Carmina Moreno publica ‘De nueva claridad’, su séptimo poemario compuesto de pequeños textos en prosa y haikus

Tras ‘Poesía generalista. De la inmanencia a la trascendencia‘ (2002); ‘Flores de día y flores de noche‘ (2004); ‘Danza de almas. Poesía para niños y jóvenes‘ (2007), ‘Saber y nesciencia‘ (2010), ‘La dádiva escondida en la palabra‘ (2014), ‘En la paz del silencio‘ (2017) y ‘Tu voz Benévola‘ (2018), la escritora granadina, Carmina Moreno Arenas (1956) vuelve a la actualidad literaria con un nuevo poemario que «no se parece en nada a los anteriores» y que lleva por título ‘De nueva claridad‘ (Ed. Alhulia).

«Este libro -indica- está concebido desde la atención plena, es decir, desde la conciencia y es también una búsqueda de la propia identidad a través de la poesía pura, una poesía que como sabemos tiene sus orígenes en Oriente». También señala que se trata de un libro híbrido porque cada haikus va precedido de un pequeño texto en prosa con el que se van alternando. A ellos ha añadido al final el único poema que va en verso libre, ‘Amor, único sentido’.

Poemario que está dividido en cinco partes, siendo la primera titulada ‘La senda del espejo’ donde trata de los convencimientos que ha adquirido a lo largo de su propia vida. La segunda, ‘La sed y el agua’, es una especie de poética, «porque lo que hago es una autocrítica de mi propia obra». ‘El deleite sin fin’ es el título elegido para la tercera parte en la que aborda el tema de la belleza y para lo que ha elegido precisamente el libro ‘Historia de la Belleza’ de Humberto Eco. Le sigue ‘De brisas y rocío’, en la que trata de la inspiración y también ha seleccionado un libro titulado ‘La metafísica de la inspiración’ que escribió en colaboración con Javier Galindo. La última es ‘Amor, único sentido’, un solo poema que recuerda ala poema ‘Limbo’ de Gerardo Diego en el que describe la caída de las hojas.

Uno de los textos y haikus incluidos en el libro, ilustrado por Susana Cano

«Hace mucho tiempo que siento curiosidad por Oriente, sobre todo a través de dos amigos de la Universidad, Pedro San Ginés y Javier Martín Ríos, por lo que he hecho un curso y asistido a conferencias en la Facultad de Filosofía, sobre historia del arte oriental. Lo que me impresionó mucho fue el libro de ‘Sendas de Oku‘, de Matsuo Bashō, el poeta más grande del Japón, con prólogo de Octavio de Paz», nos cuenta cuando se le interroga acerca de su interés por este género literario consistente en tres versos y 17 sílabas, sin rima, «estando su complejidad en la profundidad y utilizando una serie de temas como son la belleza y la naturaleza, ingredientes de esta poesía pura».

También que tanto para la escritura como la lectura de haikus hay que encontrarse «en un estado de serenidad y buscar la armonía que le permita conectar con la naturaleza y consigo mismo. Este libro no se puede leer en 10 minutos. Yo aconsejo que se haga después de una meditación. Viene muchísimo mejor». También está muy agradecida a Susana Cano «por su calidad humana e ilustraciones que ayudan a visualizar los poemas, dado que la esencia del haiku es el sentimiento» y a Manuel Martínez Gómez, compañero, amigo y doctor en Filología, por las aportaciones ofrecidas. La publicación se puede se puede conseguir en la librerías y a través de la web de la editorial y de la autora (https://www.cma.com.es/)

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

VER VÍDEO-PRESENTACIÓN:

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.