Antonio Luis Gallardo: «De repente, Salobreña»

Estábamos en clase de Goya, viendo los grabados y tapices del gran maestro aragonés, cuando en el descanso me ofreció esta preciosa y precisa foto de la Salobreña soñada por mí durante tanto tiempo. Ni que decir tiene, que a partir de ese momento, ya no presté mucha atención a la explicaciones del profesor sobre Goya.

La sola mirada del verde tapiz que cubre toda la vega, esa vega rica y floreciente, que tanto dio de comer a tantas y tantas familias. Caña de azúcar, maíz, habichuelas, patatas tempranas. Jornales y jornaleros que encontraban en el campo su medio para subsistir y todo ello se fue al garete.

Ese castillo imponente en lo alto de la roca, como diciendo aquí estoy yo, he sido morada de reyes y princesas, quiero ser quien atraiga a toda la gente que me vea desde el puente del río Guadalfeo y quiera entrar en los cuentos de las mil y una noches.

Esas veredas o caminos hasta llegar a la Guardia y la Caleta, que tanto llenaron nuestra infancia, comiendo moras en la Cuesta Caracho, Higos en la Finca de Salustiano y chupando caña sentados en el ribazo de cualquier balate lleno de ranas.

Recuerdos, sentimientos, amores por un pueblo que me vio nacer, crecer y que poco a poco nos deja seducir por su encanto y embrujo…de repente Salobreña.

PD. En el libro la citada foto viene como…”Castillo de Salobreña, cárcel de Yusuf III”

Antonio Luis Gallardo Medina

 

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar: «Decir amigo»

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *