Rafael Bailón Ruiz: «Deseos para el año nuevo»

Concluye diciembre y damos paso al mes de enero. Con su entrada, toca dar la bienvenida a 2020.

Muchos de nosotros hemos probado suerte en juegos de azar (con especial atención a la Lotería Nacional), deseando una buena lluvia de millones, que nos haga ver las cosas de otra manera.

Pero, a mi juicio, la mejor de las suertes es poder brindar acompañado por quienes cada día nos demuestran que están ahí. Amor, amistad, comprensión, ayuda, tolerancia, solidaridad, respeto, generosidad, bondad o paciencia, deberían ser algunas de nuestras máximas para el nuevo año.

Dejemos a un lado esos kilillos de más que la mayoría incorporamos durante las cenas de empresa, familiares o quedadas con los amigos. Sonriamos mientras la salud sea nuestra mejor compañera, con el firme deseo de disfrutar a tope de estos nuevos 12 meses que se nos presentan.

A 2020 le pediré varias cosas, con vuestro permiso. En orden, diré que me gustaría que la salud reinara como prioridad, seguida de trabajo para quienes peor lo están pasando.

Con trabajo y salud, el dinero necesario para vivir de forma digna aparece como deseo aparejado.

De la misma forma, espero que se acaben los conflictos en este mundo en el que imperan violencia y desigualdad como elementos nocivos.

Quiero despertar sin que millones de personas mueran cada día víctimas del hambre. Pobreza y desequilibrio económico no deben estar presentes en sociedades que denominamos “modernas”.

Por último, condenemos el uso que algunos/as hacen de otros, llevando a cabo una explotación (ya sea laboral, sexual o de cualquier otro tipo).

Que mis deseos no caigan en saco roto.

Ver más artículos de:

Rafael Bailón Ruiz

Profesor de ESO

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *