Ramón Burgos: «Lavadoras»

…de imagen. Una “especialidad” que, ya desde años atrás –aunque no tantos como en otros países–, está tomando cuerpo en nuestra piel de toro. Primero fue extendiendo sus redes en los asuntos políticos; más tarde, en las empresas; y después, alcanzando a las asociaciones y entidades de diversos tipos; incluso, me atrevo a decirlo por experiencia profesional, ha alcanzado titulaciones universitarias como la de Marketing o Relaciones Públicas – aunque apunto, de lo que podríamos hablar largo y tendido, que las “técnicas” empleadas por ambas son notorias–.

De aquellos primeros asesores, empeñados en convencer cómo había que mover las manos, mantener los gestos, vestir de un color, o dar vida con un determinado tono de voz, hemos pasado, indiscutiblemente, a toda una “ciencia del cambio de efigie” –a la manera de lo que dicen los arqueólogos se hizo con la de Gizeh, encastrando la cabeza de un faraón en el cuerpo de un león–.

Y esta prédica de hoy –no estoy seguro que se pueda titular como reflexión– viene a cuento de los escrito por por José Gabriel Martín Rodríguez, consiliario de la Federación de Hermandades y Cofradías de Granada, sobre lo que han aportado los comunicadores a la pasada Semana Santa: “Con mi gratitud y felicitación a todos vosotros profesionales de los medios de comunicación social, que a través de la televisión, la radio, la prensa escrita o las redes sociales habéis acercado el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del templo y las calles y plazas, a los hogares, hospitales, centros sociosanitarios, y a tantas personas que viven en cualquier parte del mundo”

Reproducido esto, me quedo, y pongo el acento en un término: ¡profesionales!; pero, añado, que estén “sujetos a estrictos códigos de conducta, rigurosa ética profesional, y obligación moral con la sociedad” (es.wikipedia.org). Única tabla de salvación si queremos que se siga creyendo en el trabajo y la verdad que deben acompañar a cualquier “plumilla” (o a cualquier otro “ser humano capacitado en su tarea”).

 

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.