Ramón Burgos: «Coherencia»

Entiendo –por razones personales de larga explicación– que, ahora más que nunca, es tiempo de reflexión, de meditación y de valoración sin congojas.

Y aunque opino como el patriarca bíblico, protagonista del libro de Job, que soportar las pruebas celestiales es una cosa, y otra bien distinta es aguantar estoicamente las memeces terrenales: “Señor: me he puesto a hablar lo que no debía decir. Retracto mis palabras. Me arrepiento de lo que he dicho al protestar” (es.aleteia.org/2017/10/18), sostengo –y no me arrepiento de ello– que debemos mantener, por encima de todo y todos, que los cambios en una sociedad democrática no tienen que estar sustentados por acusaciones vanas ni por actitudes revanchistas y que los traspasos en el poder han de ser limpios y ordenados, sin ocultaciones maliciosas ni revanchismos trasnochados.

El uso de formas diferentes nos llevaría indefectiblemente al riesgo cierto de la división de la “sociedad civil”, término que, por cierto, estimo que se está utilizando por algunos con un fin que no corresponde a su sentido natural. ¿O es que existe una sociedad política, otra judicial, otra ejecutiva, y así sucesivamente? Prefiero no creer que esto último pudiese llegar a ser cierto.

En una carta reciente, los obispos de Andalucía abogaban, entre otras cuestiones, por “(…) el respeto a la dignidad de toda persona, a la libertad religiosa, a los valores espirituales y a la objeción de conciencia; la defensa y ayuda a los más débiles de la sociedad, como ancianos, jóvenes, parados e inmigrantes”. Y yo, como ciudadano español, quisiera presumir –y no tener que humillarme– de actitudes como estas, acordes con la ley y la razón en todos los estamentos que componen nuestro País.

Y, ¡ojo!, no estoy afeando la situación actual –a la que, indudablemente, hemos llegado con trabajo y sufrimiento, en un esfuerzo común de desarrollo– sino que considero que, como en otros aspectos de nuestra vida, tenemos que dar un paso adelante para no “hacer la olla gorda” a unos cuantos.

 

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.