María Isabel Vera Ballester: «¿Qué nos motiva?»

A menudo, nuestro estado de ánimo cambia, dependiendo de muchos factores, si llueve o hace sol, si hemos discutido con un amigo/a, si hemos tenido un buen o mal día en el trabajo…

Nos motivan cosas o acontecimientos que sucedan en el tiempo. ¿A quién no le motiva pensar en sus vacaciones de verano? ¿Quién no piensa en volver a abrazar  a su familia cuando pase la pandemia? Realmente esas motivaciones existen en nuestras vidas…, pero, ¿qué hace que tengamos o no tengamos esa sensación de motivación?

Nuestra mente juega un papel fundamental en este tipo de motivación al que podríamos denominar “circunstancial”. Hemos elegido este nombre porque dicha motivación depende de que se den o no una serie de circunstancias. Un ejemplo de esta motivación sería el siguiente: nos motiva ir al gimnasio; pues de esta forma cuidamos el físico y despejamos la mente. Pero, para poder ir al gimnasio tenemos que salir del trabajo a las 18:00 h, ya que si no es así, el gimnasio estará cerrado.

Para poder ir al gimnasio necesitamos que se dé la circunstancia de terminar nuestro trabajo a una hora concreta.

En contraposición a las motivaciones circunstanciales tendríamos unas motivaciones que se darían de forma continuada en el tiempo (podríamos elegir la denominación: motivación constante”).

Un claro ejemplo de este tipo de motivación sería nuestro trabajo. ¿Nos motiva nuestro trabajo? ¿Nos motiva a lo que nos dedicamos día a día?

Cierto es que planteamos una pregunta muy amplia, si bien ambas motivaciones van encadenadas y son necesarias entre sí. Preguntémonos: ¿ podríamos ir cada día a nuestro trabajo motivados sin pensar ese viaje tan esperado?

Pero, ¿qué hay detrás de la motivación? ¿Y de esa sensación de motivación?

  •  PERSONAS

Nosotros, las personas, tenemos sentimientos, sensaciones y también las transmitimos al resto.

Podemos creer que nuestro trabajo no nos llena, que nos hemos equivocado de elección, y, a veces, puede ser cierto. Eso sí, ¿nos hemos parado a pensar si nos motivan las personas con las que trabajamos?

Un jefe en una empresa juega un papel fundamental en su subordinado (podríamos decir que es lo más parecido a un profesor con su alumno), por lo que el papel motivador en estas figuras es fundamental, al igual que las relaciones con nuestros compañeros de trabajo y los compañeros en clase. Son tales las sensaciones que transmitimos y nos transmiten que en la mayoría de ocasiones, esos compañeros, de clase o de trabajo, llegan a ser amigos o simplemente se quedan en compañeros.

Pero no sólo nos quedemos con el ejemplo laboral. Pensemos en nuestro día a día.

Así, planteamos otra serie de cuestiones:

¿Sonreímos lo suficiente?

¿Agradecemos lo suficiente?

¿Ayudamos lo suficiente?

Todos estos gestos o actos son tan fáciles y los hacemos tan poco… Por desgracia, ha tenido que llegar a nuestras vidas una pandemia, para que nos paremos un instante y reflexionemos en este tipo de «cosas» (la mayoría de veces olvidadas por el propio egoísmo del ser humano).

¿Por qué teniéndolo todo no nos dábamos cuenta y seguíamos quejándonos?

La motivación está en todos y cada uno de nosotros. Motivémonos y motivemos a los demás, pero sobre todo, VALOREMOS a las personas, pues sólo ellas nos harán sentir”.

María Isabel Vera Ballester

Compartir:

Un comentario en «María Isabel Vera Ballester: «¿Qué nos motiva?»»

  • el 24 noviembre, 2020 a las 11:02 am
    Enlace permanente

    Gracias por invitarnos a reflexionar contigo, Isabel. Me encanta tu artículo, sobre todo la mención que haces a la figura del jefe como «profesor» de sus subordinados.

    Hace 6 años decidí apartarme de las clases que impartí de música en el Exmo. Ayto. de Urda (Toledo) porque no me encontraba en forma para motivar a mis alumnos. Ahora, que he tenido la suerte de hacer una parada técnica en mi vida laboral y los árboles me dejan ver el bosque, he encontrado lo que necesitaba: un saco de motivación para poder repartir a mis futuros alumnos.

    Ahora que he vuelto a reflexionar, me encantará volver a estar en contacto con alumnos, ya sean de música o tecnología. Me guardo tu artículo como oro en paño, para recordar tus sabias palabras, Isabel.

    Nos vemos pronto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.