Juan Franco Crespo: «La mítica ruta de la seda: Jiva, y 3»

¿Podemos aconsejar qué ver cuando a nuestros ojos todo es interesante? Lo mejor es seguir al guía y, después, introspección o recorrido propio por otros lugares hasta completar ese magnífico y relativamente pequeño núcleo histórico que no dejará de sorprenderte. Digamos que Jiva es una ciudad segura y cualquier rincón puede cautivarte o puede darte la sorpresa arquitectónicamente hablando a pesar de la sencillez del adobe.

Eso sí, la iluminación es poca y en caso de querer aprovechar la noche, aconsejamos llevar una pequeña linterna para saber el lugar por el que tenemos que regresar al HOTEL, no será problema si nos alojamos en alguno del interior del perímetro histórico. Todo dependerá del emplazamiento pero, salvo las vías principales de Inchon-Kala [Interior de Jiva] no podemos decir que sean uniformes y mayoritariamente las calles siguen siendo de tierra. En muchos casos encontraremos a los niños jugando en las calles con luces que me recuerdan al alumbrado de lo que en mi niñez era Burriancas o Valenzuela; personalmente esto me devolvía a mi infancia feliz en mi añorada y querida Alhama. Vida sin lujos, pero gratificante si tenemos en cuanta la sencillez y los juegos.

Cualquier chuchería será para ellos el gran tesoro, así que a veces una bolsa con bolígrafos [especialmente cuando decides curiosear en solitario, porque en grupo se monta cada revuelo que no se hace aconsejable interactuar por motivos de tiempo], caramelos o cualquier otra cosa es un imán para aquellas criaturas ágiles y despiertas, cuando saben que eres español te hablan del Madrid y el Barça con una pasión que te abruma, sobre todo cuando apenas sabes el nombre de dos jugadores y ellos te recitan el equipo completo: es el poder del deporte rey que ha hipnotizado a las masas del mundo a través de la televisión.

Mujeres con vestimenta poco usual en la ceremonia de graduación  :: J.F.C

Si nos desplazamos hacia la puerta Este [mi hotel estaba en la parte Sur] encontraremos el gran bazar Dejon, aquí es donde estuvo el célebre mercado de esclavos y donde hoy podemos encontrar infinidad de cosas, como ya cité, Jiva es la mejor opción de compra porque ya podemos empaquetarlo y olvidarnos de algo que generalmente te acaba ocupando un tiempo precioso en las demás ciudades donde todo es mucho más grande y por lo tanto también dispersa más la atención del viajero, aunque no dejará de haber oportunidades de comprar a lo largo del viaje, sobre todo en los grandes bazares que podríamos identificar como un gigantesco barato y mercancías de lo más variado y donde los productos hortícolas propios se llevan la palma de la mano..

Recibo recarga de telefonía :: J.F.C.

Otro lugar de interés creo que podría se el Museo de Mahmud Phalavon que no falta en cualquiera de los itinerarios de las varias agencias que ofrecen el viaje. Fue un gran filósofo y hoy es el santo patrón de Jiva en donde fue enterrado en 1326. Hay otras tumbas por varios lugares –desde mi habitación, incluso, observaba unas cuantas en la misma muralla que defendía antaño la ciudad- pero a veces no da tiempo para todo. Las máquinas digitales te permiten documentar en ratos muertos esos otros materiales con el guía, aunque a veces no dejas de sorprenderte cuando te pregunta ¿dónde tomaste esta foto?, con lo que te está diciendo que estuviste en algún lugar poco explorado, en este caso era JIVA, por la ubicación y es algo más aleatorio porque tampoco tienen por qué saber todos los nombres de los centenares que uno se encuentra o las muchísimas inscripciones que aparecen en uzbeco.

Poco tiempo quedaba para seguir disfrutando de JIVA [casi en la frontera norte de Turkmenistán], así que el guía nos invitó a los que quisieran subir a la muralla y allí brindar con la ciudad a nuestros pies y el desierto en el horizonte. Al fondo una gran mole se iba levantando, la de la nueva estación del tren AVE que construían los empresarios españoles, algo que dejaba un buen sabor de boca entre este pueblo amable y servicial.

 

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir: