Juan Francisco Aceña: «Universidad de Mayores, abrazo de fraternidad»

En relación con el escrito aparecido referido a la Universidad de Mayores en respuesta a otro mío anterior, con la intención de aclarar conceptos, desearía manifestar que los elogios dedicados a la Universidad de Granada, y por consiguiente a la de mayores universitarios, son siempre insuficientes, además de bien recibidos. En este caso la ponderación no tiene límites, puesto que es el equivalente al hecho de sacar brillo a objetivos nobles tanto por su origen como por su finalidad: cuanto más se enaltecen más brillan, igual que el oro, la plata o los diamantes.

En cuanto a Unigrama (Asociación de Mayores Universitarios de Granada), quiero recordar la frase que durante la celebración del vigésimo aniversario de Aluma o Alumnos Mayores, pronunció la rectora de nuestra Universidad, doña Pilar Aranda, refieriéndose a la aparición de Unigrama como nueva asociación dependiente del Aula Permanente de Formación Abierta: «Bienvenidas las ramas que del tronco salen». Razonamiento lógico porque cuantos más brotes crezcan más frondoso será el árbol del conocimiento y, por lo tanto, mayor nivel de cultura y mejor para la sociedad.

Por parte de quien suscribe, y como socio de ambas asociaciones, pienso que la APFA se puede traducir como Abrazo Permanente de Fraternidad Abierta, porque en dicha institución van unidas la enseñanza y la amistad. En dicho sentido el afán de saber no debe limitarse para quienes en libertad y buena compañía cultivan tales necesidades a través de la universidad y sus asociaciones.

También, sobre estos fundamentos, son inconcebibles las diferencias por los motivos que sean, ya que la cultura es un derecho universal por encima de posibles protagonismos personales pues los únicos protagonistas aquí somos los alumnos, incluyendo como alumnos incluso a los profesores, porque todos tenemos algo que aprender unos de otros, unidos en el común interés de disfrutar la oportunidad de seguir estudiando que nos brinda la Universidad de Granada. Gracias.

JUAN

FRANCISCO

ACEÑA

Ver también:

Compartir: