Virtudes Montoro: «El amor a uno mismo»

Desde la religión hasta la psicología actual, uno de los mensajes más claros que nos han sido dados es ese: quiérete a ti mismo, ámate.

La importancia de quererse, debe ser una de nuestras principales metas. Amarnos, nos procura bienestar y serenidad: quererse es respetarse, cuidarse, aconsejarse, es vivir con coherencia en una balanza perfecta llena de cualidades y defectos.

Amarse a uno mismo es el comienzo de un romance de por vida”. Oscar Wilde.

Se trata, esto de amarse, de vivir conectados con nosotros mismos, de tal manera que procuremos lo mejor para nosotros, y por ende para nuestro entorno. Cuando uno se quiere de verdad, sabe cómo amar a los demás.

Lo mejor del mundo es saber cómo pertenecer a uno mismo”. Michel de Montaigne.

PERO, ¿CÓMO LO HACEMOS?, ¿CÓMO ES ESO DE QUERERSE A UNO MISMO?

Vamos a intentar dilucidar cómo podemos amarnos:

  • ¿Te has detenido alguna vez a preguntarte, quién eres? No tu nombre, ni tu profesión, ni tus cualidades, no, se trata de descubrir quién eres realmente, qué buscas, cuál es tu sentido vital. Date, pues, ese tiempo, ese espacio para conocerte. Tómate el tiempo que necesites, puede convertirse en una nueva etapa en tu vida.

  • Si comienzas a conocerte de a poco, empezarás a saber qué es lo que quieres y lo que no. Quizá visualices, de repente, que has estado haciendo lo que los demás querían, o que te has dado demasiado a los demás sin poner límites y que ya estás cansado y abotargado. Quizá descubras que no tienes espacio para ti, ni tiempo de autocuidado, o que llevas toda la vida despreciándote y castigándote (con alcohol, con tabaco, con hábitos poco saludables), o culpabilizándote e ignorándote.

  • ¿Qué personas son las que te rodean? Analiza tu entorno, descubre cómo son éstas, qué te aportan y qué no. ¿Deseas que estén?, ¿te hieren o te procuran lo mejor?, ¿te hacen sufrir?, ¿te valoran? Indaga sobre éstas, sobre las que puedan estar dañándote e infravalorándote, y en la medida que puedas, apártalas de tu vida.

  • Busca aquello que necesites y desees, aquello que crees que puede hacerte feliz: una persona, una filosofía, una religión y suelta todo lo innecesario, tus cargas, todo lo que te impide ser tú.

Tú mismo, tanto como cualquier otro ser en el universo entero, mereces tu propio amor y afecto”. Buda.

Este proceso puede durar toda la vida, puedes haber conseguido un paso y retroceder, puede que nunca lo consigas, puede que jamás encuentres aquello que necesitas. Y puede ser que hagas de tu búsqueda, de la búsqueda de tu felicidad, la forma para lograr serlo.

Proponte todos los días, respetarte con todas tus dualidades, con todos tus sinsentidos, intenta no juzgarte ni incriminarte. Anda suelto de equipaje y, sobre todo, ama a los demás con la misma intención que pones en amarte a ti mismo.

Liberarte de tu propia autocrítica es también liberar a otros de ella. Amarte a ti mismo es un acto de amor hacia el mundo”. Vironika Tugaleva.

 

Ver más artículos de

Virtudes Montoro López

Psicóloga especializada en Mindfulness y
Terapia de Aceptación y Compromiso

Correo E:
aceptayrespira@gmail.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.