Una verdadera escuela de supervivencia

«Queremos trasmitir los valores de las tribus, ancestrales y actuales, a la sociedad actual en este caso a nuestros alumnos. Para ello se organizan una serie de talleres que empezamos en 5º en el colegio y finalizamos en 6º, en la Sierra de Cazorla, a través de talleres relacionados con la alimentación, con el fuego, la búsqueda de agua, con los refugios y búsqueda de materiales para su construcción», nos resume esta actividad su coordinador, en tanto los cerca de 40 alumnos participantes se afanan en fabricar sus adornos a base de cuerda, macarrones y pinturas.

Alimentación

Antes de nuestra llegada tanto Lisardo como Rafael les han hablado de alimentación en estas condiciones,  han formado el consejo de sabios y han elegido al chamán de la tribu. De esta forma se han organizado seis tribus distintas por amistad, conformadas por dos o tres tiendas a la que han puesto su nombre. En el consejo de sabios han hablado de los valores educativos de las tribus, han debatido sobre su existencia y han realizado el primer taller de alimentación a base de la fruta que ellos mismos han aportado. Con ella elaboraron un plato de bienvenida para las demás tribus y se ha elegido entre todos el que más ha gustado. A continuación llevaron a cabo el segundo taller consistente en la  fabricación de adornos y abalorios.

«Queremos que aprendan que siendo creativos se puede sobrevivir en condiciones adversas y que mediante juegos  se pueden transmitir muchos contenidos», relata Lisardo que lleva ya una docena de años realizando actividades similares. «Aquí (en el centro) procuramos que tenga un aspecto más social, por eso incluimos muchos juegos indígenas, luego en Cazorla, cuando ya están en sexto se tocan más técnicas de supervivencia», apostilla.

La tarde comienza a caer y el Sol  lanza sus últimos rayos por el horizonte pero la actividad no decae. Todavía les queda mucho por hacer y… Aprender. Por ejemplo, el ritual indígena de la plantación de un árbol, pues hay una tribu asiática que tiene una costumbre consistente en que, cuando el niño cumple 7 años, le hacen plantar un árbol cuya vida trasmite al mismo durante el resto de su existencia.
Estos alumnos también fueron partícipes de este ritual plantando un árbol, –su árbol–, en un rincón del patio que cuando se desarrolle les ofrecerá su sombra y servirá para que los pájaros construyan sus nidos. Después cuando reine la oscuridad aprenderán a hacer fuego, «aunque ellos no tocarán nada y en torno al cual realizaremos danzas y canciones indígenas que tenemos preparadas. A partir de la medianoche haremos una caza dramatizada en el polideportivo de al lado. Los alumnos y alumnas intentarán localizar a un profesor que llevará letras, tienen que buscarlos y que éste no les descubra a ellos».

Apoyado por los padres y equipo directivo

Mientras contemplamos desde la primera planta el ir y venir de los participantes en esta peculiar experiencia el director del centro, José Antonio Pérez, resalta de esta actividad la colaboración que surge entre los participantes. “Se les prepara para que sepan trabajar y jugar en grupo, también a ser competitivos y asumir las derrotas. Por eso desde  el equipo directivo se le dan todas las facilidades. El primer año los padres eran reacios, ahora ya lo ven con mucha naturalidad, pues el resultado es muy interesante”. El nivel de participación del alumnado es muy alto, por encima de 80 % del alumnado de 5º disfruta de esta experiencia inolvidable. Inmaculada, una de las alumnas participantes, lo explica así: “Mi  equipo es el de “Las seis supervivientes “. Tenía muchas ganas de que llegara este día. Espero pasármelo muy bien aunque apenas pueda dormir”. Por su parte, José Antonio indica  que “es algo especial por estar todos juntos, pintarnos las caras, hacer juegos, hogueras, bailes,…”. Lisardo que ha llevado esta experiencia por todos los centros por los que ha pasado desde que comenzara en la Puebla de Don Fadrique, nos informa que su intención es hacer una publicación con esta experiencia educativa y vital, que podría estar terminada en un plazo de un año. Mientras tanto los interesados pueden consultar el blog personal del coordinador Lisardo Domingo: supervivenciaef.blogspot.com. Realmente apasionante.

Ver GALERIA DE IMÁGENES 

Más información sobre esta actividad en la página web del centro: CEIP SAGRADO CORAZÓN

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *