«Cuanto menos sepas de la Institución Libre de Enseñanza, mejor para ti»

 

Nos lo contaba, José María Ruiz, coordinador y coautor del libro ‘Huellas de la Institución Libre de Enseñanza en Granada (EUG). Atrás queda un año de esfuerzo y arduo trabajo pero cuyo producto ha merecido la pena. Para muchos ha sido el primer proyecto de publicación en que han participado y que surgió en el seno del Aula Permanente de Formación Abierta (APFA) en un encuentro informal con su directora, Mª Carmen García Garnica, donde se plantea que, con motivo del 25º aniversario del Aula, se inicie una línea de investigación. Por eso su coordinador lo tiene claro «si este libro ha visto la luz es porque desde el primer momento hubo una receptividad, una sensibilidad e implicación total de la directora del APFA y de la rectora, Pilar Aranda». También ha contado con valiosas colaboraciones como la del profesor de Didáctica de la Lengua y la Literatura y prologuista del libro, Juan Mata y la coordinadora del Taller de Arte del APFA, Elizaberta López, que ha hecho posible una galería de imágenes de los personajes estudiados o vinculados a la Institución Libre de Enseñanza. Por ahora tienen cerradas dos presentaciones, la primera, el martes, 28 de mayo en el Complejo Administrativo Triunfo de la UGR, en el marco del IV Encuentro de la UGR Solidaria con Asociaciones de Voluntariado Granadino (Complejo Triunfo, 12.45h); la segunda en la Casa Museo de Federico García Lorca en Fuente Vaqueros, el 6 de junio, a las 20 horas.

 

Pilar Aranda destaca en sus palabras de la presentación que este texto es «resultado del compromiso, de la ilusión y de la inquietud intelectual de un grupo de estudiantes veteranos del APFA de la Universidad de Granada», constituido como Grupo de Investigación con el machadiano nombre de ‘Por una senda clara’ que se han propuesto recordar el valor que en Granada tuvo la Institución Libre de Enseñanza (ILE) y que para la ILE tuvo Granada. Para ello se reunieron antes del verano con el coordinador Herminia Fornieles, Mª Carmen García Jiménez, Rosalía García, Paula Martínez Berrocal, Josefina Sánchez, Antonio Sánchez, Mª Dolores Villar, Manuel Zafra y Diego García Vergara quien además de haber realizado las semblanzas de Luisa Pueo y Agustín Escribano, ha sido el responsable del diseño y maquetación del libro. El objetivo no era otro que repartir los posibles capítulos de la obra que finalmente ha quedado estructurada en tres partes. Una primera a modo de introducción en la que se presenta la ILE como proyecto pedagógico y sus organismos de base institucionista (Museo Pedagógico Nacional, Colonias Escolares, Residencia de Estudiantes, Residencia de Señoritas de Madrid, Misiones Pedagógicas,…), así como su influjo social, educativo y cultural. En la segunda parte, se describe la ILE y su implantación en Granada a través de la Sociedad Económica del País, la figura d Fernando de los Ríos, el Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, la Escuela de Estudios Árabes, la Normal de Granada o las Misiones Pedagógicas en las Alpujarras. En la tercera parte se ofrece la galería de personajes granadinos vinculados a la ILE, concretamente Bertha Wilhelmi, Américo Castro, Manuel Gómez-Moreno, José Fernández Montesinos, Federico García Lorca, Leopoldo Alas Balbás, José Val del Omar, Hermenegildo Lanz, Luisa Pueo y Agustín Escribano, Gloria Giner de los Ríos, María Lejárraja, Joaquina Eguarás, Eudoxia Píriz, Milagro Almenara y las maestras Francisca Casares y Francisca Vera.

José María Ruiz (coord), Elizaberta López (Prof. de Arte), Paula Martínez, Rosalía García y Mª Carmen García Jiménez ::A. ARENAS

Precisamente de esta última fue alumna Herminia Fornieles que nos cuenta que su maestra a pesar de su aspecto severo era mujer «de trato cálido» conocida por todos como doña Paquita. Herminia Fornieles explica que José María Ruiz contactó con ella en su calidad de alumna de esta maestra. «Me hizo mucha ilusión hacer este trabajo porque era echar una mirada a mi infancia y primera juventud y de toda la gente que por entonces estábamos en la escuela de los Hotelitos de Belén. Fue una experiencia rica pues no tenía nada que ver con la escuela de aquel momento. Con el tiempo he aprendido el gran esfuerzo que hicieron mi padre y mi maestra porque auqnue era una mujer de aspecto severo pero tenía un trato cálido y transmitía cariño. Aprendimos muchas cosas de las que luego la vida nos ha demostrado que tenía mucho valor. Era una escuela unitaria y mixta de unos 30 alumnos, lo cual en una ciudad era raro, donde nos preparaban para examinarnos para el instituto. Algunas clases nos la daba doña Paquita, a la que siempre recuerdo haciendo punto; otras su marido, don Antonio y otras su hija Elisa Pérez Vera».

Retrato de José Val de Omar y Elisa Vera para el libro y exposición ‘La huella de la ILE en Granada’ (EUG) realizado por Francisco Martos  y Mª Sol Vigor, respectivamente :: A. ARENAS

Por su parte Mª Carmen García Jiménez explica que ha realizado una aportación doble, ha realizado una aportación doble. Por un lado, la semblanza sobre José de Val del Omar, y por otro un resumen de lo que pudo ser la educación de la mujer en la ILE. Del primero lo eligió porque uno de sus hijos había visto una exposición sobre él en el Reina Sofía y le comentó que era granadino cosa que ella desconocía. «Ha sido toda una sorpresa leer lo que puedo ser para el cine español que desde muy pequeño le gustaba inventar. Para mi fue como un Leonardo Da Vinci granadino en el mundo audiovisual desértico del franquismo. Decía que la escuela le aburría y, sin embargo, se sentía muy atraído por el mundo de las mariposas. Con 17 años se marcha a Paris de donde vuelve con un montón de ideas. Participa en las Misiones Pedagógicas lo que hacía que fuera presentado por Luis Cernuda como “un artista de la cámara” con la que proyectaba documentales al tiempo que aprovechaba para hacer las fotografías de esta actividad por los pueblos. Como pedagogo

inventó aparatos para complementar el libro de texto. Creo que es una persona por descubrir. Presenta a título personal su película ‘Aguaespejo granadino’ en el Festival de Cannes donde fue recibida como una maravilla no solo por su mensaje sino también por cómo está hecha. No se le premia proque la película no fue presentada oficialmente por España».

En cuanto a su segunda temática indica que en el último tercio del siglo XIX la mujer no tenía derecho a la educación, salvo las chicas bien que recibían una “culturilla” para ser buenas esposas y madres. En ese contexto la ILE proclama que la mujer tiene igual que el hombre derecho a la educación como el hombre en toos los niveles incluido el universitario. Otra aportación fue la reivindicación de la educación mixta puesto que juntos nacemos, vivimos en todos los órdenes de la vida. En Granada la residencia de señoritas estaba en la Calle Alhamar en el espacio que hoy ocupa un hotel. «En mi época de estudiante pregunté qué era la ILE y expresamente se me dijo que cuanto menos sepas de la Institución Libre de Enseñanza mejor para ti».

Retrato de Eudoxia Píriz realizado por Manuela Melgrejo y el de Fernando de los Ríos  realizado por Mª Isabel Carmona :: A. ARENAS

Retratos, ecofeminismo y portento de la filología española

Con Elizaberta López contactaron en su calidad de coordinadora de la asignatura ‘Arte y creatividad’ del APFA de la UGR, ya que este año se incluía en su programa el retrato por encargo. Con anterioridad había colaborado en otro proyecto-homenaje a Poesía 70. Cuando José María volvió a contar con ella le dijo que sí y a partir de ahí construyeron el plan de trabajo donde precisamente se incluía el retrato por encargo por lo que este nuevo proyecto le venía «como caído del cielo. La inmensa mayoría de estudiantes mayores a los que se les comentó dijeron que si y han venido trabajando en los personajes propuestos por el grupo de investigación. Ha sido un trabajo maravilloso de sinergias entre ambos grupos que ha contado con un par de bisagras siendo una Paula Martínez y otra Josefina Sánchez pues han elaborado en la redacción de texto y de alguno de los retratos. Lo bonito ha sido el proceso y la labor de las profesoras Cristina de Pinedo y Gertrudis Román que ha diseñado igualmente la portada del libro en la que se puede ver desde una especie de ventanal un pavimento por el que podemos transitar».

Por su parte Paula Martínez comenta que ha trabajo la biografía y retrato de Gloria Giner de los Ríos de la que resalta que le gustaba llevar a sus alumnos para conocer la naturaleza. Fue en una época en la que las mujeres eran ignoradas y en este caso Gloria estaba rodeada de hombres de renombre como su tío Francisco Giner de los Ríos, su padre Hermenegildo o su marido Fernando de los Ríos. También tuvo mucha relación con Federico García Lorca. Añade que «yo la considero precursora del ecofeminismo y de la educación ambiental. A pesar de todo es una desconocida por lo que este libro debería ser de obligado estudio para las futuros maestros y maestras».

Igualmente Rosalía García explica que ha realizado la semblanza de Bertha Wilhelmi, de origen alemán que llega a Granada con 12 años. Había recibido una educación liberal inspirada en el krausismo alemán, lo que hizo que fuera una mujer muy adelantada a su tiempo. Puso en marcha un hospital en la Sierra de la Alfaguara. Tuvo amistad con Francisco y Fernando de los Ríos, y solía participaren tertulias políticas y en un Congreso Pedagógico Hispano-Portugués-Americano celebrado en Madrid donde presentó la ponencia “La actitud de la mujer para todas las profesiones” que fue publicada en el BILE en 1893.

Los autores de este proyecto se plantean su continuidad  ::A. ARENAS

Por su parte José María como coordinador explica que el nombre del grupo se debe a unos versos de Machado: “se nos fue el maestro por una senda clara” y que ellos quieren seguir esos pasos. También que fue antes de las vacaciones del pasado verano cuando se llevó a cabo el reparto de los apartados, reservándose la parte general para Manolo Zafra por su condición de historiador y José María, auqnue una enfermedad del primero ha hecho que esa parte la haya realizado finalmente en solitario. Del equipo señala que casi todos proceden del mundo de la enseñanza y que han bastado un par de reuniones de coordinación. Él ha hecho también cinco biografías de las que no han querido los demás: Américo Castro, historiador y filólogo que llega con 5 años a Huétor Tájar procedente de Brasil donde habían emigrado sus padres de origen granadino. Estudia en Granada y luego se marcha a Madrid, viaja por Europa llegando a convertirse en un portento de la historiografía y filología española.

También ha hecho la de José Fernández Montesinos no tiene ni un solo recuerdo de Granada, ciudad que tiene una deuda con él. Hermano mayor de Manuel, quien fuera alcalde de granada y cuñado de Lorca que fue fusilado. Estudia junto a Lorca al que le lleva un año y con el tiempo va a ser el mejor filólogo que hemos tenido. La guerra civil le coge en Hamburgo (Alemania) y cuando se entera que han fusilado a su hermano y a su mejor amigo, Lorca decide no volver nunca más a España. Se queda en Poittier donde pasa penurias, incluso hambre física, aunque sería nombrado doctor honoris causa de esta Universidad. Luego se va a Berkeley (EE.UU) donde también le nombrarán doctor honoráis causa. «Tiene un trabajo sobre la literatura española que hay que conocer. Granada debe hacerle el reconocimiento que se merece», insiste.

También he hecho el trabajo de García Loca vinculado a la ILE como residente, de lo cual se cumple este año un siglo, que llegó el 1 de octubre de 1919, donde permanecerá hasta el año 1928. Por eso este año se está celebrando en la Residencia el año Lorca. Luego será conferenciante y junto con Eduardo Ugarte asumirá la dirección de las Misiones Pedagógicas con todo lo que ello supone el trabajo con la compañía La Barraca. Así mismo ha realizado dos biografías de dos mujeres desconocidas: Eudoxia Píriz, la primera licenciada en Medicina en Andalucía, que hizo ginecología y tuvo de profesor a Alejandro Otero, que más tarde sería compañero en el Hospital de la Salud que lo tenía a medias con Víctor Escribano que eran de ideologías opuestas. Por su amistad con Alejandro Otero sería inhabilitada de por vida para ejercer la medicina. La otra ha sido la de Milagro Almenara , farmacéutica de las primeras licenciadas en Farmacia, también sola en su curso de hombres, premio fin de carrera, que puso una Farmacia en la Herradura y otra junto a la iglesia san Justo y Pastor, y que tuvo peor suerte que Eudoxia pues se la llevaron a la cárcel de mujeres y de allí a los pozos del Barranco de Víznar donde la fusilan. Su vinculación con la ILE fue muy sutil pero sí a la Juventud Universitaria femenina, ambas eran amigas también de Fernando de los Ríos.

Antes de terminar añade que se han dejado tantas cosas fuera que es muy posible que se nos vean obligados a hacer una segunda parte para rescatar otros personajes que están en el olvido. Elizaberta

añade que de Milagro Almenara no hay ninguna imagen, y que para otros retratos se han utilizado fotos muy pequeñas y de escasa resolución. Mari Carmen Jiménez destaca el trabajo de Margarita de la Puente con el retrato de Francisco Giner de los Ríos, «de esa persona de la que estamos bebiendo esa ideología», que se mostraba contentísima y todas las noches antes de acostarse hablaba con él y que ha mostrado su disposición a donarlo. Reconocen que ha sido una experiencia muy reconfortante y animan a que se conozca a estos personajes con una calidad y valores que no deben caer en el olvido. El libro cuyo principal objetivo ha sido demostrar que la historia de España, la historia de la Educación y de la Cultura española no se puede entender sin la ILE, se puede conseguir a través del Aula de Mayores por un precio de 15 euros.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *