Juan Franco Crespo: «El Cuerno de Oro y la colina de los poetas (Pierre Loti) – Turquía»

Finalizamos el recorrido por Estambul, no porque la ciudad se haya acabado sino porque sería interminable y los posibles interesados en ella tienen en el mercado infinidad de materiales para deleitarse con su historia, varios milenios de civilización, han hecho posible verdaderas enciclopedias sobre una de las ciudades más históricas y hermosas de la antigüedad que uno todavía puede disfrutar aunque, los rascacielos acristalados, también comiencen a buscar el cielo en zonas más modernas.

Convenimos en retornar a esta mítica colina que se conoce con el nombre de un francés que también da para muchas historias, es una zona que ofrece unos atardeceres inolvidables y una de las más románticas escenas de la inmensa urbe; digamos que es una vista que difícilmente se olvida e infinidad de viajeros acaban la tarde disfrutando de la privilegiada atalaya.

Para llegar a Pierre Loti tenemos diferentes opciones, el autobús, económico y frecuente, te deja a pie de cuesta, el taxi tampoco excesivamente caro [viajando cuatro personas el coste es ligeramente inferior al del autobús pagando cada uno su billete] significa apenas un par de cervezas en España y te deja al pie del famoso café panorámico y, en el 2021, me encontré una nueva opción: el funicular que podemos tomar al lado de la mezquita [Eyüp Sultan Camii] y realizar la bajada paseando tranquilamente por la cuesta que cruza el cementerio que, prácticamente, arranca en el mismo mirador que tantas veces ha sido llevado a la literatura y el séptimo arte.

La popularizada colina de Pierre Loti, otro punto mítico para el viajero, un excelente mirador sobre el Cuerno de Oro ::JFC

Tras cruzar ese gran cementerio, parece un bosque por sus frondosos árboles, uno llegará a la mezquita; allí me encontré la fiesta de los críos que habían sido circuncidados ese día, iban vestidos de principitos, deduzco, que con ese “disfraz” o estratagema familiar, la criatura se olvida del dolor. Recordemos que prácticamente quedó destruida en el terremoto de 1766, Selim III la reconstruyó y es un claro ejemplo del barroco otomano. Nada más pasar la puerta de entrada al recinto, a la derecha, encontramos la Ventana de los Deseos que suele estar bastante concurrida [aunque está protegida], luego otra fila para tratar de visualizar el sarcófago y, en la esquina, el molde del pie de Mahoma.

En la fuente del cementerio de Pierre Loti, el agua es para regar las plantas :: JFC

Para acceder a la mezquita, como siempre, descalzos [va bien llevar unas bolsas de plástico en el morralito porque no todas ellas las ofrecen] y observando siempre las normas de los recintos religiosos: pulcritud en el vestir, silencio o recogimiento o si lo prefieren “allá donde fueres haz lo que vieres”. El centro lleva el nombre del que fuera compañero del gran profeta que cayó en el desigual combate que asedió Constantinopla entre el 674 y 678, los guías se explayan sobre la leyenda del descubrimiento de su tumba en 1453, por lo que Mehmet el Conquistador sería el que mandaría levantar el imponente edificio.

Letrero donde se informa de las obras en Chiora, por lo tanto imposible de visionar los preciosos mosaicos en estos momentos ::JFC

Podemos salir a la avenida que da a la ensenada, seguir caminando a la derecha, por ese atractivo paseo y aprovechar para acercarnos a Chiora, si vamos justos de tiempo y cansados, tampoco merece la pena darse ese tute a pie: un taxi y acabamos antes. Sólo hay una salvedad, esa joya arquitectónica sólo podremos admirarla, parcialmente, por fuera ya que lleva años cerrada por obras y no se atisba cuando volverá a abrirse. De todas formas la colina en la zona en que está emplazada tiene casas singulares y el paseo es agradable por su riqueza arquitectónica y su policromía.

A veces, en el restaurante que hay frente a la entrada principal, te dejan dar un vistazo a algunas de las publicaciones, con ello, ante la imposibilidad de contemplar su rico interior podremos hacernos una idea de la riqueza de sus mosaicos del XIV. Dicen que posee algunas de las obras más hermosas de aquella época bizantina, el nártex ofrece la impresionante obra Deixis [oración, súplica] y en la cúpula la genealogía completa de Cristo.

Por supuesto hemos tomado una ínfima parte de todo lo que culturalmente representa esta gran urbe, pretender abarcar todo lo que ofrece será una ardua tarea así que aconsejamos dosificar las fuerzas, tomárselo con calma, porque uno queda abatido después de unos días de paseo con el deseo de llevarse al máximo en el pensamiento de esa singular megalópolis, hoy es también una de las ciudades más dinámicas y sorprendentes del planeta para disfrutarla en estancias de una semana, como mínimo, lo mejor es hacerse con la tarjeta de transporte y dejarnos llevar con un plano [podemos pedirlo en el hotel o bien usar el de Google].

Chiora desde el exterior ::JFC

Para los que me preguntaron qué guía aconsejaría, indicar que no suelo llevar ninguna. Llego al hotel, me hago con un plano y, a partir de la ubicación de lo que será “mi casa” circunstancial, trazo la ruta y a callejear que es la mejor forma de conocer una ciudad. Para salir del paso digamos que la Lonely Planet es la mejor de cuantas he usado, incluso sobre esta ciudad hay una específica de los franceses François Place y Jean Bernard Carrillet que funciona como el mejor lazarillo, está bien estructurada, actualizada y excelentes dibujos: no defrauda.

Mientras en viajes anteriores se necesitaba un visado, en el 2021 ese requisito fue eliminado, pero obligatorio ir provisto del Código QR que hay que hacerse pocas horas antes de salir para Turquía, mi consejo es llevarlo (también) impreso porque las máquinas a veces nos dan alguna que otra sorpresa, el de papel lo escanea el funcionario y listos. ¡Bienvenidos a Estambul!

 

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.