Fátima Rodríguez Martín: «Los primeros días»

Se acerca el día. Ilusiones renovadas y pilas recargadas para afrontar un nuevo curso escolar.

Reuniones, burocracia, programaciones… todo ello unido al nerviosismo de tener un nuevo grupo y nuevas familias.

 

En educación Infantil y Primaria es posible romper el hielo en las reuniones convirtiéndolas en experiencias gratificantes que permiten compartir y generar aprendizajes. Hacer que los padres y madres sean protagonistas de retos, dinámicas, juegos… en el aula, consigue una mayor participación y motivación que permite crear nuevos vínculos entre la escuela y las familias, experimentando la vida de aula mediante el trabajo en grupo, el descubrimiento, el asombro… viviendo en primera persona el proceso de enseñanza-aprendizaje. Así las familias no solo asisten a la reunión, sino que también la viven.

Apostar por un modelo interactivo de reuniones que les permita vivir experiencias similares a las que viven sus hijos/as, da sensación de cercanía, confianza y conexión entre ambos, uniendo familia-escuela.

Pero, ¿Cómo conseguimos esa conexión entre la dinámica de la reunión de las familias y la vida del aula al día siguiente?

Tan sencillo como aprovechar el marco de la reunión para dar continuidad al trabajo que hacemos en el centro/aula, relacionando las tareas propuestas con el proyecto del curso, con la próxima sesión de aula que tengamos o que los peques continúen el trabajo que han dejado a medias las familias.

Podemos pensar tal vez que las reuniones se pueden volver muy extensas, una forma de solucionarlo sería enviando una nota informativa con los aspectos a tratar en la reunión, esto hace que el tiempo dedicado a tratar informaciones o a aclarar dudas sea más breve y se pueda destinar el tiempo restante a crear ese espacio en el que las familias se familiaricen con el aula y la vida en ellas.

Sesiones familiares

DINÁMICA EDUCACIÓN INFANTIL: EL DADO MÁGICO

Esta dinámica aparece recogida en el libro “Diviértete” de Hervé Tullet.

Las familias se sentarán en el lugar que prefieran, donde habrá dispuesto un folio y un lápiz. En el centro del aula habrá un dado gigante.

Seguiremos las consignas del libro: Vamos a dibujar un monstruo: una cabeza, un cuerpo peludo… y para las extremidades y demás partes usaremos el dado, lanzándolo y dibujando la cantidad que haya salido (tres brazos, cuatro manos, 5 ojos, 6 orejas…). Una vez terminados, ningún monstruo será igual, aquí podemos hacer un momento de reflexión ¿por qué si hemos tenido las mismas instrucciones hemos obtenido monstruos diferentes? Pondrán su nombre y se quedarán allí, al día siguiente los peques encontrarán el trabajo de sus padres/madres, los observaremos: cuál es más grande, cuál más pequeño, cuál tiene brazos largos, cuál los tiene más cortos, contaremos las manos que tienen, los pies… observaremos su boca (si sonríe, si asusta, si está enfadado…) y hablaremos de este tema de monstruos: miedos, valentías… usando para ello el cuento de “Yo mataré monstruos por ti”. Para acabar los y las peques terminarán de colorear el dibujo, recortarán y pegarán en una cartulina, trabajo finalizado y en equipo.

Cuentos utilizados

DINÁMICA EDUCACIÓN PRIMARIA: HISTORIAS

En una caja los alumnos/as eligen varios elementos y lo guardan.

En la reunión las familias deben de inventar una historia usando los elementos que hay dentro de la caja. Los grupos los formaremos cogiendo cañitas de beber, según el tamaño de cada una se irán conformando los grupos.

Al día siguiente leeremos las historias en clase y el turno del alumnado llega al realizar las ilustraciones del misma. Teniendo un cuento final realizado en equipo.

Caja sorpresa

QUÉ CONSEGUIMOS CON ESTE TIPO DE REUNIONES

  1. Una alta participación: el propio alumnado hace que vengan los padres y madres porque les han preparado una sorpresa.
  2. Una alta motivación: el factor sorpresa hace que las familias vengan muy ilusionadas porque no saben con qué se encontrarán.
  3. Experimentar la dificultad de las tareas, el trabajo en grupo, vivir el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  4. Crear vínculos con la escuela: el hecho de ser reuniones más informales hace que se eliminen las barreras; además, se promueve la proximidad.
  5. Crear vínculos entre familias: ayudan a que se conozcan y se establezcan nuevas relaciones

 

Ver otros artículos de

Fátima Rodríguez Martín,
maestra de educación infantil, apasionada del ABP & ABJ.
Formadora en Desig d’aprendre de ABP.
Creadora de recursos y de aventuras. Bloguera educativa.
Nominada premios educa Abanca 2022. Cree en la magia.

@maestrafati
@lospequesdelvelazquez

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.