Las asignaturas pendientes del nuevo ministro de Educación

Asociaciones de padres de alumnos y sindicatos docentes lamentan que 2011 haya estado marcado por los ajustes presupuestarios en educación en varias comunidades autónomas en el último trimestre, que han tenido como respuesta las protestas de profesores, familias y alumnos, así como varias huelgas. Por eso, piden que en el año que ahora empieza se busquen soluciones y no sigan extendiéndose estas medidas que afectan, según advierten, a la calidad de la educación.

Pero en 2011 no todo han sido recortes. Han seguido implantándose los programas educativos que el anterior ministro del ramo, Ángel Gabilondo, puso en marcha tras el fallido pacto de Estado por la Educación. También se ha aprobado la Ley de Economía Sostenible, que trajo consigo la reforma de la Formación Profesional, que flexibilizó este ciclo formativo y transformó 4º de la ESO en un curso orientador hacia el Bachillerato o la FP.

Asimismo, se han conocido los resultados de la Evaluación de Lectura de Textos Electrónicos PISA-ERA 2009, en la que España no alcanzaba la media de la OCDE en esta disciplina. No obstante, en cuanto al rendimiento escolar, en 2011 se ha dado a conocer que el abandono escolar temprano se ha reducido en España casi tres puntos porcentuales entre 2009 y 2010, pasando del 31 por ciento al 28,4 por ciento.

Uno de los aspectos que no se ha resuelto en 2011 es la reforma del acceso a la función pública docente y formación del profesorado, así como la definición de su carrera profesional, un tema que tanto padres como docentes consideran que está directamente relacionado con el rendimiento del alumno y la calidad del sistema de enseñanza.

Tanto las asociaciones de padres como los sindicatos docentes quieren una reunión “urgente” con el nuevo ministro de Educación, José Ignacio Wert, pues aseguran que “no se puede perder más tiempo” y hay que poner solución a los problemas que “arrastra” el sistema educativo en España.

En declaraciones recientes el secretario general de la Federación de Enseñanza de UGT (FETE-UGT), Carlos López Cortiñas, ve “positivo” que en 2011 se haya reformado el sistema de Formación Profesional y bajaran las tasas de abandono y fracaso escolar, aunque reconoce que “todavía queda mucho por hacer” en este sentido.

Sin embargo, este dirigente sindical apunta como aspectos “negativos” del año que acaba, además de los recortes, la pérdida de la prórroga de la jubilación anticipada del profesorado, un tema que se une a la “insatisfacción” por no haber concretado en 2011 el Estatuto Docente y el decreto de acceso a la función pública.

Para 2012, pide al nuevo Gobierno de Mariano Rajoy que “ponga en valor” el diálogo social, pues a su juicio, la educación no tiene que ser objeto de recortes porque de ella depende, en “buena medida”, que el país salga reforzado de la crisis económica.

STOP A  LOS RECORTES

Esta opinión es compartida por el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO (FE-CC.OO), José Campos, que califica de “nefasto” 2011 y advierte de que 2012 “no empieza con buenas perspectivas” para el sistema educativo. “Esperamos que el nuevo ministro de Educación apueste por la educación como salida de la crisis y pare los recortes”, apostilla.

Desde el sindicato docente ANPE, Nicolás Fernández Guisado, coincide con los dirigentes de FE-CC.OO y FETE-UGT sobre los aspectos más negativos de 2011 y quiere que en el año que empieza se ponga en marcha una reforma educativa “profunda”, pero descarta que para ello sea necesaria una nueva ley educativa.

Fernández Guisado pide que se concrete cuanto antes la reforma del Bachillerato propuesta por el nuevo Gobierno, así como una ley estatal de autoridad pública del profesorado, recuperar las Humanidades, asegurar que en todas las comunidades autónomas se enseña lo mismo, definir la carrera docente, fortalecer la enseñanza pública, entre otros aspectos.

Los padres, por su parte, también quieren que en 2012 el Ejecutivo cuente con ellos para las iniciativas que pretende llevar a cabo y no legisle “de espaldas” a las familias, pues a su entender su participación en la escuela es “fundamental” para la mejora de la calidad de la enseñanza.

Sin embargo, difieren en cuanto a las prioridades para 2012. Mientras el presidente de la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), Jesús María Sánchez, opina que no es necesaria una reforma de la ley porque se “perdería mucho tiempo”, el dirigente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa) opina lo contrario, pues, a su juicio, hay que recuperar la libertad de enseñanza, dar mayor autonomía a los centros educativos y eliminar la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), entre otras medidas.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *