Juan Chirveches presenta en el Centro Artístico su libro ‘Oye, patria, mi aflicción’

 

Juan Chirveches fue uno de los pioneros en levantar su voz contra estos desaguisados, así como en reivindicar el uso normalizado de palabras como España o patria, que habían quedado prácticamente proscritas, durante décadas, del uso de los políticos, intelectuales, columnistas, profesores y gentes en general alineadas con lo que se dio en llamar ‘lo políticamente correcto’, es decir, «esa pseudoprogresía que tanto ha contribuido al desarme moral de la sociedad y al aniquilamiento del sentimiento patrio, que es fundamental para la cohesión y buen funcionamiento de cualquier país, nación o Estado, que no son la misma cosa, aunque se hallen indisolublemente imbricadas».   Este almeriense de Cantoria, afincado en Granada presenta en la tarde del sábado, 21 de diciembre, en el Centro Artístico de cuya institución forma parte de la Junta Directiva, su libro ‘Oye, patria, mi aflicción’, en cuyo acto le acompañará su presidenta, Celia Correa y Marijose Muñoz que leerá algunos fragmentos (20:15 h) .
– ¿Por qué ha decidido publicar esta selección de artículos?
– Porque como cualquier escritor, uno tiene la ilusión, que en la mayoría de los casos es puro espejismo, de ser leído por la población. Uno tiene la ilusión de, por medio de la escritura en todas sus ramas, comunicar pensamientos, sensaciones o emociones que puedan suponer a los demás (y es mucho suponer) un goce estético o una vibración emocional cuando se trata de mis libros de poesía. O, en el ámbito del pensamiento, como son los pequeños ensayos que, en formato de artículos, componen este libro, divulgar una serie de reflexiones, a veces expuestas con cierta crudeza, descarnadamente, pero que uno cree humildemente que pueden contribuir a una mejora de la sociedad y a un alivio de las altas tensiones que permanentemente vive nuestro país.

– ¿Qué criterios ha seguido para su selección?
– El criterio ha sido el de agrupar los pequeños ensayos con que en los últimos quince años he venido haciendo pública mi “aflicción” por la permanente zozobra a que tanto en la cuestion territorial como en la de moralidad pública está sometida nuestro país, planteando una crítica frontal al llamado estado autonómico, que considero un error mayúsculo que ha infligido a nuestro país una triple y muy dolorosa herida, ya muy difícil de curar: la herida económica, con un monstruoso despilfarro en asuntos superfluos; la moral, con la mayoría de los más escandalosos casos de corrupción (eres, pujoles, demigueles, gúrteles, lezos, etc.) ligados directamente al modelo autonómico, y por fin una muy dañina herida sentimental, con el adelgazamiento y vaciamiento de la idea de España y del sentimiento de patria, que son elementales y básicas en la cohesión y en la mejora común de la nuestra y de cualquier otra sociedad.

– ¿Cómo está estructurado?
– El libro alude a la descomposición de España debida a las tensiones territoriales pero también a la cantidad de corruptos por metro cuadrado que soportamos. Frente al gigante que representa nuestra patria, maniatado y silenciado, los enanos separatistas y corruptos despedazan nuestro país a ojos vista de todo el mundo… El núcleo principal del libro se centra en ello. Crítica al desastre autonómico, que supone una triple sangría para nuestro país: económica, moral y sentimental. La primera parte, que da titulo al libro, son 19 textos centrados en lo ya dicho en su lugar, más arriba, con algunos centrados también en la cuestión del terrorismo etarra, que el autor denunció públicamente, como tantos otros, pero cuando ello suponía jugársela a pecho descubierto… Y cuando también, precisamente por eso, muchos callaban… La segunda parte del libro, ‘Indignada España’, se compone de catorce textos centrados en el movimiento que se llamó de los Indignados y denuncia los excesos de la tremenda corrupción y de los abusos de los políticos y fuerzas económicas de capitalismo salvaje que azotaron y aún azotan nuestro país las dos primeras décadas del siglo XXI…

– ¿Parece que no está muy de acuerdo con el modelo autonómico?
– Creo que fui uno de los primeros articulistas que puso sobre el tapete, cuando nadie prácticamente hablaba de ello. Para mí, el sistema territorial autonómico es un desastre en el sentido económico, moral y sentimental. Económicamente la España de las autonomías es un verdadero despilfarro. En un estudio muy serio basado en los presupuestos oficiales que hizo una Fundación del partido Unión, Progreso y Democracia explicaba el despilfarro que supone la reiteración de organismos, 17 veces repetidos que solo sirven en realidad para colocar a los amigos y fomentar una red clientelar como hemos visto claramente en Andalucía y en otras regiones. En cuanto al desastre moral es una cosa que se toca poco. La gran mayoría de los casos de corrupción que nos han indignado en los últimos años, si los analizamos están relacionados con las autonomías, también con los ayuntamientos, pero principalmente con las autonomías como es el caso de los ERE en Andalucía, el clan de los pujoleses en Cataluña, varios presidentes autonómicos en la cárcel como el de Baleares, Madrid, etc. Y el aspecto sentimental por el adelgazamiento que ha supuesto la idea de España en las materias de rango estatal que nunca se tenían que haber cedido como es la educación, la justicia, la policía, la hidrografía,… que tienen que estar en mano del Estado.

– ¿Le han creado problemas o enemistades la publicación de algunos de estos artículos?
– (Responde irónicamente) Yo calculo que me leen unas diez o doce personas, todo amigos y familiares. Por tanto, que yo sepa al menos, no me he creado enemigos por manifestar libremente estas opiniones, bajo esta bendita libertad de opinión de que afortunadamente todavía gozamos en España, veremos por cuanto tiempo, y que defenderé con uñas y dientes.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *