‘Arrebato ante el paisaje’, a propósito de la exposición de José Antonio Muñoz en el CALC de Granada

El santaferino José Antonio Muñoz expone en el Centro Artístico sus ‘Diálogos con la pintura’, hasta el 25 de mayo.

Celia Correa, presidenta del Centro Artístico, en el momento de la inauguración

José Antonio Muñoz es un pintor autodidacta nacido en Santa Fe que a los dos años se trasladó con su familia a Belicena, concretamente al cortijo Federico. En sus obras muestra su predilección por el campo, la libertad y los animales, siempre intentando captar la esencia de los objetos y de los paisajes. Tras exponer en Zócalo Arte, Montefrío y en el Carmen de Victoria, hasta el 25 de mayo lo hará en el Centro Artístico de Granada con una muestra que ha titulado ‘Diálogos con la pintura’, con el que hace referencia al momento en el que «se coloca el cuadro sobre el caballete y el artista mantiene un diálogo mudo en el que la obra te va diciendo cosas y dando señales que tienes que captar para poder trabajar. Si hay una armonía puede salir un trabajo interesante».

Paco Pérez, Manuel Rodríguez, Jacinto Rodríguez, Ana Rodríguez Capuz y María José Parra

Su amigo y pintor, Jacinto García Rodríguez, le dedicó unas palabras en el momento de la inauguración en las que destacó su trayectoria y los méritos de su obra y la importancia del espectador. «José Antonio es un pintor realista que cuida al extremo su trabajo, como él me decía: …cada vez me gusta más el paisaje. Las obras no se explican porque cuando salen del estudio ya es de todos, completando el círculo creativo, la obra nace para ser contemplada, así es la naturaleza del arte plástico, lo que no se muestra no existe y sin público el arte muere», explicó antes de resaltar que José Antonio ha encontrado en la Vega de Granada una fuente de inspiración». Óleos sobre lienzo de grandes formatos de estudio y apuntes que realiza del natural con la belleza de la Vega, pero también muestra el deterioro al que se le está sometiendo, en referencia al cuadro-denuncia ‘Naturalezas muertas’, en el que las basuras son las protagonistas, aunque una pequeña planta asome por una de las esquinas.

El pintor,  junto a su cuadro denuncia de basuras abandonadas en la Vega ::A. ARENS

José Antonio reconoce que haber nacido en el corazón de la Vega le da esa perspectiva para poder apreciarla y plasmarla utilizando variados formatos llamando poderosamente los dos tondos circulares, uno de los cuales ha utilizado para el cartel de la muestra. Para romper con la temática ha incluido también varias vistas de la Alhambra, un cuadro de Soportújar, otro realizado en Güéjar Sierra y el mencionado de la basura abandonada. Y junto a ellas numerosos estudios de la Vega en muchos casos con una importante presencia del amarillo de los jaramagos, o como el de la iglesia de la Inmaculada Concepción de Pinos del Valle, «un lugar mágico que realicé hace apenas tres jornadas mientras me invadía el olor a azahar». Afirma que le fascinan «los pequeños trozos de naturaleza no contaminados. Para mi es fundamental salir al campo a pintar». José Antonio cuenta en su haber con una veintena de exposiciones individuales y otra veintena de colectivas y varios premios, entre ellos el segundo premio de la última edición del certamen de Emasagra. Como maestro más influyente cita al pintor hiperrealista Guillermo Muñoz Vera.

VER VÍDEO:

(En preparación)

TEXTO DE JACINTO GARCÍA RODRÍGUEZ

DIÁLOGOS CON LA PINTURA, EL AUTOR, EL TEXTO Y EL CONTEXTO

Jacinto García Rodríguez, durante la lectura del texto dedicado a su amigo José Antonio Muñoz

Hace unos días mientras descargábamos y montábamos esta exposición, José Antonio me pedía que hiciese la presentación, a lo cual le respondía: ¡no me hagas esto, nosotros somos amigos!

Amigos; una palabra de uso muy común, amigos políticos, amigos de barra de bar, amigos de redes sociales, pero cuando reflexiono sobre ella tengo mi propia fórmula para cuando AMIGOS se escribe con mayúscula:

Benevolencia – el amigo siempre te hace el bien, Benedicencia – el amigo siempre habla bien de ti y, lo más importante Benefidencia – el amigo te confía su intimidad.
La comunicación entre nosotros es constante, nos enseñamos en lo que estamos trabajando, debatimos, nos aconsejamos y nos contamos los acontecimientos que nos preocupan en la cotidianidad; cuando los cierres por la pandemia nos lo han permitido hemos viajado por la Alpujarra y tierras de Alhama contemplando y buscando inspiración con la mirada y el ojo propio del pintor.

Renoir decía: “a pintar se aprende en los museos”; también en exposiciones como ésta. Hace un tiempo preguntaba a Celia (con más de treinta años al frente de esta Institución) si había conocido la sala de exposiciones que el Centro Artístico tuvo en la primera planta del edificio del Café Granada entrando por la calle Mesones; era la España en blanco y negro en la que los queríamos pintar y aprender visitábamos las exposiciones. Andaba por los 17 y siempre recordaré con nitidez una exposición surrealista de Ivan; me he preguntado que fue de él… tantos y tantos que ha dado Granada y que parece se tragó la tierra.

José Antonio es un pintor realista que cuida al extremo su trabajo, como él me decía: …cada vez me gusta más el paisaje. Las obras no se explican porque cuando salen del estudio ya es de todos, completando el círculo creativo, la obra nace para ser contemplada, así es la naturaleza del arte plástico, lo que no se muestra no existe y sin público el arte muere.

Nacido en Santa Fe, ha encontrado en la Vega de Granada una fuente de inspiración. Grandes formatos de estudio y apuntes que realiza del natural. La belleza de la Vega, pero tambien cuadros denuncia del deterioro al que se le está sometiendo. Alpujarra, tierras de Alhama… también forma parte de su obra.

Pero esa admiración y protección de la Vega también fue vista por los viajeros del siglo XIX que llegaron a Granada atraídos por su belleza:
William Edward Baxter, escocés nacido en 1825 escribía “… el paisaje que se abre hacia la Vega, ese “inmenso jardín de placer”, la tierra de los bosques y riachuelos, de huertos y viñedos, con sus naranjales, limonares y arrayán, sus limpias fuentes, sus prados, maizales, olivares y moreras, un paraíso de lugares placenteros entre las monótonas llanuras de España… «

Richard Ford, estadounidense nacido en 1944 escribía: “Es un paisaje para ser dibujado…subamos a la torre de la Vela…El paisaje es maravilloso. Por debajo se encuentra Granada rodeada de huertos…La Vega salpicada de pueblecillos y alquerías. Cada parcela tiene su batalla, cada riachuelo su balada…”. Y tantos y tantos que admiraban esta ciudad.

En un momento del acto inaugural

El currículo de José Antonio es extenso y su dedicación exclusiva. Exposiciones en Granada, Málaga, Madrid, Sevilla, Pamplona, Francia; talleres con Antonio López, becado por la Fundación Arauco en Madrid, su estancia en República Dominicana como pintor de “Corte” que le permitió comprarse el estudio donde trabaja.
Seleccionado y premiado en muchos concursos, destacaría el segundo premio en la última convocatoria de la Fundación Agua Granada con su obra “El “Arroyo de las perdices”. Una técnica impecable de la que en su día comentábamos: ¡has convertido algo sencillo e imperceptible para los demás en arte puro! Obra que debería estar abierta a todos en un espacio público pero que desafortunadamente estará en un despacho privado. Obras que ustedes no verán como “Der Baun” (el árbol), que pasó directamente de su estudio al galerista mediador y al comprador y, que hubiera sido la estrella de esta exposición; pero no olviden que José Antonio come y vive de su trabajo.

Además de su hacer José Antonio es un profundo conocedor de la historia del arte: las técnicas, las obras, los autores, porque cuando no pinta lee y cuando conversamos su preferencia es hablar de arte; a menudo le he comentado que la Universidad se pierde un magnífico profesor, no solo por su hacer sino por su conocimiento y su pasión por el arte.

Es importante decir que los artistas plásticos están atravesando una profunda crisis de la que hay poco eco en los medios; se habla de la crisis de la empresa, de la hostelería y del turismo, pero nada de la crisis de los artistas plásticos entre los que está José Antonio.

Vemos como se manifiestan hosteleros, mineros, parados, pensionistas, pero no vemos manifestaciones de artistas, deudores de su propio pecado: ego desmesurado y rivalidad que hace inexistente el sentimiento de grupo. Pero esto no es algo nuevo, rivalidades de libro como las de Tiziano y Tintoretto en el siglo XVI o William Turner y John Constable en el siglo XIX.

Y termino emplazándoles a la exposición que compartiremos en el Centro Damián Bayón de Santa Fe con motivo de las Fiestas Locales. Con más de 25 años dedicada a los artistas santaferinos, a la que asistiré como invitado a petición de Juan Antonio Villafranca con un espacio que cuadruplica esta sala.

Juntos en una exposición más como ya lo hicimos en el Carmen de la Victoria y en el Convento de San Antonio en Montefrío. Diálogos con la pintura título de esta exposición y también lo que nos une, cada uno con su forma de ver y de hacer, compartir siempre nos enriquece.

Disfruten la exposición e inviten a sus amigos a que vengan a visitarla.

RESEÑA DE FRANCISCO BAUSTISTA TOLEDO

Para leer la reseña de Francisco Bautista Toledo, hacer clic sobre la imagen

Incluimos a continuación el enlace al texto que el crítico de arte, Francisco Bautista Toledo dedica a la exposición ‘Diálogos con la pintura‘ de José Antonio Muñoz que se puede visitar en el Centro Artístico, Literario y Científico de Granada, hasta el 25 de mayo.

Publicado el 15/05/2021 por Francisco Bautista Toledo en su blog LA ODISEA DE LOS DÍAS

Compartir: