‘Todo es Poesía en Granada’ llega a cuatro librerías de la capital en la voz de sus poetas


 

EN LIBRERÍA AGAPEA (C/ Puentezuelas 28)

Miguel Ángel Angulo 
Javier Benítez Láinez 
Nieves Chillón 
Víctor Miguel Gallardo Barragán
Rubén Martín 
Jorge B.Ortiz 
Alfonso Salazar

 

EN LIBRERÍA BABEL (C/ Gran Capitán s/n)

 

Jesús Amaya
Javier Bozalongo
Carmen Canet
Mónica Doña
José Luis Gärtner
Trinidad Gan
Ioanna Gruia

 

 
 

EN LIBRERÍA NUEVA GALA (C/ Almona de San Juan de Dios 15)

 

Emilio Ballesteros
Juan José Castro
Juan Carlos Friebe
Pablo Cecilio Morales
Juan Peregrina
Antonio Praena
Fernando Soriano

 

 

 

EN LIBRERÍA PICASSO ( C/ Obispo Hurtado 5)

Miguel Ángel Barrera Maturana
Erika Martínez
Josefina Martos
Ángeles Mora
José Carlos Rosales
Custodio Tejada
José Ganivet Zarcos

 

todo-es-poesia-en-granada-1

(Pulsar sobre la imagen para agrandar)

Aprovechamos para incluir a continuación los textos leídos el día de la presentación en la Bibliioteca de Andalucía, por parte del antólogo, José Martín de Vayas y los editores, Mariana Lozano y Víctor Miguel Gallardo Barragán:

 

Texto de José Martín de Vayas

Juan Mata y José Martín de Vayas/A.A.Buenas tardes.

Ante todo agradecerles su compañía en esta presentación oficial de la antología Todo es poesía en Granada.

Siguiendo con los agradecimientos, como no podría ser de otra manera, dar las gracias a Mariana y Víctor (o sea, a la Editorial Esdrújula) por haber depositado su confianza en mi como antólogo.

Y por último, pero no menos importante, mi enorme agradecimiento a todos los autores que han atendido a mi ofrecimiento para colaborar en este proyecto.

¿Por qué yo, que siempre he pensado que mis opiniones o gustos personales en materia de creación artística (primero como librero y después como representante del Centro Andaluz de las Letras) no tenían por qué tener ninguna trascendencia ante los posibles lectores, a los que siempre he creído que hay que considerar “adultos” y con derecho a conformar su propio juicio estético, acepté esta propuesta?

Precisamente porque tanto la Editorial Esdrújula como yo mismo pensamos que el posible interés de esta antología y su particular peculiaridad, consistiría justamente en no ser reflejo de una determinada escuela creativa, grupo de edad o cualquier otra consideración, que no fuera unos límites temporales (lo que va de siglo XXI) y un marco territorial (poetas vinculados a Granada).

Sólo mi posible falta de memoria o desconocimiento, han podido influir en el hecho de que pudiera faltar algún poeta que cumpliera estos requisitos. Mis disculpas anticipadas si así hubiese sido.

Como bien ha dicho Juan Mata, con el que, una vez más, y ya son tantas! he adquirido una nueva deuda de amistad por la magnífica introducción que ha realizado para esta antología: cito “uno de cuyos méritos inmediatos es ofrecer una instantánea de la poesía que se escribía en Granada a principios del siglo XXI, en unos años en que se estaba produciendo una de las más grandes transformaciones sociales, económicas y tecnológicas en la historia de la humanidad. Posee, pues, el valor de un testimonio histórico”.

Este y no otro ha sido el objetivo que yo personalmente, no se si ilusamente, he perseguido. Si lo he conseguido o no, el tiempo y los lectores lo dirán.

Muchas gracias.

