Rafael Bailón Ruiz: «Marcadas desde el nacimiento»

Quiero aprovechar esta sección para tratar un tema que debiera invitar a la reflexión. En muchos países, ser mujer supone sortear obstáculos toda la vida. No en vano, en Egipto el 92% de las egipcias casadas sufrieron la mutilación genital (con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años).  Hablamos de prácticas que resultan indignantes en los tiempos que corren. 

Vergonzoso es saber que en algunos territorios de este caprichoso orbe, ser mujer no vale nada. Es triste, pero muy cierto.

La inclusión en la sociedad, el sentido de seguridad y el acceso a la justicia son áreas o aspectos que no se cumplen en algunos países (cuando se habla de las mujeres).

¿Realmente no interesa la situación de estas mujeres?

¿Qué hacen los países ricos para acabar con estas lacras?

En los países árabes, la Sharía (ley islámica) confiere a la mujer un tratamiento distinto si establecemos una comparativa con el varón.

Así, el espacio privado de la casa y el cuidado del hogar son tareas o ámbitos exclusivos de las mujeres (en el siglo XIX se hablaba de “ángel del hogar” al referirse al colectivo femenino, en España).

¿Por qué se considera a la mujer como “ciudadana de segunda clase” en muchos lugares?

¿Por qué no se les reconocen los derechos, privilegios y seguridad que toda persona debiera tener?

¿Sabías que en Arabia Saudita la mujer no puede conducir automóviles?

Nacer mujer es enfrentarse a distintas batallas en aquellos países. En Afganistán las niñas son desplazadas desde su nacimiento (no pueden tomar decisiones y la violencia es una constante en los hogares afganos).

¿Sabías que hay madres que cortan el pelo a sus hijas e incluso les enseñan conductas o pautas de actuación propias de varones en el país afgano?

Esta práctica está cada vez más extendida, hasta el punto de ponerles incluso nombres de chico, para proporcionarles una infancia normal, así como evitar un trato denigrante a sus hijas.

Por último, en territorios de Oriente Medio, el sufragio femenino está restringido o condicionado a las severas leyes existentes (promulgadas por varones).

Queridos lectores, invito al rechazo de cualquier conducta discriminatoria y al apoyo de la mujer en aquellos países en los que nacer con un cromosoma distinto, puede condicionar tu vida.

Que mis deseos no caigan en saco roto.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *