Juan Franco Crespo: «Personajes, Masaryk en Israel»

Tras la descomposición del imperio austro húngaro iniciada con el atentado de Sarajevo, el mapa del siglo XX cambió por completo la Europa que entonces se conocía y, en muchos casos, las consecuencias han llegado hasta nuestros días; en otros las costuras siguen sin cicatrizar. Digamos que la historia está ahí, tozuda, contumaz, para recordarnos que los humanos no dejamos de ser efímeros y deberíamos concentrarnos más en construir, cohesionar y vivir que en lo contrario, aunque hay políticos que por lo visto disfrutan llevando la contraria y enfrentando a sus pueblos a duras pruebas..

Hoy traemos a un personaje que podríamos encuadrarlo perfectamente en ese lado positivo de la historia, a pesar de la lucha de concienciación que en su momento llevó a cabo ante las comunidades checas en el exterior, especialmente en los Estados Unidos. Se trata de un nombre que inauguró una nueva página de la historia del pueblo checoslovaco al convertirse en el primer presidente del nuevo estado.

Cualquier biografía nos lleva a una figura paternal y casi una deidad para los checos, le tocó ser el primer presidente, de ahí que el día de su nacimiento, el 7 de marzo, se realice un acto ceremonial que embarca a todas las autoridades que acuden a la ceremonia que se celebra en el histórico Castillo de Praga. Edificio que él renovó en la segunda década del pasado siglo, apenas un par de años después de la declaración de independencia del 28 de octubre de 1918. Los trabajos en esa impresionante joya arquitectónica los iniciaría el esloveno Joze Plecnik como arquitecto jefe, pero no sería el único en dejar sus huellas en tan histórico e impresionante edificio.

Recordemos que Tomas G. Masaryk y Eduard Benes fueron los que capitanearon la lucha por la independencia, gran parte de la guerra la vivieron en los Estados Unidos, no cejaron en las presiones a la amplia colonia checa para alcanzar un hogar independiente, la idea caló en el presidente Woodrow Wilson que les dio todo su apoyo y culmina con los acuerdos de Pittsburg (Pensilvania) ese mismo 1918.

Una estatua de Masaryk custodia hoy la entrada al célebre castillo capitalino y al que diariamente acuden miles de visitantes, no deja de ser un entorno privilegiado que nadie que viaje por Praga se pierde. Un entorno que no deja de ser una verdadera y viva página de la historia y un gran encanto para el viajero.

La emisión postal conjunta entre los correos de Chequia e Israel, está motivada porque Masaryk fue el primer Jefe de Estado que visitó Palestina, entonces bajo mandato británico, en 1927 y que Checoslovaquia fue uno de los primeros países en reconocer la nacionalidad judía.

El legado del hombre de Estado y Checoslovaquia, jugaron un gran papel en el reconocimiento del Estado de Israel tras la gran debacle de la II Guerra Mundial. El sello nos lo muestra con un diseño inspirado en el kibbutz que lleva su nombre y que formaron los judíos checoslovacos y lituanos en 1938, inicialmente estaba fortificado para poder repeler los ataques árabes pero, en 1940, se cambia su actual emplazamiento donde se honra a este gran hombre de estado. La ceremonia fue realizada el 14 de marzo de 1940 y en la entrada se lee, en hebreo y checo “LA VERDAD PREVALECE”.

Se localiza al norte de Israel, concretamente en la región de Galilea Occidental, cerca del río Beliú, al sur de la costera ciudad de Acre que uno no debe dejar de visitar si viaja por Israel. En el último censo de 2019 tenía cerca de un millar de habitantes. El kibbutz mantiene su nombre y, al margen de los productos de sus granjas, tiene una incipiente industria, servicios y turismo, abarca una zona de 1615 km². En 1990 realizó una visita el laureado escritor y presidente Vaclav Havel.

El sello comenzó a circular el 30 de noviembre de de 2021, acifrado, es de tarifa Z (45 coronas) que se usa para correspondencia fuera de la UE, impreso en offset, hojas de 50 piezas y 500.000 ejemplares de tirada. El diseño de la emisión conjunta es obra de David Ben Hador, el matasellos de primer día lo realizó Petr Foltera en la emisión checa.

 

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.