructuras escolares de la provincia, donde es necesario “fomentar la inversión y revertir los recortes”.

Estas líneas estratégicas se trabajarán a través de distintos grupos, “potenciando la colaboración y participación” de todas aquellas personas y colectivos que puedan contribuir a mejorar la calidad de la enseñanza en los centros públicos de Granada y su provincia, concluye.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *