Antonio Luis Gallardo Medina: «Bueno pues…»

 

Bueno pues, un año más que se escapa de contrabando. Y como siempre, la costumbre que tenemos de hacer balance en estos días.

 

Mi año ha tenido de todo como en botica, días buenos y malos, sal y pimienta, una de cal y otra de arena.

El comienzo del año fue maravilloso, pues siempre pienso en mi mujer, mis hijas y mis cinco nietos. Si ellos tienen salud, yo soy feliz.

Ha sido un año duro, pero parece ser que uno empieza a estar curtido en mil batallas. Por eso sonrío cada vez que leo y escribo en Facebook, pues para algunos este invento diabólico parece ser lo más importante de la vida.

Afortunadamente sé que hay vida después de tanta estupidez.

El verano pasó de soslayo, pues aún quedaban en mi cuerpo los restos de tanta quimioterapia y venenos.

Al fin, todo pasó, gracias al amor y cuidados de mi Mujer, mis Hijas, mis Nietos y mis Amigos, si esos que siempre están a tu lado a las verdes y a las maduras.

Pero la dichosa mosca cojonera, me tenía guardada otra cagada más. Bien podía irse a cagar a otra parte. Nuevamente tuve que pasar por el hospital y en esta ocasión para temas más importantes. Pero afortunadamente, esta mala salud de hierro que tengo volvió a darme la alegría de salir victorioso.

Y ahora, llegando al final del año sigo con más deseos, sueños y esperanzas que nunca, pero algo sí que tengo claro, para que haya milagro necesito a las personas que me quieren. Gracias a todos y nos seguimos viendo en 2020. ¡ Brindo por vosotros !

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *