Miembros de la Asociación de Amigos de Gor reúnen en un libro las principales tradiciones orales

La publicación cuenta con capítulos dedicados a localismos, cancionero, juegos y representación de moros y cristianos de las Juntas

Si no sabe qué es una charraná, un celiperio, un foel, una ñarra o quedarse pífano, está claro necesita un ejemplar del libro ‘El eco de las palabras. La tradición oral en Gor’ que ha publicado la Asociación Cultural de Amigos de Gor (ACAG) con la colaboración del Ayuntamiento y la Diputación de Granada. Este colectivo que aglutina a unos 300 goreños repartidos por el mundo y que publica una revista trimestral, ‘Puerta de la Villa’, fundada por Juan Manuel Agudo en 1988, tiene a bien editar anualmente un libro que este año ha sido el de las tradiciones orales con el objetivo último de evitar su irremediable pérdida. Rosalía García, una de las integrantes de la ACAG cuenta que «es un libro que se ha ido elaborando poco a poco con la colaboración de muchas personas y que representa las tradiciones orales de nuestro pueblo muchas de las cuales han ido apareciendo en nuestro boletín que ya cuenta con 33 años que es la vida de nuestra asociación». También habla de la sección titulada ‘Tienen la palabra’ de esta publicación que les ha servido de idea para presentar un proyecto a la Diputación Provincial «en el que queríamos recoger no sólo el vocabulario local sino también otras tradiciones orales como son canciones, historias y anécdotas».

Otra integrante de la directiva y colaboradora del libro, Bienvenida Jiménez, destaca el prólogo de José Luis Martínez Clares y la introducción de Antonio Alías. Si el primero justifica con humor la necesidad de este libro, el segundo reflexiona sobre el momento en el que los goreños dejaron de transmitirse la mayoría de las tradiciones, llegando a la conclusión de que fue en el tránsito de la década de los 50 y 60 del siglo pasado. Por su parte, Maribel López, colaboradora en la recopilación de expresiones propias señala que una de las que más le gusta -han recopilado en torno a 300 que ocupan una veintena de páginas- es mancaje (almocafre) que estaba presente en las casas de todos los labradores. Como autora del capítulo, ‘Así cantamos en Gor’, Mª Carmen García Jiménez comenta que el mismo le supuso «mucha alegría» pues opina que «la conservación de la tradición oral a través de canciones ha correspondido siempre a las mujeres. Son nuestras madres las que nos cantaron nanas o nos enseñaron a saltar a la comba con canciones y si se han conservado ha sido gracias a ellas». Coplas de San Cayetano, villancicos, canciones de corro, coplas de carnaval de las que se reproduce la letra y el pentagrama para que puedan ser interpretados. El capítulo se completa con las reglas de juegos y canciones infantiles. Por último, Carmen Jiménez, vicepresidenta de la ACAG, indica que se hacen eco de la tradición de unos de los anejos, las Juntas de Gor, capítulo que introduce Manuel Sánchez, del que reproducen el manuscrito de la representación de los moros y cristianos que se lleva a cabo cada 3 de mayo. «Con este e contenido no concluye el libro sino que hemos cerrado una parte que se puede ampliar», explica antes de añadir que se presentará en el Salón de Usos Múltiples de Gor, el 3 de agosto como preámbulo de las fiestas patronales (20 h).

VER VÍDEO:

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.