   

 

Texto Mariana Lozano

Buenas tardes a todos. Siempre es de obligado cumplimiento empezar un acto dando las gracias a todos aquellos que han hecho posible el proyecto, hoy me vais a disculpar porque la lista es más larga de lo habitual debido a lo insólito de la publicación. 150 son los poetas antologados ―tranquilos, que no voy a leer la lista completa, ya que no quiero ser soporífera, pero sí os animo a que os acerquéis al stand que tiene en la entrada la librería Teorema y comprobéis que están ahí todos, o casi todos, vuestros poetas granadinos favoritos―. Pues bien, a los 150 les quiero dar las gracias ―os quiero dar las gracias, que muchos estáis hoy presentes― en mi nombre y en el de mi compañero Víctor Miguel Gallardo, por la calurosa acogida que ha tenido entre vosotros la antología. Esdrújula Ediciones nació hace tan solo 6 meses y está aún en pañales, muchos de vosotros ni siquiera sabíais de nuestra existencia antes de ser invitados a la antología y, a pesar de eso, os ofrecisteis sin dudarlo a participar. 

Víctor Miguel Gallardo y Mariana Lozano el día de la presentación/A.A.Quiero resaltar aquí que cuando los poetas recibieron la invitación de mano del antólogo José Martín de Vayas, no conocían el nombre del resto de los intervinientes, ni cuántos serían, ni tampoco el nombre que tendría la obra: Todo es poesía en Granada. Solo se les indicó que la idea consistía en incluir un poema representativo de cada uno de los autores, de su elección, y a ser posible (aunque no era condición sine qua non) que tuviera, temáticamente, alguna relación con nuestra ciudad. A pesar de la poca información con la que contaban, todos respondieron afirmativamente «casi» de inmediato. Además, han sido tan generosos que una parte considerable de los poemas (prácticamente la mitad) son inéditos. De corazón, gracias a todos.

Pepe, nuestro querido compañero de fatigas, gracias, porque ya el libro es más tuyo que nuestro. En un principio, cuando decidimos sacar adelante la antología, decidir quién se encargaría de coordinarlo fue nuestra mayor preocupación; no queríamos que fuera un poeta para que la inclusión no fuera partidista. Contar con el apoyo de José Martín de Vayas es el mayor acierto del proyecto: ha sido imparcial y riguroso, y como es un personaje muy querido en nuestra ciudad, los poetas han accedido gustosamente a participar. Sin su esfuerzo y tenacidad no habría sido posible tener hoy el libro entre las manos.

Juan Mata, otro de los aciertos de Martín de Vayas fue proponerte que prologaras la obra. Se trataba de un tema peliagudo, pues hay corrientes poéticas enfrentadas en la ciudad y pronunciarse sobre el panorama de la poesía en Granada sin herir sensibilidades es prácticamente imposible. Desde nuestro punto de vista tu intervención ha sido magistral y recoge lo que cualquiera de nosotros tres hubiéramos querido escribir como introducción, pero además con un estilo impecable. Muchísimas gracias, Juan.

Julia Santa Olalla, Alfonso Perroraro, gracias a ambos por el trabajo de ilustración y diseño, del que estamos especialmente orgullosos. Por cierto, muchos habéis comentado que la fotografía de la cubierta era preciosa, pero debo subrayar que se trata de una ilustración de la pintora granadina Julia Santa Olalla, aunque por la calidad del trabajo bien parezca una instantánea de Puerta Real, punto cero y corazón de esta ciudad. No queríamos la típica postal de la Alhambra como imagen del libro y decidimos que el hotel Victoria y la esquina del mítico Café Suizo, lugar de encuentro de poetas y estudiantes enamorados, era la estampa perfecta para este volumen.

Carmen Martínez, Juan Gabriel Lama, Juan José Téllez y resto de compañeros del Centro Andaluz de las Letras; Javier Álvarez, Mª Ángeles Chacón, Ana Fernández Garrido y todo el equipo de la Biblioteca de Andalucía, gracias por acogernos una vez más en vuestra casa, en nuestra casa.

todo-es-poesia-en-granada-2Andrés Iglesias y compañeros de Azeta Distribuciones, gracias por la ilusión y el empeño de que el libro llegara «casi» a todas las librerías de la ciudad a la vez. 

Pablo Rodríguez, Antonio Arenas, Miguel Martín Romero, gracias por el cariño con el que Ideal de Granada ha acogido el proyecto.
Y a vosotros, lectores ávidos de poesía, gracias por interesaros por el libro desde su gestación, por inundar nuestra web de visitas, por reservar ejemplares semanas antes en vuestras librerías favoritas y, en definitiva, por darle sentido a estos cuatro meses de trabajo sin descanso. 

Como veis, si todo libro conlleva un trabajo en equipo, la publicación de Todo es poesía en Granada más bien parece el esfuerzo no de una plantilla de un equipo de fútbol, sino de una liga entera.

Tal y como he comentado hoy en prensa, para bien o para mal no todo es poesía en la ciudad. Las colas del paro no son poéticas, ni el número de desahucios, ni la lamentable situación de muchos distritos de la ciudad… Pero, a pesar de las miserias, en Granada florece la poesía a diario. 

Granada es una ciudad profusa en creaciones literarias y, especialmente, poéticas. Echábamos en falta una obra que recogiera tanto las nuevas tendencias como las corrientes más clasicistas. Nuestra pretensión al ofrecer al lector esta antología —una iniciativa privada que no ha contado con ningún tipo de subvención ni ayuda institucional, tal como fue siempre nuestro deseo— es mostrar a grandes rasgos, y de forma tan escueta como supone ofrecer un solo texto por autor, la poesía escrita en o sobre Granada en los últimos quince años por granadinos o foráneos vinculados a la ciudad. 

Pese a nuestra pretensión de ser exhaustivos, plurales y objetivos, es probable que también hayamos sido algo injustos al obviar, por desconocimiento, a otros creadores que no se mueven en los círculos poéticos tradicionales o que han optado por otras formas de comunicación más allá de la publicación en revistas especializadas y colecciones de poesía al uso. Granada no es una ciudad de solo ciento cincuenta poetas, y tampoco pretendíamos alcanzar un número concreto cuando empezamos el proyecto. Simplemente la lista fue creciendo y llegó un momento en el que había que mandar el libro a imprenta; si siguiéramos hoy por hoy con el proceso de producción, la lista hubiera aumentado. 

Disculpad, pues, las ausencias, y os doy las gracias por la complicidad, pues habéis conseguido que hoy todo sea poesía en Granada. Gracias.

 

 

 

 

Texto de Víctor

Mi musa está angustiada ante la adversidad, pues Dios dictó una sentencia que se ha cumplido.
Ahora ella contempla a un ciego, que solo camina por la tierra a tientas con su báculo;
y llora dolorida; y pronuncia palabras con voz ferviente, que llegan a lo más hondo de mi ser.
Mi corazón se desgarra cuando ella me dice: ¡Entre todas las desgracias no hay una mayor que la ceguera!
Cuando la ceguera sobreviene a un hombre que antes vio, queda —aunque vivo— como un muerto sepultado

 

Lo que acabo de leer es un extracto de un poema escrito hace casi mil doscientos años por Abul-Majsi, nacido a finales del siglo octavo en lo que hoy es El Jau, en Santa Fe. Muy conocido en su época, más por su mal genio que por sus letras, lo que tal vez es indicativo de que la malafollá no es prerrogativa de la Granada cristiana, Abul-Majsi es el primer poeta granadino del que se tiene constancia.

Durante estos doce siglos que median entre este poeta y el ahora, la poesía ha sido cultivada en nuestra provincia con mayor o menor fortuna. En la Granada musulmana nos encontramos con autores como Ben al-Haddad, Abentofail, Ben al-Jatib o Ben Zumruk, entre otros muchos, así como también con alguna poetisa como Hafsa ben al-Hafás o la alpujarreña Muhya ben Adbar-Razzaq. Tras la conquista cristiana la nómina de poetas cuyas obras nos han llegado se incrementa, por razones obvias, aunque muchos de ellos solo nos suenen gracias al callejero: son los Diego Hurtado de Mendoza, Soto de Rojas, Henríquez de Jorquera, Martín de Angulo y Pulgar, Martínez de la Rosa, Enriqueta Lozano, Rogelia León, Ruiz de Almodóvar, etc. Con el siglo XX llega la explosión definitiva, en términos cuantitativos, tanto por los nombres inmortales que todos tenemos en nuestra memoria, como son los de García Lorca, Elena Martín Vivaldi o Luis Rosales como por muchos otros que les acompañaron o les siguieron.

La sala Val de Omar al completo/A.A.La obra de ciento cincuenta de esos poetas está hoy recogida en esta antología. Decir aquello tan manido de “no están todos los que son” podría entenderse como una manera de justificar las ausencias. Que las hay, por supuesto, ya haya sido por desconocimiento nuestro, por olvido, o por negativa del autor en cuestión, que de todo ha habido. De todas formas, dichas negativas suponen un porcentaje minúsculo sobre el total de poetas contactados. He hecho la cuenta: suponen el 3´23%. Si estuviéramos en Cataluña ese 3% podría ser una cuestión crucial, pero para lo que nos ocupa, que es la poesía hecha en Granada, es una cifra poco significativa.

No todos los poemas contenidos en esta antología están escritos por granadinos. Muchos de los antologados, pese a su vinculación evidente con nuestra ciudad y nuestra provincia, nacieron fuera de las fronteras trazadas por el motrileño Javier de Burgos. Algunos incluso nacieron fuera de la piel de toro, más concretamente en Italia, Rumanía, Grecia, México, Cuba, Perú, Argentina y Marruecos, por lo que, sin pretenderlo, hemos conseguido que estén presentes en la antología tres continentes.

Por otra parte, no todos los poemas versan sobre nuestra ciudad. Algunos hablan de lugares distintos de nuestra provincia, y otros, por su parte no hablan de ningún lugar concreto. No era nuestra pretensión conformar una antología temática sobre Granada, ya que esto habría limitado muchísimo el compendio por el simple hecho de que muchos de los poetas incluidos no escriben sobre eso que a mí me gusta denominar como “poética del territorio”, habitualmente una poesía de corte amoroso hacia un lugar concreto aunque, a veces, ese amor se torne en odio y solivianto. Nuestra intención era la de ofrecer al público lector un pequeño adelanto de la obra lírica de cada uno de los poetas que sirviera de carta de presentación, sin más etiquetas ni adscripciones ideológicas que su nombre y sus apellidos, y que él, el lector, soberano y dueño de sus gustos, tuviera así la oportunidad de elegir sus afinidades y continuar la lectura de sus favoritos a través de otros libros. 

Juan Mata dedica un ejemplar/A.A. Se me hace muy difícil imaginar que un lector de poesía, aunque sea casual, y máxime si es un habitual del género, no pueda encontrar al menos una docena de autores en este libro que le ofrezcan lo que busca. Y esto poco o nada tiene que ver con edades o escuelas poéticas.

Así, en Todo es poesía en Granada cohabitan poetas de las más diversas tendencias. Entre el de más edad, Julio Alfredo Egea, y el más joven, Pablo Cecilio Morales Puertollano, hay nada menos que 68 años de diferencia. Muchos nos han entregado poemas hechos para la ocasión; otros, textos inéditos de poemarios que aún están buscando acomodo en editoriales. Una parte significativa ha optado por elegir poemas que han aparecido en sus últimos trabajos publicados, dándole preponderancia a su obra novísima, mientras que otros, también numerosos, han optado por el camino inverso: el de recuperar letras que ya vieron la luz hace tiempo y de las que se sienten especialmente orgullosos.

Cualquiera de estas opciones es válida para acercarse a la obra de estos autores.

Tomar como margen temporal el de los últimos quince años fue una decisión dura, ya que dejábamos fuera a muchos poetas cuya obra admiramos, pero necesaria para no convertir la labor del antólogo, ya de por sí ardua, en imposible. Como ya he dicho con otras palabras, buscábamos la captura casi fotográfica de la poética granadina del siglo XXI, y solo nos hemos permitido una excepción, la de la inclusión de Javier Egea, poeta cuya obra, como ya sabrán la mayoría, estamos recuperando digitalmente en Esdrújula. Él falleció en 1999, y a él y al resto de los ya desaparecidos está dedicada esta obra. Estoy hablando de José Heredia Maya, Juan Jesús León, Vicente Sabido, Manuel Urbano, Gregorio Morales y Fidel Villar Ribot. Ellos ya no están pero, parafraseando a Alan Moore, su poesía prevalece.

Algunos de los poetas antologados que asistieron a la presentación/A.A. Nuestra intención, al fundar Esdrújula Ediciones hace unos meses, aunque como muchos de los aquí presentes sabéis entre Mariana y yo sumamos ya tres lustros de trabajo editorial, era la de conseguir ser, a la vez, una editorial comercial y una literaria. Para nosotros es muy importante no perder la perspectiva de que la literatura no es solo una moneda de cambio, un producto más. La poesía, por suerte, y espero que se entienda lo que voy a decir y no se malinterprete, es una de las menos comerciales de todas las literaturas, lo cual ha posibilitado que sea la menos prostituida. Lo cual no quiere decir, claro está, que no exista cierta poesía ramera. Queremos seguir publicando poesía porque sin ella nuestro proyecto editorial estaría cojo; para más inri, cojo de la pierna de apoyo, la que da impulso. En los próximos meses seguiremos editando buena poesía, tal es el caso de los nuevos poemarios de Paco Ortega Alba, Yago Mellado o Alejandro Ruiz Morillas, entre otros muchos que iremos anunciando a su debido tiempo y entre los cuales se encuentran autores (y autoras) consagrados de ambos lados del Océano hispanohablante. Porque no podemos limitarnos a la edición de poetas en ciernes, sean cuales sean sus edades, sino que también queremos volver la vista a aquellos que, con ya mucha Literatura a sus espaldas, aún tienen Poesía que ofrecer a los nuevos lectores. Dentro de esta línea, os invito a asistir, en este mismo edificio y dentro de dos días, a la presentación de la trilogía poética póstuma que editamos en honor a Fidel Villar Ribot, al que muchos conocisteis. También, al igual que hoy, tendremos el próximo jueves un doble programa: primero, una presentación formal en la que intervendrán Mariana, Pepe Gutiérrez y Eduardo Castro, y después una velada en la que leerán los poemas de Fidel autores y amigos de Fidel como Juan de Loxa, Ramón Repiso, Mónica Doña, José Rienda, María José Sierra, Charo Ruiz Castro, Juana Olmedo, Paqui López y Alfonso Alcalá.

Pero hablemos del ahora: tras esta presentación os invito a todos a acudir a La Tertulia, que como ya sabéis ha sido uno de los templos, ahora mismo uno de los más longevos, de la lírica de nuestra ciudad. Allí habrá una lectura poética, presentada por Horacio Rébora y Ramón Repiso, en la que van a participar unos 70 autores, otro hito que ayuda a que este día sea una jornada de celebración de las Letras, con mayúscula, nacidas en nuestra ciudad.

El mérito no es nuestro, desde luego, sino de ellos, de los poetas.

Lo dicho: La Poesía prevalece. Muchas gracias.

'Todo es Poesía en Granada', un libro que hará historia en Granada/A.A.

 

 INFORMACIÓN RELACIONADA:

Mariana Lozano, editora: «A pesar de las miserias, en Granada florece la poesía a diario»

 

 

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *