Antonio Luis Gallardo: «Llegar a viejo»

 

“Quizá llegar a viejo, sería más llevadero, más confortable, más duradero”. Así comienza la canción de J. M. Serrat “Llegar a viejo”; pero en nuestro caso y este país la cosa se está poniendo harto difícil el poder llegar a viejo y mucho más cobrar una pensión que te haga vivir decente y dignamente el resto de tus días.

El Banco de España apuesta por retrasar la edad de jubilación para garantizar las pensiones, el Gobernador, dice que el déficit de la Seguridad Social se debe a un aumento del gasto en pensiones y apuesta por popularizar los fondos privados, todo un gesto por su parte.

Toda una vida buscando trabajo y pagando para que al final te digan que no tienes pensión y si la tienes, corres el riesgo de perderla por falta de calderilla, la culpa siempre es de los viejos. Nos asustan con las pensiones, con no podar votar, a este ritmo nos arrinconaran como seres inservibles.

Pero nuestros políticos, no se han parado a pensar que pedimos, que no tengan pensiones máximas por ocho años de diputados, que se bajen el sueldazo, que supriman Senado, Diputaciones y Comunidades Autónomas. Que los partidos políticos dejen de recibir dinero de todos y vivan de sus afiliados. Si lo sé, es mucho pedir, pero quizás con estas medidas y alguna más lo mismo no tenemos que jubilarnos a los 70 años.

Nunca falta el sesudo comentario del gobernador de turno. Ya sea para decir que se moderen los salarios o que la jubilación se retrase. Lo que no dice es de bajarse el sueldo, que no será pequeño. Ni el de los políticos que cobran sueldos indecentes para la escasa labor que hacen. Políticos que necesitan asesores de todo tipo porque ellos son incapaces de hacer nada.

Este señorito Gobernador, que vive en la opulencia gracias al puesto que ocupa a dedo, pretende que los trabajadores ganen menos, coticen más, se jubilen más tarde y complementen la pensión pública con planes privados en los bancos de sus amigos.
Y por qué no apuesta por que empresarios, políticos, dirigentes, etc. se comprometan a no explotar a los trabajadores y ofrecer trabajo digno y no solo en pensar como robar más.

Somos un país de charanga y pandereta, podemos alternar el expolio de cajas y bancos nacionalizando sus deudas, así como la de empresas ruinosas tipo autovías, ver como los Pujol, Bárcenas y Ratos se lo llevan calentito, o como el fraude fiscal del Ibex suma miles de millones de euros al año y poner a los técnicos de Hacienda a perseguir parados con prestación, con el frío y calculador diagnóstico de este señor que propone jubilaciones a los 70 o más años y no se le cambia ni el tono de color facial.

De verdad, que a mis años y jubilado, dan ganas de darse de baja, no ya de este país, sino de esta sociedad. Buscarse un pueblo abandonado, un terrenito que dé frutas y hortalizas, unas cabras que den leche, unas gallinas que den huevos y un monte que dé ramas secas para calentarse.

Al final, la canción de Serrat termina, “Si no estuviese tan oscuro a la vuelta de la esquina. O simplemente si todos entendiésemos que todos llevamos un viejo encima”.

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *