Juan Franco Crespo: «El tenis checo en la filatelia»

No siempre consigues llevarte una sorpresa con lo que acontece en el mundo de la posta a nivel planetario, pero a veces se produce cuando menos lo esperas, mucho más en esta etapa de vida líquida que los sátrapas nos han endilgado y donde el sello prácticamente ha desaparecido de las cartas. Así que el motivo y, el formato de esta emisión, nos llamó la atención porque no es lo más habitual, aunque haya países que hace años iniciaron esa senda y les debe de ir bien.

Lo curioso es que entonces, se decía y se escribía, sobre la saturación del mercado filatélico [en España el mazo cayó cuando, para preservar el lugar de trabajo, según el sonrisas del momento, se perpetró el atraco a dos firmas punteras en el mundo del sello, los trabajadores se quedaron sin trabajo y los filatelistas/ahorradores sin sus sellos, aunque hace años que dejé de interesarme por aquel bochornoso espectáculo, como si cada uno no pudiera gastarse sus cuartos en los cromitos que más le gustasen] y hoy, una vez más, una sorpresa con la puesta en escena de la emisión checa dedicada al mundo del tenis, una emisión puesta en venta el 6 de octubre de 2021.

Se trata de una hoja del correo checo que sigue manteniendo su buen hacer en el mundo del sello, aunque las nuevas tecnologías también le están llevando a producir cosas poco ortodoxas. Tenemos una lección de historia deportiva, en este caso la tenística, y toda una pléyade de triunfadores o ases de la raqueta que dio el país que apenas tiene un siglo de vida independiente, alcanzó la emancipación política tras el desmembramiento del Imperio Austro-Húngaro que los vencedores trocearon, pero no arreglaron prácticamente nada, aunque esa es una tónica clásica en la historia: divide y vencerás.

La historia del continente que en estos momentos se mira el ombligo es todo un dilema, sobre todo algunos países que no tienen fronteras allí en donde la UE se acaba, pero que los españoles conocemos bien gracias a unos medios que parecen ser ya propiedad de los sátrapas y no del pueblo al que técnicamente han de servir. Pero volvamos a los sellos checos que, seguramente, acabarán revalorizándose en el futuro por su exigua tirada 8.000 hojas [Tarifa B, carta para el interior del país de hasta 50 gramos de peso, vendidos a 19 coronas, las recientes elecciones colocan otro problema a Bruselas ¿o Fiala dará un giró radical a sus promesas electorales?

Los efectos postales, emitidos a todo color e impresión offset, recogen a extraordinarios ases de la raqueta, algunos de los famosos fueron también honrados con algunas tarjetas de la histórica Radio Praga [aunque abandonó la Onda Corta, todavía podemos escucharla en esa banda a través de WRMI-Radio Miami Internacional, o bien a través de Internet, pero eso ya es radio enlatada, a finales del 2021 anunció el cierre también de la Onda Media y Onda Larga, así que escuchar emisoras checas fuera de su estricto marco cada vez será más difícil salvo los pueblos cercanos a sus fronteras, sin que nadie diga nada, sin que nadie haga nada, cada vez nos aíslan más].

Entre las figuras honradas en esta emisión, nos encontraremos campeones de la mític Copa Davis y la B J King [o FED], ambas copas están reproducidas en la cabecera de la hoja junto a Milada Shrbhova y Ladislav Zemla, seguidamente aparecen los 25 efectos que tienen validez postal permanente; de izquierda a derecha y de arriba abajo, estos son los tenistas recogidos en la hoja de 25 sellos: Roderich Menzel, Renáta Tomanová, Ladislav Hecht, Jirí Novák, Jan Kozeluh, Regina Marsiková, Tomás Smid, Hana Mandlíková, Jiri Hrebec, Helena Suková, Petr Korda, Radek Stepánek, Ivan Lendl, Tomás Berdych, Jan Kodes, Barbora Strycová, Petra Kvitová, Lucie Safárová, Karolína Plísková, Jana Novotná, Vladimir Cerniík, Vlasta Vopicková, Jiri Javorsky, Radka Zrubáková y Jaroslav Drobny.

La Copa Davis comenzó en 1900 cuando jugaron los equipos del Reino Unido y los Estados Unidos. Entre marzo de 2020 y noviembre del 2021, se disputa la edición 109 y han participado 142 equipos. La Billie Jean King Cup es la versión femenina, estaba celebrando su medio siglo de historia, pero sus orígenes vienen de antes, entre 1963 y 1994 el nombre era Copa Federación para pasar en 1995-2020 a Fed Cup. Pasa por ser el torneo más grande y de carácter internacional para equipos femeninos, curiosamente, cuando redactaba estas líneas, dos checas daban una gran alegría al país porque conseguían por primera vez el triunfo para un dúo 100% checo y en el mes de noviembre se celebraba la edición número 58.

El diseño fue realizado por Tomás Ríha y si hay algún pero, para el que esto escribe, es el excesivo tono oscuro que en determinado momento no facilita la visión del deportista homenajeado en la estampilla y mucho menos en una hoja de estas características que está llamada a figurar en un puñado de colecciones temáticas centradas en el mundo del tenis. Es de tipo autoadhesivo, con lo que en caso de uso, muchos de esos sellos prácticamente quedarán inutilizados y en caso de conservación, pasado el tiempo, sufrirán el deterioro y el color amarillento clásico de las colas que se emplean en este tipo de emisiones. Quizá un fondo menos agresivo hubiera dado mucha más alegría a estos 25 ases de la raqueta, con las posibilidades de las nuevas tecnologías, se nos hace extraña esa oscuridad, salvo que haya por medio una razón técnica que desconocemos.

Procedencia de la foto principal:

https://www.ceskaposta.cz/-/nejuspesnejsi-domaci-tenistky-a-teniste-na-25-znamkach

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.