Teodoro Martín de Molina, un malagueño enganchado al ‘juego de trovos’

 

En la noche del martes, 17 de diciembre,  presentaba en el Centro Artístico su original libro ‘Gastronomía y poesía en La Alpujarra’ con 109 recetas típicas de esta tierra en verso.

En un momento de la presentación del nuevo libro de Teodoro Martín de Molina ::A. ARENAS

Teodoro Martín de Molina, natural de Gaucín (Málaga), visitó por primera vez el pueblo de su mujer, Alcázar de Venus, anejo de Órgiva, hace 44 años. Del continuado contacto con sus habitantes y de los relatos orales que le contaban surgió un primer libro ‘Cascarabitos. Un relato de posguerra en la Alpujarra’ y ahora un recetario mayoritariamente en quintillas que ha titulado ‘Gastronomía y poesía en la Alpujarra’ (Ed. Nazarí).

Anteriormente, su amor por el romance le hizo publicar con esta forma estrófica ‘El Quijote en verso’, compuesto por casi 60.000 octosílabos para lo que dedicó 15 años. Ahora las recetas tradicionales que ha ido recogiendo, principalmente de la abuela y madre de su mujer y otras personas mayores, unidas a su facilidad para trovar le han llevado a publicar este libro que recetas de la cocina tradicional alpujarreña «introducidas con la cadencia musical de poemas en los que predominan las estrofas propias del trovo alpujarreño, con abundantes incursiones en el romance y otras estrofas».

El salón de actos del Centro Artísticos se quedó pequeño  ::A. ARENAS

En la amena presentación estuvo acompañado por su editor Alejandro Santiago y también por uno de los grandes conocedores de la Alpujarra, Miguel Carrascosa Salas, quien además es el autor del prólogo de la obra que leyó al público que llenaba por completo el salón de actos del Centro Artístico. En su intervención, éste alabó la publicación «por la detallada y ágil descripción de sus 109 recetas heredadas de nuestros mayores», así como su capacidad para fusionar «en un alarde de asombrosa creatividad, la poesía popular».

Muchos de los presentes regresaron a su domicilio con un ejemplar dedicado ::A. ARENAS

Recetas que se distribuyen a lo largo de 17 capítulos, con una breve introducción seguida por los distintos platos bien sea refrescantes, sopitas, quisos, pucheros, potajes, la matanza, de semana santa, de fiestas y reuniones, postres caseros,… Un libro que bien se podría disponer indistintamente en la cocina o en la biblioteca, escrito por un admirador de los troveros Candiota y Epifanio Lupión, miembro del grupo de Whatsapp ‘Escuela de trovo El Balate’, auspiciado por la Casa de la Alpujarra de Granada al que pertenecen más de 80 personas, que se se declara enganchado al trovo pues «al igual que no son pocos los que en estos tiempos están enganchados a algunas de las series, yo he preferido el ‘juego de trovos’ al ‘Juego de tronos’».

Al día siguiente, me agradecía la difusión de este acto en el diario IDEAL con esta quintilla:

Me gusta ese titular
Que colocó Antonio Arenas,
Pues yo puedo asegurar
Que se me quitan las penas
Cuando me pongo a trovar.

Informaciones relacionadas:

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *