Virtudes Montoro: «¿Qué podemos hacer para dejar de sufrir?»

Según las corrientes budistas, el sufrimiento se basa en la aversión y en el deseo.  Cuando un objeto/persona nos produce aversión, deformamos aún más todo los detalles negativos de éste, llegando a odiarlo. El odio está en la base de todas las guerras y destrucciones humanas. El deseo por su parte conduce a la adicción y a la posesión.

Tanto la aversión como el deseo tienen su origen en el desconocimiento; en la ignorancia, que impiden ver la realidad tal y como es. En su libro “Conócete a ti mismo”, el Dalai Lama, subraya que no percibimos la realidad en su verdadera esencia, la deformamos a través de pensamientos negativos que conducen al miedo, la ira, el odio; es decir a emociones destructivas. Sin embargo, cuando experimentamos emociones constructivas, como el amor, la benevolencia, el altruismo, éstas nos indican que estamos percibiendo la realidad tal y como es.

Así que ante la pregunta, ¿cómo dejar de sufrir? podemos contestar que a través del conocimiento sería posible hacerlo y a través del cultivo de la bondad y el altruismo. Y, ¿cómo nos abrimos al conocimiento que nos conduce a la felicidad/bienestar? A través de la meditación, de acallar todas esas deformaciones cognitivas que no nos dejan ver las cosas como son, ya que, cuando imperan las emociones positivas, sabemos que sí estamos viendo la realidad en toda su plenitud.

En occidente, la técnica llamada reestructuración cognitiva, que se enmarca dentro del paradigma conductista-cognitivista, viene a ser una herramienta bastante útil para detectar las deformaciones cognitivas y los pensamientos negativos. Se trata de observar el pensamiento (por ejemplo, soy un desastre), observar la emoción (¿es tristeza?, ¿dónde la siento?), a continuación se escala la emoción del 1 al 10 y por último se racionaliza el pensamiento (¿soy un desastre siempre?, ¿todo lo que hago es un desastre?).

Tanto de una manera u otra, dejar de sufrir es un aprendizaje, requiere de esfuerzo, como cualquier trabajo. Ya sea meditando o a través de otras técnicas, podremos conseguirlo. Todo depende de nuestra motivación para ver las cosas, la vida tal y como es: llena de amor.

«No son las cosas que nos pasan las que nos hacen sufrir, sino lo que nosotros nos decimos sobre esas cosas». Epitecto

Ver más artículos de

Virtudes Montoro López

Psicóloga especializada en Mindfulness y
Terapia de Aceptación y Compromiso

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *