Antonio Luis Gallardo Medina: «El sindicato de las putas»

Con lo que le gusta al PSOE un sindicato de lo que sea y se lo niegan a las prostitutas porque eso supone admitir que existen. Este gobierno es de risa y escándalo, con solo 120 diputados, cada día nos trae una astracanada más.
Todos estos asuntos de las entrepiernas, los socialistas siempre se manifiestan incómodos por no saber cómo unir esa progresía, que puede derivar en ir en pelotas al Congreso, con el puritanismo tan propio de la izquierda bonita que ahora censura desnudos femeninos como si los hombres no hubieran alcanzado la igualdad en eso de presumir de tableta y de paquete.

Que el primer sindicato de putas venga de la mano de un gobierno feminista me parece lógico, porque si la iniciativa hubiera partido de un gobierno conservador se le hubieran echado encima con las acusaciones más terribles sobre «el rancio machismo patriarcal, consustancial al capitalismo».

El Ministerio de Trabajo de un Gobierno que hace bandera del feminismo ya aprobó el primer sindicato de trabajadoras sexuales de España, una decisión que la propia Magdalena Valerio ha calificó de «gol por la a propia escuadra”.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, del gobierno de Rajoy reconoció que su departamento dio vía libre a la constitución de un sindicato para trabajadoras sexuales y que ella no se enteró de la medida, publicada hace un mes en el BOE. Para eso tiene cientos de asesores que ni le asesoran ni nada de nada.

He titulado la carta, el sindicato de las putas, en la tradición del siglo de Oro, porque Cervantes, Lope, Quevedo, y Góngora, usaron el vocablo con asiduidad, y de ahí vienen algunos derivados como putañero, hombre aficionado a las putas.

Pero puede que sea la última vez que esto se pueda escribir en un periódico. Este gobierno feminista ya ha hecho lo que suele hacer en su lucha por las libertades, poner en circulación un eufemismo. Ahora, las pobres mujeres que se dediquen a la prostitución serán «trabajadoras sexuales», según el ministerio de Trabajo.

Señora, tenga decencia: dimita de inmediato y háganos a todos un favor, mande a hacer puñetas antes de irse de su Ministerio a todos los asesores que mantenemos en nómina con nuestro dinero. Porfa, Sra. Ministra, háganos ese favor.

«La izquierda habla de sexo y la derecha lo practica», la frase es de un gran periodista al que cedo la oportunidad de escribir sobre ello y no me cobre derechos de autor.

 

 

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.