Juanfran Molina presenta ‘Confesionario’, su primer libro de poemas, en la escuela de música Gabba Hey

Juanfran MolinaAunque Juanfran reconoce su predilección por el relato corto, aclara que «entre unas cosas y otras te van surgiendo ideas y sensaciones que requieren otro tratamiento, que te acompañan siempre pero no sabes que traje ponerle. Al final te das cuenta de que lo que te piden es la expresión directa de los versos». Por eso añade que la poesía la ha ido intercalando con el tiempo, no es que haya habido un periodo en el que se haya dedicado a escribir exclusivamente poemas. «Lo que pasa es que ha llegado el momento en el que ya tenía suficiente material y decidí intentar publicarlo» para lo que recurrió a esta nueva editorial granadina pues conocía con anterioridad a Eugenio y éste ya haba leído sus que poemas inicialmente iban a formar parte de otro proyecto que no prosperó por lo que le animó a publicarlos.

Eugenio NavarroCuando le consultamos acerca de si no hay demasiados y escritores en Granada argumenta que «en relación con la cultura nunca es demasiado. Además, Granada es un sitio muy especial y no sé porqué hay tan buenos poetas y compositores de rock, quizás porque sea un sitio que invita a esto, tal vez por estar un poco alejado de la maraña que nos rodea de tradiciones y tópicos o porque es muy cosmopolita gracias a su universidad lo que se junta con el propio atractivo de la ciudad con gran presencia de poetas, de músicos, de gente que se dedica a la cultura y que se retroalimentan e indirectamente influye en los demás».

Respecto al título de su obra aclara que parte de una fantasía que ha tenido desde que era pequeño. «Cada vez que he visto los confesionarios me los imaginaba de una forma distinta a cómo lo han sido históricamente para los católicos. Siempre veía un sitio en el que hablabas con alguien y fantaseaba con que tu le contabas una historia en lugar de pedir perdón por los pecados. Por eso digo al principio del libro que son «un buen lugar para mentir». Libro de 72 páginas, 44 poemas y 4 haikus pues le atrae mucho el formato del esta composición japonesa que considera un reto y de los que en realidad compuso una treintena de los que seleccionó los cuatro del libro, al igual que para el poemario los poemas iniciales ascendían a más de setenta que fueron seleccionados «tras un periodo de maceración que me permitiera verlos con cierta seriedad y distancia. Necesitaba que me transmitieran algo y mantuvieran su capacidad de sugerencia».

En referencia a las temática señalar que está la condición humana, las relaciones interpersonales, los momentos de confusión en los que vivimos o la alienación. «Los poemas de ‘Confesionario’ son hijos de su tiempo, de estos años de crisis, como se puede ver en ‘Gatos’, ‘La mañana que el poder nos dejó destrozar’, o ‘Lunes’,…«en los demás la temática es variada pero tienen ese denominador común». Cuando le pedimos que elija uno para leerlo se decanta por ‘Y la noche voló’, un poema que considera muy especial que inicialmente tenía otro formato, fue el último incluido antes de enviar el libro al editor y al que cambió el título, suprimió varias estrofa y que ha tenido mucha aceptación entre los primeros lectores. Quienes deseen acercarse a su producción literaria e inquietudes puede acceder a su blog psicocamaleones.blogspot.com donde publica colaboraciones, entrevistas, reseñas, poemas y relatos.  

 

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA TELEFÓNICA:

juanfran-molina-confesionario-invitación
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *