Alberto Granados publica ‘Cabos sueltos’, 25 relatos para conocernos mejor

Alberto Granados, en los jardines de la Alhambra, junto a la estatua de Ganivet
Alberto Granados, en los jardines de la Alhambra, junto a la estatua de Ganivet
Se confiesa buen madrugador, por eso aprovechamos la frescura de la mañana, para quedar en los bosques de la Alhambra donde dos estatuas recuerdan a sendos escritores a los que ha leído con fruición, Ángel Ganivet y Washington Irving, por lo que nos parecen un buen fondo para la fotografía. Entre una y otra nos va contando el origen de estos relatos, muchos de ellos basados en hechos o anécdotas reales.  Y es que a este profesor jubilado que ha impartido clases en diversos niveles a lo largo de 39 años le basta el más mínimo detalle para hilvanar un buen relato, hábilmente urdido, con lenguaje sencillo,  lo que hace que cualquier lector se sienta atraído desde las primeras líneas.

Tras concluir la sesión fotográfica nos sentamos junto a la puerta de las Granadas para conocer más detalles de su obra. “‘Cabos sueltos´ es una selección de veinticinco relatos, elegidos de entre los más de ciento veinte que he ido escribiendo y, casi siempre, publicando en los dos blogs sucesivos que he administrado entre 2007 y 2011, en que di el libro por cerrado y empecé a enviarlo como propuesta de publicación a varias editoriales. Dichos cuentos han sido cuidadosamente retocados y pulidos, en algún caso se ha añadido un nuevo elemento a la trama y ha habido otro caso de ampliación y cambio de final, de manera que el libro es un material nuevo”, aclara de iniciar un breve recorrido por cada uno de ellos.

 Narraciones cortas en las que suele jugar  con el tiempo, pues en muchos de ellos, que no suelen superar las media docena de páginas, sintetiza vidas enteras, que bien hacia adelante o en flashback permiten mostrar hábilmente las azarosas existencias de sus protagonistas en momentos cruciales. También llama la atención la presencia del erotismo en algunos de ellos, nada morboso, natural como la vida misma de muchos jóvenes en su despertar sexual o en momentos íntimos de parejas que se reencuentran tras largos períodos de ausencia. Un ejemplo de lo que decimos podría ser el que escribió en 2007 con el título de ‘Eterna Melibea’ en el que narra los amores de Calixto y Melibea, y la casamentera Celestina, en Granada, y en tres momentos distantes en el tiempo: el de la expulsión de los moriscos granadinos, el de la pérdida de las colonias, con la muerte de Mariana Pineda como trasfondo y, finalmente, en el momento actual donde con su novio van a parar a las playas nudistas de Cantarriján.

Alberto, ante la puerta de Bibrambla
Alberto, ante la puerta de Bibrambla
Para todos los gustos

Antes y después de este originalísimo relato otros tantos con “pesimismo optimista o entusiasta desencanto por la vida”, pues “contienen una serie de agridulces episodios de gente corriente” y ello con un “tono de ternura y un punto de humor dirigidos al ser humano que sufre y goza en las tramas narrativas”. Así ocurre con el primero de los relatos titulado ‘Muselinas’, con el que ofrece una reflexión llena de erotismo sobre el deseo y la imposibilidad de saciarlo. O en ‘Nachito’ en el que recurre a su experiencia como docente en la que se ha topado con niños repelentes y padres consientelotodo. También aparecen aquí sus recuerdos de juventud como son las vivencias de la noche de San Juan o, en la ‘velá’ de la virgen, que se ha incluido en el blog de Antonio Muñoz Molina. Otro de ellos, ‘Comandante de puesto’, lo califica como “relato terrible” pues se trata de “viejos recuerdos de aquella oscura época de represión de postguerra”. Con protagonistas más cercanos en el tiempo, pero no más exentos de interés humano y literario están los titulados ‘Gorrilla’ y ‘Cajera’ en las que los protagonistas son tres aparcacoches y una empleada de un supermercado, respectivamente. No se olvida este relatista de los ancianos que terminan en una residencia de las eufemísticamente llamadas “de la tercera edad”. Nos confiesa que uno de sus relatos predilectos que data de finales de 2010 es ‘Úrsula’ con el que pretende demostrar que hay amores eternos capaces de superar cualquier tipo de trabas.

 

Alberto Granados junto a la estatuta de otro de sus narradores favoritos: Wasington Irving
Alberto Granados junto a la estatuta de otro de sus narradores favoritos: Wasington Irving

La violencia doméstica (Azulejos), la inmigración (Patera), la amistad femenina (Solo, cortado y con leche), el abandono del marido (Diecisiete pasos), los avatares de unas estudiantes compañeras de piso (¡Hagan juego!) o las despedidas de soltero, también están retratados por este narrador que experimenta con las situaciones y el lenguaje como es el caso de ‘La habitación redonda’ donde cuenta la infancia del atormentado protagonista, tras haber sido testigo de tres tragedias cincuenta años antes. Y tres versiones sobre una misma historia, al estilo de la película ‘Babel’, es lo que desarrolla en ‘Las mil caras del destino’. La guerra civil, su preámbulo o los difíciles años de la posguerra están presentes en otros relatos como son el caso de ‘Disparates’, ‘Lavadero’, ‘Pura magia’, y el que cierra la publicación que lleva por título ‘Guernica’, que ha superado con creces las 300.000 visitas en su blog, junto con correos solicitando su autorización para reproducirlo o utilizarlo en cientos educativos con finalidad didáctica. 

En él se cuenta “la historia de un andaluz que por azar llega a la villa de Guernica a principios del siglo XX. Conoce a una mujer y se queda para siempre, pues crea una familia, prospera, arregla el caserío, lo amplía… y cuando todo va bien llega la guerra”. La narración concluye con el horror del bombardeo y se centra en los elementos del conocido cuadro de Picasso. Antes incluye el relato que da título a la obra ‘Cabos sueltos’ que algún seguidor en la red comparó con ‘Historia de una escalera’, de Buero Vallejo, aunque él reconoce que “no fui consciente de ello hasta ese momento”. En ‘Tardes de primavera’ se retrata en sus años escolares en tanto que ‘Yerno’ se le ocurrió en un bar de la granadina Plaza Nueva. La publicación digital se puede descargar en Amazon por 4,64 euros y, en breve, iTunes. Más información: albertogranados.wordpress.com

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 

Portada de  'Cabos sueltos', antología de relatos de Alberto Granados

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *