Antonio Luis Gallardo Medina: «Nuevos amigos»

Y ya es invierno…sabes? El tiempo tiene su manera especial de moverse rápido y tomarte desprevenido en el paso de los años.

Parece que solo ayer era joven, recién casado y embarcándome en mi nueva vida con mi pareja. Pero de cierta forma parece que fue hace mucho tiempo y ahora pienso adónde se fueron los años.

Sé que los he vivido. Tengo visiones de cómo fue entonces y de todas mis esperanzas y sueños. Pero, allí, está el invierno de mi vida y “me agarra de sorpresa”. ¿Cómo llegué aquí tan rápido? ¿Dónde se fueron los años? ¿Adónde se fue mi juventud? Recuerdo bien haber visto gente mayor a través de los años y pensaba que aquellas personas mayores estaban muy lejos de mí y que ese invierno estaba tan, tan lejos que no me podía imaginar cómo sería.

Pero aquí está, mis amigos están jubilados, retirados y volviéndose “grises”, se mueven más lento y ahora veo una persona mayor. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero veo el gran cambio. No como los que recuerdo que eran jóvenes, si no como yo, su edad se empieza a mostrar y ahora somos, aquellas personas mayores que solía ver y que nunca pensé que sería… Dios me parece mentira!!!

Cada día ahora encuentro que solo el tomar una ducha es uno de los acontecimientos reales del día!! Y que tomar una siesta ya no es algo agradable como era, es algo obligatorio!! Porque si no lo hago por mi propia voluntad, simplemente me quedo dormido donde esté sentado… ja ja ja!!!

Así que ahora entro en esta nueva etapa de la vida sin preparación alguna para todos los dolores y achaques, y la pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer todas las cosas que quisiera haber hecho pero que nunca hice… Pero, por lo menos sé, que aunque el invierno ha llegado y que no estoy seguro cuánto va a durar, esto sí sé, que cuando se acabe en esta tierra, se acabó y otra aventura empezará!!

Al que todavía no estás en tu invierno, permíteme recordarte que estará aquí mucho más rápido de lo que piensas.

Sí, tengo arrepentimientos… Hay cosas que hubiera querido no haber hecho, cosas que debí haber hecho; pero de verdad, hay muchas cosas de las que estoy contento que hice y me atreví hacer.

Al que todavía no estás en tu invierno, permíteme recordarte que estará aquí mucho más rápido de lo que piensas. Por lo tanto, cualquier cosa que quieras lograr en la vida, por favor hazlo rápido. Atrévete, hazlo ya, no lo pospongas por mucho tiempo.

La vida se pasa rápido. Haz todo lo que puedas hoy, porque nunca estarás seguro si ya está tu invierno o no. No tienes la promesa de ver todas las estaciones de tu vida, así que vive por el hoy y di todas las cosas que quieras, que tus seres queridos te recuerden, con la esperanza de que ellos aprecien, amen todas las cosas que has hecho por ellos en los años pasados.

La vida es un regalo que se te ha dado. La forma en la que la vives es un regalo para los que vienen después. Haz de este viaje algo único y fantástico. ¡Vive bien! ¡Goza el día! ¡Haz algo agradable!… ¡Sé feliz!

Hoy día es el día en que serás el máximo de viejo, pero lo más joven que podrás ser. Goza de tu día mientras dure. Tus hijos se están convirtiendo en lo que tú eres, pero tus nietos son perfectos. Salir a la calle es bueno, regresar a la casa es mejor. Te olvidas de las normas, no importa; está bien porque otras personas se olvidan que ni siquiera te conocieron… ¡ja ja ja!. Las cosas que te importan hacer, no te importan ahora, pero sí te importa que te “importe” que no las tengas más.

¿Duermes mejor en un sillón con la televisión encendida, que en la cama? A eso se le llama predormir. Extrañas los días cuando se trabajaba con un interruptor; ahora tiendes a usas más las palabras que “dónde”. Pero lo viejo es bueno en algunas cosas… viejas canciones, viejas películas y lo mejor de todo, ¡VIEJOS AMIGOS!

 

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *