José Ángel Marín: «El silencio es necesario para vivir y me ayuda a hacerme preguntas»

El profesor universitario y columnista de IDEAL, presenta esta tarde en la Corrala de Santiago su primer poemario, en cuyo acto le acompañarán Juan Manuel de Faramiñán y José Antonio García Sánchez (19:30 h).

Portada de ‘El silencio del desguace’, Ed. Carena

Como a tantas muchas personas, el obligado confinamiento debido a la pandemia, sirvió a profesor en la Universidad de Jaén, escritor y columnista de IDEAL, José Ángel Marín (Quesada, Jaén, 1963) para sacar del letargo al poeta que tenía dentro. En esa situación de silencio y encierro aprovechó para recuperar del disco duro del ordenador y tras el pulido de algunos, percatarse que tenían un corpus poético. Lo habló con su amigo y Premio Nacional de Poesía y buen amigo, José Corredor-Matheos que no solo le animó para hacerlo sino que además le dedicó un precioso prólogo, como magnífica antesala de los 61 poemas que integran ‘El silencio del desguace’ (Ed. Carena). «Otros de los méritos de este poemario son las ilustraciones realizadas por Juan Martínez, estando por ello eternamente agradecido a ambos por hacer mejor esta obra», indica el autor al que entrevistamos recién llegado de unas jornadas culturales desplegadas por las Sociedades Económicas de Amigos del País en Las Palmas de Gran Canaria.

Así surgió su primer poemario que se estructura en tres partes. La primera titulada, ‘Sin disfraz’, en la que hace mención de su propia esencia identitaria y en la que de algún modo desnuda su alma. También las preocupaciones y extrañeza que representa el estar vivo, el estar rodeado de otros seres vivos o seres inertes,… La segunda parte, Cuaderno del heno, «imbricada con el conjunto de cosas que nos rodean, con lo cotidiano, con las reflexiones que a veces nos asaltan mientras esperamos que un semáforo se ponga en verde», en tanto que en la tercera parte , ‘Relativo silencio’ que entronca con el propio título del poemario da a entender la importancia del silencio para el poeta hasta el punto de declarar que «para mi el silencio es necesario para vivir y me ayuda para hacerme preguntas». También señala que en este poemario está recogido el alma del poeta y aquellas cosas pequeñas que nos hacen humanos a todos.

Ver vídeo:

 

Precisamente es en esta parte donde incluye el poema dedicado al ‘Desierto de Gorafe’, un espacio donde reina el silencio y que también le retrotrae a su etapa juvenil cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Granada y que califica como los mejores años de su vida. «Con este poemario trato de transmitir al lector mi visión de lo cotidiano, esa poesía que se encierra en lo pequeño, cosas que a veces pasan desapercibidas pero que son tan importantes en la vida y construyen nuestra existencia», precisa. Todo ello con una visión madura y abordando los temas sempiternos desde los albores de la poesía como son el el amor, el desamor, la pasión, el desafío del futuro, la muerte,… En cuanto a una de esas preguntas que se formula ¿quién es poeta?, responde que «poetas somos todos los que tenemos alguna sensibilidad, incluso puede serlo el propio lector cuando hace suyo un poema». Lo presenta esta tarde en la Corrala de Santiago junto a Juan Manuel de Faramiñán y José Antonio García Sánchez (19:30 h).

Oír podcast:

Ir a descargar

 

Compartir: