Antonio Luis Gallardo Medina: «Día del Abuelo Antonio Luis»

Este relato tendría que haberlo escrito para el domingo pasado, pero como todos los Santos tienen octava, me he puesto a recordar que, como siempre, leyendo la prensa muy de madrugada, me han recordado que el día 26 es el Día del Abuelo y me siento muy feliz de ser abuelo. Quién dijo que la juventud es un divino tesoro, la madurez sigue valiendo lo mismo o tal vez más, solo depende de ti.
Esta sociedad se ha empeñado en celebrar el día de cada cosa, día del orgullo gay, día del cáncer, día del autismo, día del síndrome cual o tal y la verdad, a mi particularmente no me agradan tales celebraciones, pues pienso que no debiera ser solo un día si no todo el año.

Tal vez por el hecho de haberme criado en casa de mi abuela Laura, he sentido muy de cerca ese cariño y amor que decían los viejos tenían hacia los nietos, ese amor distinto al de los hijos y que hace que uno siempre quiera seguir siendo nieto.

Vivimos en una sociedad consumista, que celebra el Día del Abuelo, pero que en el momento que estorban se les aparta, sin habernos servido aún mucho más. Donde la tristeza y amargura se mezclan en proporciones similares en la mayoría de los geriátricos, faltos de algo tan barato y elemental como el amor de los hijos hacia sus mayores.

Yo me siento feliz, muy feliz con mis cinco nietos, Ramón, Marcos, Hugo, Leo y Julio, espero estar lúcido y poder transmitirles lo poco o mucho que sé, pero sobre todo darles todo el amor que siento por ellos.

Quisiera hacer partícipe de mi alegría y felicitación a todos los Abuelos que conozco y quiero. Los abuelos nunca mueren, duermen en nuestro corazón. Ese amor, dedicación y tiempo que pasan con sus nietos, deberíamos agradecérselo diariamente porque son un ejemplo de constancia, cariño incondicional y entrega hacia ellos.

Decía André Maurois… “El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza“. Y de eso, esperanza tengo para dar y regalar. Un abrazo a todos.

 

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *