Educación retira el borrador de Acceso a la Función Pública Docente

 

Desde que el Ministerio de Educación presentó, a finales del curso pasado, el primer borrador para el nuevo decreto de acceso, las distintas organizaciones sindicales participaron en la negociación esforzándose por incluir mejoras sustanciales en el texto. El sindicato del profesorado ANPE en todo momento la premisa de que, en un escenario de fin de legislatura, sería más adecuado mantener el modelo transitorio actual, y garantizar así que pudiéramos negociar con efectividad – después de las elecciones generales – un nuevo sistema de acceso a la docencia.

Ahora el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, acaba de anunciar que el Gobierno no va a aprobar en esta legislatura el decreto de acceso para el profesorado ante la falta de tiempo para un gran debate que consiga el mayor consenso y acuerdo posibles. Parece una medida acertada por la enorme trascendencia que tiene sobre el sistema educativo la selección del profesorado.

En la próxima legislatura, y sea cual sea el resultado electoral, será obligado abordar la gran reforma educativa pendiente, con un pacto de mínimos entre todos los partidos para proporcionar estabilidad y cohesión al sistema educativo a nivel de Estado y en las comunidades autónomas. Enmarcado en esta reforma, necesitamos diseñar un buen modelo de acceso, justo y motivador a la vez, que atraiga a la docencia a los mejores profesores y motive a quienes tengan vocación docente. Para ello será preciso reforzar el proceso de selección previa y el periodo de prácticas de los aspirantes, valorando de manera equilibrada la preparación teórica y la experiencia profesional acreditada, para respetar los derechos de todos los concurrentes.

Esta organización sindical defiende que el sistema de acceso es el primer paso de una verdadera carrera profesional. Por muy acertado que sea el sistema de selección, si el desarrollo de la profesión en sí misma no es suficientemente motivador, seguiremos efectuando solamente mejoras parciales en el sistema educativo. Para ANPE, el acceso a la función docente es una pieza más de lo que debe constituir un Estatuto del Profesorado, junto con la carrera profesional, la identidad docente y el reconocimiento de la autoridad a nivel estatal, la formación, las retribuciones, los incentivos profesionales y las condiciones de jubilación.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *