Rafael Bailón Ruiz: «Mis otros grandes héroes»

A nuestros mayores

Mucho se ha escrito hasta la fecha de los héroes que están batallando cada día para acabar con esta maldita pandemia que campa a sus anchas por todo el mundo, el denominado COVID 19 o también llamado Coronavirus.

Hoy, mi más sincero homenaje (el de este lunes), quiero que sea para nuestros mayores. Si hacemos un análisis estadístico, el mayor número de fallecidos corresponde a quienes han dado todo por nuestro país durante décadas: padres, abuelos y parentescos más lejanos en el tiempo.

Esfuerzo y dedicación arrebatados por el capricho de un enemigo desconocido, un mal ante el que necesitamos poner remedio (probablemente la mejor y más segura de las soluciones sea la tan ansiada vacuna).

Mientras ese descubrimiento llega, no queda otra que despedirles de la forma más ingrata, sin poder dedicarles ni tan siquiera unas últimas palabras de despedida.

Apoyo constante y silencioso o buenos consejos bien recibidos por quienes somos menos duchos en la materia o jóvenes como este que escribe, forman parte de ese legado o tarea no siempre reconocida (tenemos que sufrir desgracias como la que se nos presenta, para darnos cuenta de cuanto hemos perdido).

Ellos que nos cuidaron y amaron, lucharon por tener un sistema sanitario acorde con lo que España merecía, por una educación sin restricciones (accesible para todos/as) o por permitirnos soñar con metas hace cincuenta años impensables, son mis HÉROES.

Sin desmerecer a nuestros sanitarios, a quienes cada día aplaudo (pequeño tributo si lo comparamos con el gran trabajo que desempeñan), permítanme ponerles el calificativo de EJEMPLARES a quienes ya no están con nosotros, LUCHADORES por generar olas que propiciaron importantes cambios, SOLIDARIOS por ser conscientes de las grandes crisis que hemos atravesado y ser EJEMPLARES con su comportamiento.

Les digo ADIÓS a los SABIOS, LICENCIADOS de la calle o EXPERTOS de la vida (no esos politiquillos que juegan a ser ADIVINOS o dicen saberlo todo).

Únicamente, les pido, como homenaje a todos ellos que seamos RESPONSABLES. Protejámonos para poder protegerles a ellos. Dejémonos de insensateces y rememos todos JUNTOS, con más fuerza si cabe, sin colores políticos, ni animadversiones de ningún tipo.

¡QUÉ MIS DESEOS NO CAIGAN EN SACO ROTO!

Ver más artículos de:

Rafael Bailón Ruiz

Profesor de ESO

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *