Virtudes Montoro: «¿Cómo sabes si eres feliz?»

Cuando ya no añoras nada, cuando no te retumba la culpa y aprendes a caminar solo y lento, como un acordeón desgastado. Empiezas a elevar tu ira como un panfleto publicitario, reconoces en ti emociones positivas y te sumerges en ellas.
El odio se convirtió en la extensión del perdón, éste te sienta tan bien, que conoces la serenidad y el silencio. El miedo dejó de apresarte las entrañas, despareció el temblor de tus manos y la sequedad que sentías en todo.

No adelantas, no pretender conquistar. Te adentras en la vida como un sabio cosechador que hizo de la espera su himno. Cuentas rayos y libélulas, alcanzando a conocer cuánta perfección delatan.

Careces de soberbia y amargura. Todo tiene poca importancia; tus errores o los demás, ya lo sabes.

Indagas tus inquietudes, te desborda una sonrisa plena: la que se conoce a sí misma.

Aprendiste todo esto cuando te perdiste, cuando no tenías paradero. Besaste muchas veces el suelo, escupiste mucho polvo. Sabes ya, que todo fue necesario, agradeces al sufrimiento las lecciones que te han convertido en cúspide de ti mismo.

De vez en cuando olvidas todo esto y empiezas de nuevo, como si nada hubiese sido descubierto.

Te amas, amas, y lo intentas todos los días.

Ver más artículos de

Virtudes Montoro López

Psicóloga especializada en Mindfulness y
Terapia de Aceptación y Compromiso

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *