Víctor Sánchez: «’Supernovas’ está llena de cine, de cómics y de libros de aventuras»

– En primer lugar nos gustaría conocer sus vivencias granadinas ¿qué le trajo a la ciudad de la Alhambra?

– A finales del siglo XX no solo la universidad acogía estudiantes de fuera, también lo hacía la base Aérea (Recordemos que en aquel entonces el servicio militar era obligatorio para los varones y el IMEC era una excelente oportunidad para los estudiantes universitarios de cumplirlo como oficial y con una cierta remuneración). En 1991 tuve la oportunidad de convivir con otros jóvenes venidos de todos los rincones del país. Desde médicos hasta ingenieros o un periodista como yo. Una experiencia de “12 bajo la lona” en Armilla los días de diario y “Granada universitaria” en Martínez de la Rosa los fines de semana. Las experiencias vividas en Granada, para un chico de 22 años que apenas había salido del cascarón, dejaron la huella del primer amor, y desde entonces, Granada ha pasado a formar parte del territorio de mis emociones

–  ¿Cómo ha pensado el acto de la presentación?

– Desde que, animado por mi madre y mi tía, me lancé a la aventura de publicar la novela, tuve claro que quería venir a Granada a presentarla, pese a que no he vuelto desde el siglo pasado. Las cosas han cambiado desde entonces. Ya no soy aquel joven soñador e inexperto sino un adulto desencantado que carga con una pesada mochila de 47 años, pero llego con ilusión por presentar el libro y también por hacer partícipes a mis hijos de las emociones que viví en esta hermosa ciudad. El planteamiento para la presentación es una charla coloquio informal y cercana, sin micrófonos ni megafonía, con una breve exposición por mi parte, turno de diálogo y firmas. Soy consciente de que al tratarse de un escritor novel, que además no es originario de la ciudad, un éxito de público en la presentación es complicado, pero cuento con la fuerza de la acogida que ha tenido la novela en los primeros lectores, y con la seguridad de que se trata de un relato de calidad dentro de los parámetros de su género.
Me acompañarán mi pareja y mis hijos. También invito a acercarse a todos los granadinos inquietos a los que les guste el género de aventuras.

victor-sanchez-2Origen

– ¿Dónde ha que buscar el origen de esta historia de ciencia-ficción?  

– Como digo en el blog, soy periodista de profesión y escritor desde muy joven. Primero en papel a mano, y ahora con teclado y pantalla. Me considero más intuitivo que cerebral, la historia surge y me lleva. No obstante, en un encuentro, el editor de la novela, Antonio Pastor, sostenía que el escritor en cada relato saca algo de lo que lleva dentro, sus sueños, sus emociones y también sus frustraciones. Además, yo pienso que al escribir, aunque sea ficción, hay un poco de ti, de tus experiencias. De lo que has visto, de lo que has leído. Y en ese aspecto, SUPERNOVAS está llena de cine, de comics, y de libros de aventuras. Tiene mucho de autores como Verne o Asimov, y, aunque la historia es original, el lector aficionado encontrara multitud homenajes y referencias a series de televisión, películas o novelas.

– ¿Cuánto tiempo le ha dedicado a su redacción?

– La historia principal llevaba escrita unos tres años, pero fue en la primera parte de 2014 cuanto terminé de pulirla para la edición.

– ¿La ha escrito para evadirse de la cruda realidad en la que vivimos?

– La novela es claramente, para mí, un relato de evasión, que permite al lector escapar y embarcarse en una aventura emocionante y futurista. En cuanto a mí, siempre he querido ser escritor, pero probablemente no habría dado el paso de la publicación si nuestra hermosa pero ingrata profesión de periodistas no estuviera tan azotada por los vaivenes de este nuevo siglo.

– ¿En quién se ha inspirado para la protagonista de esta novela, Elsa Layns?

– Elsa Layns, es la auténtica protagonista de la novela. Ella surgió, explotó, es la supernova, y el resto de las historia y los personajes giran a su alrededor. Es una mujer muy joven, extraordinariamente inteligente, muy hábil, que es consciente de su atractivo y lo explota. Una aventurera capaz de sobrevivir en un universo pacífico pero desorganizado. ¿Es perfecta? No, es menuda, y eso siempre le trae problemas, no le gusta la gente aunque es algo presumida y a veces se da con exceso a las bebidas espaciales.  Elsa es un personaje muy agradecido. Con ella la pluma corre. Todo surge de ella, y aunque el relato esté narrado al estilo clásico en tercera persona, es ella la que cuenta todo, sus vivencias sus emociones, lo que ella piensa, lo que ella siente. Yo tan sólo lo transcribo. No hay, y eso es consciente, acción paralela. Ocurre lo que ocurre a los ojos de ella.

  “Elsa está inspirada en todas las heroínas aventureras de la historia y el arte”

– ¿En quién se ha inspirado para esra protagonista?

– Esa pregunta me la hizo un lector en un encuen tro en Madrid. Le respondí que si lo piensas un poco, Elsa está inspirada en todas las heroínas aventureras de la historia y el arte. Desde la Grecia clásica, a la novela contemporánea, el cine y el comic. En el debate, el editor y otro lector intentaron apretarme con un nombre, y apuntaron a Scarlett Johansson. Yo les contesté que si hubiera que buscar un modelo en ese ámbito, yo, como autor, había pensado más en una joven Jane Fonda.

– ¿De qué dependerá que tenga continuación?

– En cuanto a la novela, he querido escribir un relato de aventuras dentro del género de ciencia ficción pura: Todas las referencias científicas o técnicas se enmarcan dentro de la física estándar y la mecánica cuántica, y los modelos futuristas, como por ejemplo los viajes hiperespaciales, al menos han sido teorizados con argumentos sólidos por científicos o escritores especialistas. En términos coloquiales: Con gravedad las cosas en la novela caen y en su ausencia flotan. Y aunque soy un admirador del género fantástico y en especial de la guerra de las galaxias, en esta novela no hay campos de fuerza místicos. En ese aspecto si nos podríamos mover en un universo más verniano al estilo de las utopías futuristas del genial escritor de Nantes (por ejemplo en el estilo narrativo, las descripciones detalladas o el sentido práctico de los inventos), aunque los lectores de Asimov van a encontrar más similitudes con su universo, del que he tomado prestado, por ejemplo, el modo de viajar, sobre todo de un pequeño relato, En la arena estelar. Y el sistema de estaciones está inspirado en el Horacio Dos de Mendoza.

– ¿Quiénes serían los lectores ideales de ‘Supernovas’?

– La novela está planteada para todos los públicos, aunque los lectores aficionados al género van a poder sacar más regusto a las referencias y homenajes. Estoy muy contento con la acogida de los primeros lectores. A todos les gusta, desde niños a adultos e incluso a los que no están familiarizados con el género, y eso me ha animado mucho.  Las aventuras de Elsa nacen con vocación de serie, al estilo de las antiguas novelas de quiosco, y la segunda parte ya está escrita (a la espera del recorrido de ‘Supernovas’  para su edición, probablemente este año), y en proyecto hay varias más. En la escritura he encontrado mi lugar, ahora ya lo sé, y esto ya no hay quién lo pare. Lucharé como Elsa, aunque el mundo editorial sea una gigantesca e inabarcable selva indómita, al estilo del Universo de la novela.

– ¿Desea añadir algo más que pueda despertar la curiosidad de los lectores por su primera novela?

– La novela surge con el deseo de acercar a grandes y pequeños al género clásico de aventuras y ciencia ficción que hizo disfrutar tanto a los niños y jóvenes de nuestra generación. Es un relato sencillo, fresco y dinámico, que intenta huir de la tendencia actual del género, obras gigantescas, complicadas y de argumentos inabarcables. Me gusta mucho la reseña que hicieron en el blog de una de las librerías: “Con un estilo directo, divertido, asequible cualquier lector, y manteniendo siempre un punto de tensión, “Supernovas” nos narra los viajes espaciales de la piloto de carga Elsa Lyns en un posible futuro donde los humanos han olvidado todo vestigio de la Tierra y se mantienen como un sociedad comercial que sobrevive en el espacio, entre sistemas y planetas, entre rutas comerciales y estaciones espaciales. Es de lectura muy amena y fresca, y recoge gran parte del bagaje de la ciencia ficción clásica del siglo XX, tal y como nos cuenta su autor, y deja entrever en cada página guiños a grandes autores del género como C.Clarke y Asimov, así como cierto regusto a Space Opera soñadora, de las que hacía mucho que no veíamos.” (othersidecomics.wordpress.com)

– Visitar blog de la novela RUTAS ESPACIALES

 

 

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *