Fampa Alhambra tilda de insuficientes las medidas para garantizar la seguridad en la vuelta al cole

La federación granadina de AMPA asegura que será necesaria una mayor inversión y contratación de docentes: con los 6.300 anunciados cabrán a uno por centro educativo. Las familias del alumnado critican que no se contemple una bajada de ratios y, por contra, continúe el recorte de unidades en la escuela pública.

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado de Granada, FAMPA Alhambra, considera “claramente insuficientes” las medidas anunciadas por el Gobierno andaluz para garantizar la salud y seguridad en la vuelta al cole el próximo curso.

Según el colectivo, la contratación de 6.300 docentes apenas supondrá uno más para cada centro educativo, por lo que reclama una mayor inversión como única salida a la situación de emergencia educativa actual y la contratación de más profesorado para poder acometer con garantías una bajada de ratios, que no se contempla en ningún momento, lamenta.
“Lejos de plantear una reducción de alumnado por aula para asegurar la distancia de seguridad y evitar el riesgo de posibles rebrotes por Covid-19 el próximo curso, la Junta ha seguido recortando unidades de la escuela pública como si no existiera una pandemia”, critica Fampa Alhambra, que cifra en más de 400 las líneas suprimidas en Andalucía en junio, mientras que en Granada y su provincia han sufrido recortes en al menos doce centros de la escuela pública.
“Nos preocupan centros educativos como los IES de Maracena o Albolote que llevan años al doble de su capacidad, lo que en un momento como este supone un riesgo tanto para estudiantes como docentes”, denuncia la federación granadina de AMPA.

Las familias del alumnado critican, por otra parte, que toda la responsabilidad sanitaria recaiga sobre los equipos directivos de los centros, que se ven obligados a diseñar un plan de contingencia “sin recursos materiales ni humanos”. Un ejemplo claro de este problema -añaden- es el nombramiento de un responsable de COVID, que será un docente y no un profesional de la salud, cuando “era un momento ideal para haber creado esa figura tan necesaria en los centros escolares”, recalcan.

El colectivo recrimina, asimismo, la situación de los PTIS, es decir, los profesionales que cuidan del alumnado con necesidades educativas especiales (NEE), el colectivo más perjudicado durante el período de educación a distancia. “Llevan dos meses sin cobrar y a la espera de una bolsa de empleo que los ha llevado a una situación límite”, censura.
Fampa Alhambra denuncia, por último, la marginación que sigue sufriendo la escuela pública por parte de la Junta, que prevé refuerzos en el 73% de colegios concertados de Primaria y solo en el 52% de los públicos.

Por motivos como estos, la federación cree necesario “replantear el contexto educativo actual tanto en Granada como en Andalucía” para garantizar un regreso seguro a las aulas, ya que el consejero de Educación, Javier Imbroda, ha “fracasado” en su gestión y “no ha dado respuesta a las demandas y necesidades de la comunidad educativa”.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *