Irene Villa emociona con sus palabras y Ousman Umar pone de pie al público asistente a las jornadas del Consejo Escolar

Para los afortunados que han decidido dedicar algunas de las horas del viernes y sábado para asistir a las XII Jornadas del Consejo Escolar de Andalucía celebrado en la sede de la Fundación Caja Rural, seguramente recordarán durante mucho tiempo alguna de las intervenciones. Si en en la primera mesa, moderada por Ángeles Peñalver, profesora y madre de un niño con parálisis cerebral, el maestro y actor con síndrome de Down, Pablo Pineda sorprendía por su desparpajo y simpatía, en tanto que una emocionada Rocío León, recién titulada como maestra de PT, pese a un 33 % de discapacidad, reiteraba su agradecimiento a su madre y profesores que le han permitido alcanzar sus metas.

Durante un momento de la intervención de Irene Villa ::A. ARENAS

Aún quedaba la segunda mesa, ‘La educación nos hace libres’ en la que los asistentes vibraron con las palabras de Irene Villa; conocieron la realidad de muchos de los menores que llegan en patera en la intervención de Mª Teresa Salces, responsable territorial de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz o del alumnado de etnia gitana por parte de Juan Reyes, director de la Fundación Secretariado Gitano en Andalucía. La emoción llegaría a su culmen cuando tomó la palabra Ousman Umar, fundador de NASCO para contar su nacimiento en un pueblecido de Ghana, su travesía por el desierto del Sáhara y en patera hasta llegar a España. Testimonio que puso de pie a sus compañeros de mesa y a todos los asistentes de la sala.

El cofundador de ‘Escuela Cultura de Paz’ y consejero del Consejo Escolar de Andalucía, Santiago Agüero fue dando unas breves pinceladas de cada uno de los miembros de la mesa. De Irene que perdió las piernas con 12 años en un atentado de ETA, indicó cómo transmite en todo momento esperanza, alegría y paz lo cual se pudo comprobar desde sus primeras palabras. «La educación para mi es la base de todo», afirmaría al tiempo que reclamaría una educación volcada sobre los otros donde esté muy presente el respeto y cariño pues para ella «es el arma más poderosa para cambiar el mundo» y que sirve para evitar los prejuicios. Por el contario indicó que lo más peligroso es el miedo porque nos paraliza y que es imprescindible educar en la libertad, resiliencia -capacidad de levantarse una y mil veces, pase lo que pase, que nada de lo que ocurra fuera te va a destruir dentro- y en el perdón porque nos ahorra sufrimiento. Testimonio que completaría con la emisión de varios vídeos que recogía las circunstancias del atentado que vivió y la reacción posterior de su madre que se convirtió en su mejor«entrenadora» y le hizo comprender que lo mejor es intentar ser feliz e intentar hacer felices a los que están a tu alrededor. También de sus entrenamientos esquiando en Sierra Nevada donde regresará la próxima semana.

Ousmar Umar cuenta su historia desde su origen hasta la actualidad ::A. ARENAS

Por su parte, Mª Teresa Salces comentaría la evolución que se ha producido en las reclamaciones de las familias ante el Defensor del Pueblo Andaluz habiendo pasado de temas como las quejas por escolarización, falta de dotación de profesorado o de infraestructuras preferentemente a solicitudes de educación de calidad e intervenciones en asuntos de exclusión educativa «antesala de la exclusión social» y también sobre la escolarización de los Menores Extranjeros no Acompañados (MENA). Igualmente Juan Reyes pondría su acento en el papel determinante de la educación en la población gitana analizando las principales problemáticas y aportando importantes datos sobre el efecto positivo del programa que coordina pues el 80% de los que entran salen con titulación.

El público en pie aplaude  la intervención de Ousman Umar  :: ANTONIO ARENAS

En último lugar intervendría el ghanés Ousman Umar quien fue contando sus peripecias vitales desde el propio nacimiento pues al fallecer su madre en el parto ya estaba condenado a la muerte y que llegó a España en patera en 2005, tras haber cruzado con 13 años el desierto con un grupo de 46 personas de las que solo sobrevivieron seis por lo que para él«el infierno más grande es el desierto» . Su historia ha sido recogida en el libro ‘Viaje al país de los blancos’ donde cuenta el«milagro» tras su llegada a Barcelona y el papel tan importante de la educación que le ha permitido demostrar que«la inteligencia no tiene color» y que la solución está en formación motivos que le han llevado a liderar la Fundación NASCO con la que busca la alfabetización digital de sus compatriotas.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *