Mariano Lozano-P.: «Soy más escritor que músico, de hecho tengo muchísimas cosas escritas»

En este acto el autor está acompañado por Gracia Morales, escritora y profesor de la universidad y de la editora de Esdrújula Ediciones, Mariana Lozano.

 

Nos encontramos en el Parque de la Ciencias con este autor que, mucho antes de ser poeta, pues se ha dedicado y se dedica al mundo de la música, ya escribía.

– Decir que Mariano Lozano es madrileño de nacimiento, cosecha del 61 y que ha vivido en distintos puntos de Granada y también de Madrid, concretamente en Huétor Santillán y en Albolote ¿Que le trajo a Granada?
– El amor. En el 2001 me enamoré de una personita. Vivía aquí y yo no tenía mayor problema en trasladarme.

– Curiosamente la amor es el tema central de este poemario que llama la atención por su brevedad pero a la vez como por la riqueza y variedad de ideas que se plantea se plantean en el mismo, tal y como reconoce esa profesora de universidad que hace la introducción y que también fue la música la que los unió.
– Sí, Gracia Morales, a la sigo como poeta, me encanta su poesía, me parece muy cercana. Ella me conocía en trabajos de teatro. – Yo me he dedicado prácticamente toda mi vida a componer para teatro y su hijo, que era muy pequeñito, fue a ver una obra de las mías y le gustó la música. A partir de ahí empezó a seguirme. Luego en un libro conjunto, el de ‘Eres tu’ que era un libro para niños como idea de objeto artístico, Gracia, junto a Andrés Neuman, hizo parte del texto. También había ilustraciones de Antje y yo hice parte de la música junto a Iluminada Pérez .

– ¿De esa larga trayectoria musical que podríamos destacar?
– ¡Uf, son cuarenta años! Tuve mi época de gloria los ochenta; he sido músico de estudio durante muchos años, la gente me escucha en muchos trabajos discográficos aunque no sepa quién soy. Me he dedicado a hacer grandes espectáculos. El mayor que hice fue en el 87 con ‘Roterdam, ciudad cultural’ delante de 250.000 personas. Precisamente, ahora Granada, está en esto. He estado con ‘Def con Dos’. Haciendo obras de teatro para Extremadura, grandes eventos, Expos, dos premios Nacionales… entonces, digamos que me define más bien mi trayectoria, más que cosas puntuales.

– ¿Que lo que ha hecho va a cambiar de teclado?
– Bueno, de hecho, casi soy más escritor que músico. Tengo muchísimas cosas escritas pero bueno, la vida me ha llevado por otros derroteros. Yo sigo tecleando, componiendo y haciendo  música solo que ahora me he atrevido a sacar del baúl de los recuerdos mi primera criatura, porque criaturas tengo más en ciernes. Es mi bautizo. Dar a luz al mundo en este sentido y ver que es lo que sucede.

– Al parecer cree mucho las casualidades. Lo décimos por el hecho de que comparta nombre y apellido con su editora, Mariana Lozano que está al frente de esta editorial junto con Víctor Miguel Gallardo…
– Pues sí, es una gran contradicción en mi vida, porque yo soy bastante cartesiano, bastante racional, pero hay evidencias que de repente te rompen los esquemas y evidentemente ese tipo de casualidades me suscita mucha curiosidad. Me deja un poquito descolorado. Haberlos haylos.

– Porque decir que a pesar del nombre y el apellido común, no tenéis ningún lazo familiar.
– Ninguno y esta es la gran casualidad causal.

El autor, con un ejemplar de su libro :: A. ARENAS

– Bueno, vamos a entrar ahora ya en materia, ‘Del 7 al 14 solo dos lunas’, primer poemario de Mariano Lozano-P ¿Por qué esa necesidad de pasar al papel sus sentimientos? porque es una obra muy intimista.
– Porque el amor es parte central de mi vida y digamos que recopilé todos los poemas y vi que tenían cierta calidad y también me di cuenta que había cierto ‘corpus’. Entonces me atreví a realizar una especie como de poema novelado en el sentido de que tiene una introducción, un nudo y desenlace. De hecho he creado bastantes poemas para que tuvieran coherencia. Pero el amor no es, desde ese punto de vista, amor romántico. Si has leído la obra en muy desgarradora, tiene también otras lecturas. Cuando te estaba esperando, por ejemplo, para esta entrevista me vino esa sensación al quedar con alguien: a lo mejor no viene, a lo mejor me he equivocado en la hora… Esas cosas que ocurren en los primeros encuentros, las dudas, que luego de repente todo encaja, te das cuenta que no llegas a la otra persona, los miedos que nos asaltan… todo esto es lo que aparece en el libro.

– Ese amor que está presente, desde la propia dedicatoria ‘A todas y todos, los que amasteis en silencio y olvido’ también luego se reitera en el libro porque esta palabra aparece en más de medio centenar de ocasiones, o sea está muy presente en cada uno de los poemas distribuidos a lo largo de las distintas páginas. Cuéntenos más sobre la estructura, ¿cómo ha decidido componerlo?
– Como te he dicho antes hay un encuentro casual. De repente, como abre el poemario, el amor llega, se instala. Yo tengo la sensación de que el amor es un ente que de repente se encarna en alguien y entonces, de alguna forma, sucede esa llamada de unión magnética que es más fuerte que tú. No sabes el por qué pero de repente hay gente por la calle que te llama la atención o que te gusta sin más. De alguna forma lo que haces es entrar en un mundo que es distinto al tuyo. Es como un choque de universos. Tu vas, como un cosmonauta, a otro universo, a otro planeta y deseas habitarlo y conocerlo. Que eso llegue o no llegue a buen puerto, eso ya lo dirá el tiempo. Mientras tanto ocurren estas dudas: si estoy amando correctamente; si la persona me quiere o no me quiere. Luego está lo que se encuentra la otra persona, si ha decidió no verte más o no puede contigo. Y viene la duda. La noche oscura, ahí hay una conexión con lo que todos sabemos. Mas tarde viene el reencuentro y después una etapa en la que, de alguna forma, esto se asienta. Pero al final viene la ruptura. Yo he terminado con ruptura. También es verdad que yo no soy un maestro de amores, porque ya llevo dos divorcios y estoy con el tercer matrimonio. Uno, cuando inicia los encuentros, no quiere que nunca se acabe, pero es un hecho que se acaban. En el libro no he hecho más que constatar una parte de mi vida. El amor se sacaba y se queda ahí en un rincón, en tu memoria, en el olvido, o no… y eso lo intentó reflejar en el poemario. Amores que todos hemos tenido, creo yo, que han sido posibles, imposibles, platónicos…

– Precisamente a Gracia Morales, como a nosotros, le ha llamado la atención desde el punto de vista del estilo cómo hay poemas de distinta extensión, es decir, hay unos que son muy cortos, otros que son más largos y otros que tiene resonancia a composiciones populares…
– Sí, el eje folclórico también es importante. Yo he trabajado muchísimo el folclore en mis  composiciones, sobre todo en los trabajos que hice para Extremadura, y el folclore está y no lo puedo evitar. Siempre sale. Son las sensaciones estas que son muy de tierra, muy arraigadas en el terreno, en la introhistoria. A mi me gustaría hacer un estudio profundo del poemario porque a primera vista no es lo que parece. Hay, por ejemplo, poemas que no tienen una extensión métrica igual porque a lo mejor son números de teléfono. Seis, cinco, seis… Hay otros poemas, por ejemplo, en la que la rima está interna porque al ser músico el ritmo y la cadencia la tengo muy asimilada, pero no es un poema en el que la rima sea cansina. Yo creo que están los pequeños trocitos en los que eso deambulaba, discurre, otros en los que tienes que andar por un camino más pedregoso.

