Enrique Nogueras presenta su poemario ‘Quince días de marzo’, en las lecturas del Ateneo

En la tarde, de hoy lunes,  y en el ciclo Lecturas del Ateneo, se presenta el último libro del socio de la institución, profesor y poeta Enrique Nogueras, ‘Quince días de marzo’. Acompañará al autor el también profesor de La UGR y poeta Juan Carlos Abril. El acto se retransmitirá a partir de las 19.00 horas, por el canal de Zoom del Ateneo. El número de identificación de la presentación es 665 785 8476, y el código de acceso es el 370763.

El profesor de Literatura y Filología Románica en la Facultad de Filosofía y Letras de Granada, así como traductor de literatura rumana y portuguesa, Enrique Nogueras (Granada, 1956) ha publicado un nuevo poemario en la Colección Genil de la Diputación de Granada, bajo la dirección de Antonio Carvajal. Se titula ‘Quince días se abril’ y cuenta con prólogo del también poeta, Juan Carlos Abril. El título hace referencia al mes de marzo de 1991, y se compone fundamentalmente de poemas de amor aunque tiene proyección a otras experiencias humanas. Está dedicado a diversas mujeres que han tenido una considerable importancia en su vida, tales como Rosario Zayas, cuyos poemas dedicados compuso a mediados de 2006 al igual que la ‘Adenda. Oratio in solitudinis ora’ dedicada a Ana Bocanegra. Igualmente se añaden una «Coda. O noite» con otros quince poemas, cuatro de los cuales los dedica a Pilar Gómez Ordóñez que fueron escritos en Málaga y Roma. El poema ‘Canción de marzo’, datado en 2013, se dedica a Carmen Sveduneac.

Su prologuista además de hacer un recorrido por su bibliografía principalmente difundida en revistas literarias y volúmenes colectivos, aclara que «libros de poesía como este sería el segundo del Enrique Nogueras que escribe «una suerte de cancionero en el que narra los quince días con sus correspondientes noches». Desde el punto de vista métrico alterna las formas tradicionales como el soneto y la lira junto con el verso blanco por lo que Abril invita a conocer la cálida poética de este «erudito» y así poder apreciar «su finura estilística, su pulcritud formal, su fuerza comunicativa y por supuesto su fineza lírica». El poeta comienza su poemario con unos versos de su amigo y admirado Rafael Juárez: «Pienso estas cosas/ como quien cruza sin mirar un puente». El libro se compone de un doble preludio, la parte que le da título, además de la una coda con 14 poemas y una Adenda con cinco poemas. En esta segunda obra poética se aprecia cómo Enrique Nogueras« gusta de los poemas en torno a un tema, a modo de variaciones o indagaciones, a partir de las cuales va abordando una experiencia vital, según confiesa en la ‘Nota’ final de este mismo volumen, hasta convertirlas en experiencias poemática, es decir en experiencia estética».

VER VÍDEO:

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.