Virtudes Montoro: «¿Pará qué estamos viviendo el coronavirus?»

 

Es una realidad: estamos confinados por lo pronto, quince días. Lo mejor que podemos hacer, por no decir lo único, es aceptar la situación y si lo hiciésemos, con buen humor ya sería la repanocha.

Creo, que siempre hay un para qué en todas las situaciones que vivimos, que nos pasan y en este caso, también lo hay, sin duda.

Una de las primeras cosas que se visualiza es la reducción de los índices de contaminación atmosférica; quizá este respiro era vital para el planeta. Otro para qué está el coronavirus en nuestras vidas, es el hecho de que aprendamos a valorar todo lo que tenemos. Estos días los mercados son casi saqueados. Algo que para nosotros era tan cotidiano como hacer la compra, ahora se convierte en casi un milagro. No sé, quizá esto nos sirva para agradecer que lo hemos tenido todo y que ahora, durante este confinamiento, no vamos a poder disponer caprichosamente de las cosas como lo hacíamos hace unos días. Los artículos de lujo (como ropa, calzado, etc.), ya no están a nuestro alcance y que den gracia a Dios los fumadores que lo estancos sí pueden abrir. Así que nada de ir de compras así sean las cuartas o las quintas rebajas.

Nuestro libre albedrío para salir y entrar, se ve muy limitado. Si no vas a trabajar, a comprar alimentos o fármacos, si no tienes que ir a la peluquería, si no tienes una urgencia vital, o abuelos a los que cuidar, y ¡ojo! O un perro; no puedes salir de casa. ¡Esto es una buena noticia!: puedes disfrutar de la familia y echar de menos a tus amigos u otros familiares que no viven en tu domicilio. Quizá no te habías percatado nunca de lo importante que son estas personas en tu vida; quizá hasta eches de menos a tu suegra, cuñado, el primo que te caía gordo. Lo cierto es que nos vamos a echar todos de menos; las personas que paseaban a nuestro lado, las miradas que tropezaban unas con otras, el bullicio en los cines, el aroma de esa persona que pasa a nuestro lado, salir a bailar, ligar, tomarse un café, sentarse en un parque, salir a andar, y sobre todas las cosas; vamos a extrañar ese abrazo, ese beso que ahora no se nos permite.

Está claro, todo esto nos está pasando para que nos demos cuenta de que lo hemos tenido todo, lo más importante: las personas, y que ahora deben estar lejos de nosotros, y para que por fin entendamos que somos muy vulnerables

Está claro, todo esto nos está pasando para que nos demos cuenta de que lo hemos tenido todo, lo más importante: las personas, y que ahora deben estar lejos de nosotros, y para que por fin entendamos que somos muy vulnerables; que la vida es un don que nos ha sido concedido, un tiempo valioso que debemos agradecer todos los días.

Como pronosticó Bill Gates en 2015; “Si algo ha de matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra. No misiles, sino microbios”.

Parece que ya está aquí; intuyo que van a cambiar muchas cosas, lo que más me preocupa son las relaciones personales (estoy cansada de que sólo se estén cuantificando la bajada del IBEX, pérdidas económicas, etc.). Las personas nos necesitamos unas a otras, no podemos sobrevivir solos; este virus y las medidas políticas que se están tomando nos alejan y lo peor, está provocando que los demás nos dan miedo.

Mientras pase eso; da las gracias por estar con tu familia, invéntate fórmulas para pasar tiempo de calidad con ellos y agradece todo lo que tienes.

Ver más artículos de

Virtudes Montoro López

Psicóloga especializada en Mindfulness y
Terapia de Aceptación y Compromiso

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *