Ramón Burgos: «Visualizar»

Estoy oyendo, muy a menudo y en todo tipo de conversaciones, la utilización del infinitivo del verbo visualizar –según el Diccionario de la RAE (tercera definición) “formar en la mente una imagen visual de un concepto abstracto”–.

Al respecto, os confesaré que lo que ha llamado, de manera especial, mi atención es que el antedicho uso casi siempre va unido a una concreta “locución imperativa”: “¡Hay que…!”.

Parece como si, de una forma u otra –y no sólo en el discurso político, sino también en el de la mayoría de los mortales–, se hubiese acomodado, de manera más o menos definitiva, la necesidad perentoria de llevar la razón por encima de cualquier atisbo de libertad de pensamiento.

Sabéis –tengo para mí– que la no correspondencia exacta con la realidad de lo mantenido por alguien, supone un paso más hacia la tiranía mental. En demasiadas ocasiones se nos está planteando una visión torticera de lo que, incluso, ha sido vivido por nosotros, como intento de carácter malévolo, propio de las dictaduras, para cambiar nuestro conocimiento y nuestras actitudes en beneficio de intenciones de difícil defensa.

Y todo ello, no lo dudéis, tiene un único fin: “prescindir del ordenamiento jurídico para ejercer la autoridad sin limitaciones”, dejando a un lado, aplastando, cualquier otro fundamento propio de las personas.

Por ejemplo: ¿no resulta más fácil, y es más coherente, afrontar con veracidad absoluta los retos del diario discurrir de los vecinos de una ciudad como la nuestra, poniendo, en toda su extensión, la realidad, por muy cruda que esta sea, ante los ojos y las mentes de todos?

Si esto ocurriera, al menos los resultados de la convivencia –y, por ende, de la gobernabilidad– estarían muchos más acordes con las expectativas y deseos de todos aquellos que aspiramos a la solidaridad universal, basada en el pilar de la franqueza cognoscitiva, evitando que, tarde o temprano, caigamos en el desinterés de la abstención –un mal que no quiero para ninguna sociedad–.

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *