José Vaquero Sánchez: « ¿La España del abrazo o la del garrotazo?»

Si hay un cuadro que simboliza con mayor fuerza el espíritu de la Transición, ese es el titulado “El Abrazo”, pintado por el genial artista valenciano Juan Genovés en 1976.

En él, sobre fondo claro, varios ciudadanos, todos de espaldas, se funden en un abrazo colectivo. Ubicado actualmente en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados, en palabras de su autor, ya fallecido, este lienzo representa a “las miles y miles de personas que luchamos para que nuestro país no fuera diferente. Este cuadro representa la reconciliación de todos los españoles”.

Pues bien, 45 años después, parece que las nuevas generaciones de políticos, hijos y nietos de aquellos que habían luchado para traer una España mejor de la que habían heredado, se han empeñado en destruir ese espíritu de unidad y concordia. Lo vimos en el Parlamento durante la pandemia, y lo seguimos viendo todos los días. En un momento en el que todos los políticos, dejando al margen sus ideologías, deberían haber estado más unidos que nunca, porque estaba en juego la vida de muchos españoles, utilizaron sin ningún escrúpulo la pandemia como trampolín de lanzamiento de sus ideas políticas. Se tiraron los trastos a la cabeza y cambiaron cromos a cuenta de vergonzosas concesiones. Han aprendido muy poco del pasado que representa el cuadro de Genovés. Se han instalado en el espíritu de la crispación y el odio, que se puede simbolizar por otro cuadro de Francisco de Goya, pintado en el siglo XIX, que encarna las guerras fratricidas de ese siglo y que se titula “Duelo a garrotazos”.

Duelo a garrotazos de Goya. Museo del Prado

Pertenece a sus pinturas negras, y en él dos campesinos luchan, garrote en mano, a ver quién vence de los dos. Nuevamente, queremos retroceder al pasado, y en lugar de aspirar a que una España abrace a la otra, aspiramos a que la venza. El espíritu de reconciliación ha quedado hecho trizas. Vuelven las dos Españas. “Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón” ¿Recuerdan esta frase de D. Antonio Machado? Pues bien, para no repetir la historia, hay muchos ciudadanos, entre los que me encuentro, que lo que quieren es la España del abrazo. Y debemos exigir a los políticos que pongan todo su empeño y esfuerzo para lograrlo. De ello depende nuestro futuro en una situación económica tan delicada.

Ver más artículos de

 JOSÉ VAQUERO SÁNCHEZ,

docente jubilado

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.