El autor afirma que es un obra en muy desgarradora y con muchas lecturas :: A. ARENAS

– En esas palabras preliminares , también hay dos autores limeños qué son Fanny Jem Wong y de José Beltrán Peña qué hacen un estudio un poco más profundo y van analizando cada uno de los apartados de este libro ¿Crees que han acertado con lo que tu querías transmitir o con lo que tu querías expresar en su momento?
– Con el con el transcurso de los años uno aprende que tú intención en la creación, luego se independiza de ti y son los demás los que cogen el fruto. En la medida en que tu conectas con la gente que ha cogido tu mismo mensaje, de alguna forma te sientes bien. Luego hay otra gente, otras vivencias, otros puntos de vista, otras esquinas y ven otras cosas. Este caso ha sido otra de las confluencias de mi vida: ir a parar tan lejos, allende los mares y dar con dos amigos como Jem, poeta, y Beltrán, que es uno de los críticos más importantes de Perú. Entonces es algo así como decir ¡vaya!… La disección que ha hecho de los poemas, en algún momento se acerca. Habla de su parte numérica y desgarradora. Pero han hecho otras lecturas que, cuando yo las he leído, también me han sorprendido y me he dicho: ¡pues mira! es verdad que está ahí, aunque no haya sido intencionalmente, pero está claro que es una lectura que desde fuera se ve y ellos lo han plasmado.

– Solemos preguntar a los autores, tanto en prosa como en verso, ¿cuál sería la banda sonora de su libro, qué música es la más adecuada?
– Me lo han dicho varias veces y fue un consejo de Mariana, pero no me ha dado tiempo a realizarlo porque además hay poemas que son difícilmente musicables, sería toda una sinfonía de contrastes. Tengo algunos poemas que tienen relación con algunas músicas que están puestas en Youtube, pero no sabría ponerte una sola música que tuviera que ver, ni siquiera hablando de Sabina que, fíjate, es uno de mis autores favoritos. Yo creo que le he buscado un ángulo distinto. Normalmente pienso en las cosas que ya están hechas e intento no hacerlas y siempre busco un ángulo por el que meterme. Penetrar en las ideas que no estén muy trilladas y yo creo que aquí me he colado por una esquina… Sé que mucha gente va a decir: ¡bueno! estás hablando de gente que no está satisfecha con el amor. No, yo estoy hablando del preámbulo del amor en cualquiera de sus fases, puedes estar casado, soltero y tener este tipo de de epifanía, porque en el fondo, cuando el amor llega de esta forma, los que hemos sentido las cosquillas en el estómago, en una epifanía y no tiene más sentido que cuando se relaciona con el otro.

– Y lo que sí tenía muy claro que la presentación fuese en un sitio distinto y por eso el espacio elegido tiene esa connotación y esa vinculación con la música y también como el mejor poeta que ha dado esta tierra.
– Bueno estamos en un lugar que obviamente es un crisol. Cuando me planteo venir a vivir aquí se me abrieron todas las expectativas del mundo. Luego ya, cuando eres granadino, te das cuenta que la cultura es una cosa, la Alhambra es otra, la ciudadanía otra y que cada ciudad tiene su aquel. Referente a La Tertulia, los músicos tenemos fama de ser un poquito canallas. No soy hombre de bares pero reconozco que el bar ofrece un contacto más directo. La Tertulia, es un sitio que me encanta y me parece muy adecuado para que un músico, que se atreve a sacar a la luz sus poemas, pueda tener contacto directo con su gente.

– Y para terminar no sé si hay algo respecto a libro que quiera destacar para qué nos no se nos olvide y lo podamos incluir en esta entrevista.
– Hombre, qué es mi criatura y que la traten con cariño. No puedo decir nada más. Que la gente que lo lea, lo haga con el corazón vacío para dejarse llenar. Y en la medida que las palabras les resuenen, me gustaría conocer las sensaciones que provoca porque es muy rico conocer  aquello que han recogido de lo que tú les has dado.

Pues ya lo saben si quieren conocer a este polifacético artista y ahora en su vertiente literaria tienen una cita el 11 de marzo, miércoles, a las siete y media de la tarde, en La Tertulia (Calle pintor López Mezquita).

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *